Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Un "cartel" en el hospital
  Por Masu Sebastián
   
 
La particular posición del analista hace que él, formando parte del inconsciente, constituya la mitad del síntoma como único modo de ser abordado por el análisis, al punto de conformar, cuando eso es posible, la misma neurosis de transferencia. Esa excepcional posición hace que él se vuelva sede pulsional de la experiencia, objeto de un goce ajeno, que vuelve también particular su investigación. Una investigación que sólo es posible escindida del acto analítico, ya que entre el tiempo del acto y el de leer la producción de sus efectos, se impone una mediación. En esa mediación, imposible de recubrir, se encuentran emplazados –siempre en la única vía, la de la transferencia– distintos dispositivos elaborativos del ejercicio de la función del analista: el análisis, el análisis de control o la supervisión, el trabajo con los textos, la escritura de la clínica. En este punto preciso, hacemos la inserción de nuestro proyecto de los Grupos de Trabajo en la institución hospitalaria. Se trata de un espacio que tiene lugar cuando junto con otros, un analista se dispone a dejarse reglar por un dispositivo que oficia de ley, determinando la producción en un carril diferente del que supone tomar clases, asistir a seminarios o aún, supervisar.
Nos interesa poner a prueba estos Grupos de Trabajo destinados a la elaboración de una clínica en la que cada uno deje oír su implicación, cada vez que se encuentre apremiado por las preguntas en torno a su autorización, ante algunos otros. Cuando precisamente por estar bajo ese apremio, el analista quiera disponerse a crear una interlocución a la espera de poder escuchar en qué de su posición él faltó, en el intento de poner en correlación el acto y su obstáculo con la transmisión del deseo. ¿Acaso no es este el camino de la construcción de los conceptos en psicoanálisis?

Es en esta vía que enmarcamos un dispositivo desde la perspectiva de la lógica del cartel, ese órgano (“órgano de base”) que Lacan concibió como fundamento para su Escuela. Es un pequeño grupo en el que cada uno de los integrantes empuja sus propias elaboraciones, con el que Lacan pretendió objetar el perjuicio que las identificaciones homogeneizantes, tan a menudo, ocasionan a la institución psicoanalítica. En estos pequeños grupos que llamamos Grupos de Trabajo –cuya particularidad es contar con la función del lector del obstáculo– el interés está puesto en otra dimensión que la de la palabra magistral esencialmente ligada a la consolidación de lo institucional. Porque que se pueda decir cualquier cosa pero nunca desde cualquier sitio, es la fórmula clave que instituye la dimensión del análisis, y es también clave para la investigación del analista. La apuesta consiste en abrir un sitio, entonces, isomórfico al del análisis, ya que en ese recorrido son muchos los momentos en que el sujeto que investiga es llevado por un saber no sabido todavía, momentos en los que recibe, por la lectura de otros integrantes del grupo, su propio mensaje. Es por eso que para una experiencia orientada por un modo de búsqueda tan paradojal, se vuelve esencial contar con las propias preguntas que justifiquen entramarse con los demás. Es que de hecho, el dispositivo obliga a dar cuenta de la posición, a la vez que nutre, con la investigación recorrida, a los que comparten la experiencia renovando las formulaciones del psicoanálisis cuando lo pone a prueba en su propio método.

Este proyecto de constituir Grupos de Trabajo en el seno del hospital se propone, fundamentalmente, estimular la producción a nombre propio de cada integrante, propiciar y revalorizar la interlocución entre analistas a partir de esa producción y generar un ámbito de discusión que tenga una frecuencia regular. Porque es cierto que una barra cae sobre el intercambio, pero nos es posible compartir. Por esa misma razón el espacio quiere nombrarse abierto y al poner en diálogo distintos lugares, pretende evocar el “contexto de pelea” del que nos habla Lacan, como una pieza clave en la construcción de los hallazgos en psicoanálisis. Este “contexto” se produce en otro tiempo que el de la práctica, un tiempo propio de la formalización de esa práctica, de la búsqueda de las razones del acto. Pero no para tener razón, lo que constituiría un camino reducido a la polémica, sino para poder ejercitar esa búsqueda construyendo un afuera en el adentro espeso de sentido, propio de toda institución cuando se cierra sobre sí. Un desfiladero por donde dar paso a las producciones singulares, independientemente de las pertenencias que puedan acreditar los que participan de la experiencia. Se trate de colegas de la misma institución, pero insertados en servicios o turnos diferentes, o de colegas de otras instituciones psicoanalíticas u hospitalarias, que se dispongan a compartir la experiencia de leer los propios límites a través de una lectura con otros.
Es convocando a quienes se sientan concernidos que invitamos a inscribir la experiencia en el Ameghino, en el marco de la extensión del Postgrado de Psicoanálisis. Porque en toda institución, no sólo en las convencionalmente llamadas psicoanalíticas, sino también en el seno mismo de la institución hospital, es necesario que se produzcan nuevos efectos discursivos en un ámbito que enriquezca nuestra formación y, por ende, tenga consecuencias en la clínica. ¿O es que quedaríamos eximidos de esa práctica ética por el sólo hecho de que nuestra institución presente una modalidad particular no tan fácilmente encasillable? Porque pensamos que no, queremos imprimirle a la experiencia nuestra propia modalidad, en un grupo de trabajo convocado y conformado con ese fin, en el que nos hemos dado algunas pautas de funcionamiento sujetas, desde el comienzo, a revisión y rectificación.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Hacerse elegir o hacer de médico 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | La función del soplo en la escritura de analista 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com