Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Los fracasos del amor. Impedimentos del deseo y enclaves de goce.
  de Stella Maris Rivadero (Letra Viva, 2008)
   
  Por Liliana Donzis
   
 
El nuevo libro de Stella Maris Rivadero titulado Fracasos del amor. Impedimentos del deseo y enclaves de goce, nos permite situar bajo nuevas coordenadas importantes interrogantes psicoanalíticos. En el mismo se despliegan perspectivas que surgen de la experiencia clínica enriquecidas con los aportes teóricos que el psicoanálisis nos propone y que la autora articula con precision. De esta conjunción surge su fuerza temática y su lucida y también generosa transmisión.
Su ilustración de tapa nos introduce desde el inicio con una bella reproducción de un cuadro de la pintora norteamericana Giorgia O’Keefe, siempre cercana a temas sobre el amor y la femineidad.
¿Qué es el amor? Cuál es su fuente estructural? ¿Es inevitable e irremediable el fenómeno del amor? ¿Es posible vivir sin amar? ¿Cuál es su relación al goce y al deseo? ¿De qué Otro hablamos cuando hablamos del Otro del amor? ¿Se trata del amor al padre? ¿al superyo? ¿Al otro primordial? ¿Al semejante?, ¿al prójimo?

La autora nos responde en la introducción, “Todo amor supone una fuerte restricción de goce, el amor al cual nos referimos es el del otro parental, quien en su función no se privo de gozar a su hijo ya que no se encontraba en posición de privarse de acuerdo a la ley que regula los dones”
Esta hipótesis es determinante en relación a lo que serán los fracasos del amor, asentada sobre un amor sin castrar, sin pasaje por la falta define el futuro de un sujeto a la hora del conflicto amoroso. La demostración de esta hipótesis palmo a palmo, letra a letra es la meta de este libro en la que la experiencia clínica es capital.
Silvia Wainstein nos dice en el prólogo; “La clínica de la pulsión nos enseña que la eficacia de su ingreso depende del amor del Otro. En el campo pulsional su manifestación es libidinal y desde el origen de la estructura del sujeto ese amor es posible si su fundamento proviene de la falta.”

Es desde estas facetas que Stella Maris Rivadero nos interroga y a esta demostración consagra el texto. Los interrogantes que van desde la relación a los padres, el segundo despertar sexual, la adicción, el desamor y el duelo ocupan su sitio en estas variantes clínicas en las que el amor como punto instituyente estuvo en déficit.
Es desde la clínica que los fracasos del amor se evidencian y es desde la clínica y la posición del analista desde donde el amor se cura. Siguiendo los pasos freudianos postula una y otra vez que es por vía del amor de transferencia que el amor se cura. Deseo del analista mediante, deseo sin más que el vació, sin más que los operadores lógicos con los que cuenta el sujeto de la transferencia. Función deseo del analista que al sostenerse en el objeto a en el que reina el semblante permite al sujeto relanzar el deseo, cuyo paso previo es el trabajo por los enclaves pulsionales.
“Pero para el sujeto el encastre amoroso del cuerpo, no está dado desde el origen sino que pueden presentarse diversos accidentes en el curso de su necesario eslabonamiento y enlace RSI”. Entiendo que lo antedicho es otra tesis fundamental del libro.

Ahora bien, ¿sobre qué experiencias asienta sus tesis?, Es con pacientes cuya presentación clínica excede, o mejor dicho no corresponden puntualmente, a aquellas neurosis en las que el síntoma reina como recurso del significante fólico alumbrando la constelación subjetiva. Stella se nutre de una clínica en las que el recurso al síntoma está empobrecido o no está como tal. Anorexias, bulimias, padecimientos narcisisticos, adicciones, violencia, estragos maternos y duelos sin resolución sintomática. Casos que Freud hubiera catalogado como neurosis actuales. No obstante a diferencia de las neurosis actuales en las que al maestro le costaba situar la transferencia –advertidos que el concepto de transferencia aun no estaba delineado en el tiempo en que Freud escribió sobre las condiciones de las neurosis actuales–, la autora sitúa la transferencia como la función analítica por excelencia. No duda en situarla como motor y pivote de la cura. Es más, a ella se entrega buscando cada una de las herramientas en las que pueda basarse el psicoanálisis.

Tomando los enlaces Real, Simbólico e Imaginario de la últimas enseñanzas de Lacan, nos propone seguir el hilo de la cuerda imaginaria para estos pacientes en los que el sentido del Otro esta fracasado para el sujeto. Construir el sentido, fabricarlo en transferencia para pasar luego al juego significante propio de lo simbólico, lo dice así “Si el fantasma localiza el lugar del objeto que representa la respuesta del sujeto al Otro, los sujetos de los que se ocupa este libro, no tienen confianza en el Otro ya que el otro de su historia les fue esquivo en su don de amor, en consecuencia se dificulta la capacidad de la transferencia...Son sujetos que demandan permanente e insistentemente aquello que no es demandable, el amor del otro materno... En la constitucion del yo se establece una relacion al Otro de dependencia vital y de demanda de amor.”
Sin embargo no se trata de la psicosis sino de aquellos pacientes a los que Winnicot por ejemplo trataba como niños.

“Los efectos del desamparo amoroso recaen en la dificultad que el sujeto encuentra en poseer en su cuenta las producciones de un deseo decidido. Situación que conducirá al analista a estimular la emergencia del deseo apoyándose en que preliminarmente lo construyo y enuncio en el marco del lazo transferencial.”
Stella M. Rivadero nos brinda esta reflexión cuando el sujeto está extraviado en lo real y las palabras no visten, no acompañan. La analista con extremado rigor incide creando nuevos lugares en lo imaginario. Advertida de la importancia de la función fálica que en lo imaginario se escribe con la letra griega fi minúscula negativa, menos fi, y que junto con Lacan mencionamos como reserva libidinal. La analista con enorme coraje, yo diría, osadía clínica, rescata a estos pacientes con déficit en el armado identificatorio pero neuróticos al fin, la analista se zambulle en la gravedad y rescata el operador fólico en la estructura para que este oficie.
Modalidad que también supone incluir el significante del nombre del padre tratando de situar la versión imaginaria del padre para desde allí encarrilar la metáfora y la cadena sustitutiva. Presenta un caso en el que el cuerpo aparece como un fetiche, desapareciendo el sujeto como cuerpo prestandose a cualquier restauracion plastica.

Acerca de la joven homosexual, la paciente de Freud, es tomado desde la siguiente perspectiva: “Si decimos que la joven homosexual no contaba con el otro materno que le donara mirada para que ella pudiera contestar que lugar tenia para el otro , el unico recurso con el que iba a contar era el acting out y/ o el pasaje al acto”.
Qué nos dice entonces, que no hay sino las tres cuerdas anudadas, real, simbólica e imaginaria. Subrayar una de las cuerdas en la operatoria clínica le permite reanudar las tres.
Es así que frente a los desmanes que la ferocidad del goce superyoico impone al sujeto como compulsión a la repetición es en el curso de un análisis que este goce mortífero se atempera en favor del deseo y la diferencia propiciatoria. La autora no otorga ninguna concesión a la hora del sostenimiento psicoanalitico y de la rigurosidad conceptual. Ninguna receta facilista, ninguna ensoñación psicologista.
El psicoanalista no escatima su presencia real, cuestión meritoria en tiempos en los que más de un psicólogo aspira a llevar las psicoterapias a la pantalla de la computadora. Por el contrario sitúa la presencia real del analista en conjunción con la posición del inconsciente. Transferencia , objeto a y prevalencia del discurso precisamente en aquellos casos en los que el sujeto parece faltar a la cita... cita que la autora sostiene cada vez.
¿Cómo sostenerse en el amor cuando el enlace amoroso falta?

¿Cómo curar males subjetivos que aunque se muestren en mayor grado en la contemporaneidad no son temas contemporáneos sino estructurales?
No se trata entonces de hacer eco a la noticia periodística sobre la violencia o la drogadicción y el alcoholismo sino de situar las invariantes estructurales para situar al sujeto del discurso.
La maestría de la autora se pone de relieve en la conducción de estos análisis.
Recomiendo este libro al que le auguro un lugar destacado en la producción psicoanalitica y que sin duda será de lectura indispensable en la formación del analista.
El libro que nos reúne y la lectura a la nos invita su autora es relevante, me interesa y estoy segura que será una ruta que podremos transitar en nuestra permanente e inacabada formación en el psicoanálisis.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | Un noble potrillo 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | “Lo llamaré Yoel”.   El nombre de los niños trans
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Maud Mannoni. Nuestros primeros pasos 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Jugar… De un Otro a los otros 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Eslabones de un análisis 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El porvenir del goce 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Muerto bien muerto  Consideraciones sobre el pasaje al acto
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Lectura de L´étourdit  de Isidoro Vegh, Editorial de la EFBA. 2008
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | La verdad no tiene remedio. 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Ideal, ideales en la práctica psicoanalítica 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Tiempo sin relojes 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Hijos y padres 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Las primeras entrevistas con niños y padres 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Perversión polimorfa infantil 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | Mami: la magia de la palabra. 

 

 
» Club de la Lectura
Próximo encuentro: Viernes 21 - 18:30hs   Actividad libre y gratuita en Librería Letra Viva
 
» El Kaso Dora
La Comedia Teatro  Lunes 20:30hs
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  comienzan en Junio
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com