Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

El valor del arte para el desarrollo subjetivo
  Talleres de expresión artística en Salud Mental y Educación Especial. De Paula Llompart y Oscar Zelis (Letra Viva, 2008)
   
  Por Alicia Fainblum
   
 
Alicia Fainblum1: –Agradezco a Paula LLompart y a Oscar Zelis por la invitación a comentar vuestro libro y a compartir con todos los aquí presentes su presentación.
Obra la de ustedes que recibo con gran beneplácito. ¡Le doy la bienvenida! No cabe duda que viene a ocupar un lugar vacante, que reclama como ellos afirman: “…la construcción de un aporte que posibilite brindar una mayor consistencia y legitimación a la fundamentación teórica de la práctica en dispositivos artísticos”. Al recorrer sus páginas se va constituyendo por sí mismo en un instrumento que desafía al debate, al intercambio reflexivo acerca de los fundamentos de los Talleres de Arte, al intercambio entre quienes desarrollan experiencias en ellos. Muy atravesados sus autores por un posicionamiento ineludible a los fines de sostener los espacios de creación, con propuestas no dogmáticamente presentadas y con la apertura implicada, invitan al lector a escribir su texto, su propia obra en el hacer de su qué hacer profesional. El libro tiene la marca de aquello que intenta transmitir: la apertura, el intercambio. La reflexión desde la práctica y la solidez teórica que la sostiene atraviesan sin descanso su espíritu página tras página.

Este, como todo libro, constituye un producto que al igual que el producto artístico es una creación, es una obra construida y puesta, en este caso, a la mirada del lector. Parafraseando a los autores, una obra como toda obra construida desde las propias marcas, desde los propios recursos, los de ellos: sus historias personales, sus experiencias profesionales, sus recorridos formativos y la adhesión epistemológica y ética desde la que sin duda se posicionan. (…) Constituye un aporte novedoso al campo de la Salud Mental y de la Educación Especial.

Los autores señalan y explicitan su posicionamiento respecto al valor y sentido de los talleres expresivos, y si bien sostienen en un capítulo que no anteponen afirmaciones teóricas a la práctica –para no condicionarla, ni favorecer la pérdida de lo singular de cada una de ellas–, se hace rápidamente identificable el juego dialéctico entre ambas, práctica y teoría, en una interrogación mutua. (...) Enunciados y enunciaciones –en un entramado particular–, van tejiendo un texto que se despliega con un estilo propio de particular claridad que al hacerlo no degrada la rigurosidad conceptual puesta en juego; haciéndolos de este modo accesibles a todo profesional de otros campos disciplinares distintos del psicoanálisis, al que tienen como interlocutor permanente y que no pierden de vista en el horizonte de sus desarrollos.

Desde el campo del psicoanálisis y desde el arte ambos, confluyen atravesados en sus quehaceres por el valor que otorgan a la interdisciplina. La significación central que conceden al arte en el desarrollo subjetivo los conduce a poner en cuestión el lugar debilitado que se le suele otorgar a los mismos al concebirlos en una dimensión de simple entretenimiento o distracción. Casi parafraseando a Baraldi, expreso a partir de este libro que estamos presentando que “el arte es cosa seria” –afirmación que ella sostiene respecto al juego–. Es cosa seria pues, en ambos se expresa y se construye subjetividad, se simboliza, se elaboran conflictivas personales, constituyéndose en oportunidades por excelencia para la expresión de lo propio singular sin excluir el placer en juego. Ambos, juego y arte, se despliegan desde ese espacio intermedio entre lo externo y lo interno: el espacio transicional winnicotiano, donde quedan por fuera los condicionamientos convencionales y por lo tanto las miradas limitantes y obturantes de realizaciones propias, cuando un real en juego marca la diferencia.

Respecto a esta zona intermedia de experiencia, Winnicot dice que en tanto “no discutida… se conserva a lo largo de la vida en las intensas experiencias que corresponden a las artes y la religión, a la vida imaginativa y también a la labor científica e intelectual creadora”. Lo artístico en sí mismo es “cosa seria” y agrego: “madura”. Es entonces que invito a recordar a Nietzsche cuando nos dice que la madurez es haber recuperado la seriedad que de niños teníamos al jugar (…).
Planteos que en esta obra se van desarrollando a partir de un rico despliegue de situaciones diversas de la práctica, tanto propias como del haber de otros profesionales implicados en la experiencia. Planteos desde los cuales los autores transmiten, proponen y dan cuenta del sostenimiento de una ética inevitable en el rescate del sujeto, muchas veces exiliado a partir de discursos que cristalizan lugares generalizados y anticipaciones obturantes de lo novedoso posible. Sostener la ética propuesta no es tarea fácil para muchos. Implica soportar la ausencia de aquello que todavía no advino; implica fundamentalmente una interrogación desde el sujeto profesional respecto a sus actos. (…)

A lo largo del libro van marcando con claridad la diferencia con otros dispositivos como el de Arte-terapia. El taller de arte no se propone un proceso terapéutico, pero no cabe duda que sus efectos sí lo son. Desde Freud, lo saludable, lo terapéutico, tendría que ver con la capacidad de “trabajar” y de “amar”. De lo que se trataría es de la posibilidad de “producir” y “gozar”; de generar un acto con la marca de la singularidad personal, un acto creativo, donde la libidinización y el placer no estén excluidos. Por lo tanto, resulta saludable la oferta de estos espacios de los cuales el destinatario pueda apropiarse protagónicamente produciendo un acto personal; (…) entonces estarán dadas las condiciones que posibiliten anular los intentos manipuladores, recuperando o logrando la apropiación de su vida para recorrerla con el margen de autonomía lograda. Estas y otras varias consecuencias están implicadas en el nombre de la obra, anticipatorio del contenido del libro en lo que los autores refieren como “desarrollo subjetivo”. Vuelvo a aplaudir, a festejar la llegada de la misma, que sin duda resultará de gran valor para todo profesional de la salud y la educación interesado en la temática.

_______________
1. Alicia Fainblum: Licenciada en Psicología (UBA). Psicoanalista. Profesora adjunta en la Facultad de Psicología (UBA) a cargo de la materia Psicología de la Discapacidad y Prácticas Profesionales. Dicta materias sobre ésta temática en la Universidad Nacional de Luján y en la Universidad del Museo Social Argentino. Autora del libro Discapacidad: Una perspectiva clínica desde el psicoanálisis.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com