Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. En 1973, poco antes de cumplir noventa años, la psicoanalista Helene Rosenbach, más conocida como Helene Deutsch, publica su autobiografía. El recuento prácticamente se detiene en 1934, cuando ella abandona Viena junto con su hijo Martin y su esposo Felix Deutsch. Paciente de Freud durante un año –el análisis tendrá un final abrupto cuando él le comunica que precisa su hora para atender nuevamente al “Hombre de los Lobos”–, activa partícipe de la Sociedad Psicoanalítica de Viena desde 1918, víctima de un discreto acoso callejero por parte del sobrino y asesino de Hermine von Hug-Hellmuth, Helene Deutsch desgrana en sus páginas anécdotas y recuerdos que hacen de sus memorias una fuente imprescindible para conocer ese pasado. El capítulo décimo se titula “Freud”, y arranca con una nota al pie que reza: “Me gustaría agradecer a Anna Freud por haberme ayudado a corregir errores de mi memoria en este capítulo”1.

DOS. La Navidad de 1923 tenía reservada para Sigmund Freud un amargo obsequio. Ese día recibió el siniestro objeto que -él lo sabía muy bien- tarde o temprano saldría a la luz: la primera biografía dedicada a su persona. El autor era un viejo discípulo, del cual se había distanciado en 19102. Sin perder tiempo, el médico vienés apartó de su escritorio la montaña de libros que pensaba consultar por esos días, y se abocó a la lectura del volumen recibido. Marcador en mano, Freud se dedicó con paciencia a señalar algunos errores biográficos, agregando de tanto en tanto expresiones de disgusto o de admiración. Así, en el margen derecho de la página 47, escribe: “Zuviel Stekel” (demasiado Stekel). De hecho, el propio Fritz Wittels confesará en más de una oportunidad que el tono crítico de la biografía de 1923 debía mucho a la relación estrecha que él mantenía con Wilhelm Stekel durante ese tiempo. Sea como fuere, una pregunta perseguirá obsesivamente a Wittels por el resto de sus días: ¿Había tomado Freud como una ofensa el libro de 1923? ¿Perdonaría alguna vez a su autor el haber acometido una tarea así? Podemos rastrear en posteriores escritos de Wittels los efectos de la precisa respuesta que recibió de Freud: sí, no, y todo lo contrario.

La carta que Freud le escribe unos días después de recibir el inoportuno regalo -y que Wittels, previa autorización del analista de Dora, transforma en Prólogo de la edición americana de la biografía- parecía un buen augurio. “Su libro no es de ningún modo hostil; no es demasiado indiscreto (...) El hecho de que le envío estas correcciones es un indicio de que valoro su trabajo aunque no pueda aprobarlo del todo”3. Cuando años más tarde recuerde ese episodio, Wittels dirá que Freud seguramente no se sintió ofuscado por el texto desde un comienzo, sino que fueron sus discípulos quienes lo condujeron a que así lo hiciera4. En 1925, llegan a su fin las relaciones entre el biógrafo y Stekel, y Freud se apresura a reclutar nuevamente al primero. Wittels comenta: “Nos dimos un apretón de manos (...) y nada indicaba que él estuviera resentido por el libro, salvo quizá, tal y como me di cuenta mucho más tarde, el hecho de que no me miró a los ojos cuando nos separamos esa noche”5. En 1927 reingresa a la Sociedad Psicoanalítica de Viena, y su mandamás, Paul Federn, le pregunta qué pensaba hacer respecto de su molesto libro de 1923; Wittels, con tranquilidad, responde que algo haría más adelante, pero que por el momento no había urgencia, sobre todo dado que el mismo Freud no se mostraba preocupado por el asunto. En 1929, las editoriales americanas demandaron a Wittels una segunda edición de la obra, y éste, sin saber cómo proceder, consulta a Freud. El 8 de enero, recibe la fatídica respuesta: “En 1923, sin pedirme autorización, usted publicó una biografía sobre mí que, en muchos aspectos, trazaba una odiosa caricatura de mi persona (...) Lamenté que usted hubiese escrito ese libro”6. Un Wittels desconsolado ahora lo sabe: Freud no lo ha perdonado. En otra carta de 1929, Freud le propone no volver a hablar del tema. En 1931, Wittels publica Freud and his Time, no ya una biografía, sino un elogioso ensayo que inscribe al maestro en el concierto de la cultura moderna. Dos años más tarde, hace su último intento por ahuyentar los fantasmas del pasado, y publica “Revision of a biography”, un artículo en que intenta señalar, en un tono de amargo arrepentimiento, los múltiples errores del libro de 19237. Éste es definido como un efecto de la “ambivalencia”, un “libro imprudente” y una “indiscreción juvenil”, aunque más adelante dice: “...incluso hoy hago uso de mi biografía de Freud y la utilizo ampliamente en mis conferencias. Considerando que en general su presentación es correcta...”8. Refiriéndose a la temprana reacción de Freud, Wittels dice: “...el Profesor, sorprendentemente impasible, apenas notó los pasajes difamatorios, y se aproximó a esta biografía (...) con completa objetividad, como si ella no tuviese nada que ver con su persona...”9. Ansioso por conocer la opinión de Freud acerca de esta retractación, Wittels se encuentra con él ese mismo año. ¿Estaba conforme con ella? El Maestro es conciso: no, de ningún modo, quizá él no merecía tanta alabanza10.

TRES
. La precavida Helene Deutsch ingenuamente teme a las equivocaciones de la memoria, y somete “sus memorias” al filtro sin garantías de la vigilancia de turno. La conciencia de Wittels pagará caro los efectos de la memoria cambiante que resta de algo que, a fin de cuentas, nadie sabe si fue un error.
_______________
1. Deutsch, H. (1973) Confrontations with Myself. An Epilogue. New York: W. W. Norton & Company, p. 128n.
2. Wittels, F. (1924) Sigmund Freud. His personality, his teaching & his school. London: George Allen & Unwin Ltd. El título original, publicado en Viena, era Sigmund Freud: Der Mann, die Lehre, die Schule.
3. Tomo la cita de las páginas 120-121 de las dudosas “memorias” de Wittels (Timms, E. [1995] Freud and the Child Woman. The Memoirs of Fritz Wittels. London: Yale University Press). Leo Lensing ha demostrado hasta qué punto Timms reescribió y reordenó el manuscrito original de Wittels (cf. “«Freud and the Child Woman» or «The Kraus Affair»? A textual «reconstruction» of Fritz Wittels’s psychoanalytic autobiography”, The German Quarterly, Volume 69, Nº 3, Summer 1996, pp. 322–332).
4. Cf. Freud and the Child Woman, op. cit., p. 121.
5. Op. cit., p. 124.
6. Op. cit., p. 132.
7. Wittels, F. (1933) “Revision of a biography”, The Psychoanalytic Review, Volume XX, 4, pp. 361–374.
8. Op. cit., p. 367.
9. Op. cit., p. 362.
10. Cf. Freud and the Child Woman, op. cit., p. 140.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» Lacantera Freudiana
Ciclo de encuentros y desencuentros en torno a:  MIEDO AL INCONSCIENTE
 
» Lacantera Freudiana
Una genealogía del sujeto del deseo - Jorge Reitter  Inicio viernes 3 de Mayo de 2019
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2019  En CABA y Zona Oeste
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Primer cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com