Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   ¿Qué hay de nuevo viejo?

Diálogo
  Por Mario Pujó
   
 
¿Por qué no charlamo’ un ratito? Hablando se entiende la gente... No por irrealizable la sociedad enteramente dialógica parecería constituir una verdadera utopía, sino apenas la expresión de una ficción política: la ilusión de que, sentados a la mesa de la última cena, las diversas partes depondrán sus intereses particulares y entrarán en comunión. El horizonte de un pretendido consenso no abreva entonces en una ética comunicativa idealmente participativa –inspirada en Otto-Apel y la segunda generación de la Escuela de Frankfurt– sino en cierta banalización universal del mensaje mediático que pretende orientar el espacio comunicacional y la opinión de los potenciales electores de cualquier nación.

Por caso, los últimos comicios en nuestro país estuvieron efectivamente enmarcados por una exigencia de apertura al diálogo: se reclamaba el diálogo de la presidenta con su vice –devenido en el más importante opositor al gobierno que vicepreside–, el diálogo con las cámaras patronales, los distintos partidos, los gobernadores de cualquier signo político. Como si se imaginara una suerte de inclusión colectiva en la intimidad de la escena primaria que encarnaría fantasmáticamente la pareja presidencial.

Sólo que, una vez obtenida en buena medida esa reivindicación e invitados consecuentemente a conversar, la referente de la fuerza alternativa rechaza la invitación, rompe lanzas con su principal aliada y devalúa al candidato mejor posicionado de su propia coalición; el triolet disidente inicia de malos modos un derrotero individual de proyectos personales, y el fórmula uno rompe su bibloque en el senado, defenestra a su más fiel seguidora, invitando a los propulsores de su candidatura a metérsela en el orificio democráticamente mejor distribuido.

¿No adopta el reclamo dialógico una dimensión tenazmente desmentida por la realidad? ¿Podría acaso Obama acordar educadamente con sus más directos beneficiarios el actual sistema de salud que se propone reformar? O incluso, ¿encarrilarse la lucha de clases en un sendero de debates y propuestas en vista a su resolución definitiva? ¿Discutir civilizadamente el torturado con su torturador los beneficios e inconvenientes de la tortura?
La propuesta universal de diálogo tropieza enseguida con un antagonismo irreductible: la imposible reabsorción de la verdad en el saber que lo condiciona, la existencia del goce con que aquella fraterniza, ese imposible de decir que causa el habla, la parte de ningún todo que juega su partida sola, una condición absoluta que no se puede ceder y resulta refractaria a cualquier negociación.

Cada diálogo es paradigmáticamente un juego de lenguaje, su extensión estará entonces necesariamente parcializada por las determinaciones de las que surge y lo tornan factible.
El psicoanálisis nos enseña que, en el circuito de la palabra vacía, cada cual habla solo. Lo que en el dominio espectacular de la política se traduce en un hablar pour la gallerie. El diálogo con el semejante tiende al soliloquio, porque es la pregnancia narcisista lo que lo domina, procurando resolver la inestable afirmación identitaria del yo. Sólo al dirigirse al Otro el sujeto encuentra la oportunidad de una palabra plena, la ocasión de un semidecir de la verdad. Lacan lo indicó tempranamente en su enseñanza: el emisor recibe del receptor su propio mensaje en forma invertida. Peculiaridad que confiere su especificidad a esta singular forma de discurrir que denominamos diálogo analítico.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | LA TERAPIA TE VE 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | ¿Crímenes o pecados? 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Trauma y elaboración 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | … y el nuestro 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Toponimia 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Pandora. Un caja de sorpresas 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Contingencia 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | El color del dinero 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Recuerdos del futuro 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Crepúsculos 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Descenso 
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | Misteriosa Buenos Aires 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Mister Bin 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | El desastre nuclear: Una pesadilla de Kurosawa 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Otros dioses 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Artaud 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Sable corvo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Diversidad 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Gitanos 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Célibes 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Jabulani y vuvuzela 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Actos del bicentenario 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Mater certissima 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Enredos sociales 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La fábrica de chocolate 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Final de juego 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Para una izquierda lacaniana ...  Jorge Alemán dialoga con Mario Pujó sobre temas tratados en su último libro* publicado recientemente en Buenos Aires
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Boquitas pintadas 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | La mafia de los medicamentos 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Chiquita 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Lo infarandulizable 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Normalidad de la anormalidad 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Redistribuir la realidad 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | La fertilidad y la especie 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Causalidad cerebral y experiencia analítica 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Uso y usufructo del cuerpo 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Botox 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | El hombre celular 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Después de Freud 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | La república sacrificada. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Breve brevedad 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Nagasaki, mon amour 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Médico de almas 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | By Pass 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Terapia intensiva 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Lo incalculable 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Psicoanálisis y tecnociencia 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Mal de época 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | Reinventar al analista* 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com