Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.
  Epílogo
   
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. La iconografía suele ser el espacio ciego en que deslizan los relatos perdurables, hechos de reiteraciones cuidadas y silenciamientos igualmente afanosos. Las imágenes de Freud son el envés más estricto de su legado, el apacible manto que complementa la urdimbre inquieta de su pensamiento. Primero sus fotos. En todas ellas –salvo en las excepcionales, en las tomadas por algún familiar en un momento en que el gesto olvidó la ceremonia de la sepia– Freud aparece incólume, reservado, casi frío. Es cierto que en ese entonces la fastuosa y esperada liturgia del flash garantizaba ademanes ensayados. Pero algo similar ocurre con las otras imágenes, con esas que se destilan de las biografías, con aquellas que una tradición hecha de fragmentos disímiles estampa en la memoria de quienes se interesan por la figura del médico vienés. Aquí y allá Freud, el retratista de las emociones ocultas, el arqueólogo de las tristezas inconfesadas y los placeres furtivos, se alza como la imagen pétrea e inquebrantable de alguien que nada sabe, salvo por su pluma y su oído, de las pasiones inquietas, de los sentimientos desordenados. Los principescos desmayos dedicados a Jung, el punzante sufrimiento por la pérdida de una hija o un nieto, la eterna frase referida al dolor más intenso que un hombre puede atravesar, son los desperdigados indicios que nos han quedado de un Freud que parece tomar un respiro, y dejar a un lado el personaje estoico y trabajador que sus fotografías calcan para nuestra mirada.

DOS. Tiene 67 años cuando logra llorar por primera vez en su vida1. Volverá a hacerlo -o al menos la imagen de sus lágrimas temblando en sus ojos será captada nuevamente para la posteridad- el 14 de Junio de 1936, cuando Thomas Mann, en una ceremonia íntima celebrada en la casa del psicoanalista, lea en su presencia el texto “Freud y el porvenir”2. Se trataba del escrito con el que el autor de La montaña mágica había participado el 6 de mayo de ese año de los homenajes por el octuagésimo aniversario del nacimiento del analista de Dora, realizados en Viena por la Sociedad Académica de Psicología Médica. El agasajado no había asistido a estos últimos pues no creía en esas celebraciones, y menos en aquella en particular, para la cual habían sido convocadas ciertas figuras que Freud apreciaba poco3. Los regalos que más lo complacieron tenían que ver con su casa: en primer término, el 5 de mayo de 1936, en Berggasse 7, a sólo dos cuadras del hogar de la familia Freud, había sido oficialmente inaugurada la nueva sede de la Sociedad Psicoanalítica de Viena, cuyas reuniones durante muchos años (desde 1902 hasta 1910) habían tenido lugar en la sala de espera del consultorio del maestro; en segundo término, la visita de Thomas Mann. En su conferencia, el escritor germano ubicaba el valor del psicoanálisis en la importancia que éste asignaba a los mitos, pues según el discurso de Freud el secreto del sujeto se halla en el modo en que éste quedó atrapado en tramas míticas que se remontan a la infancia de la humanidad.

TRES. Unos años más tarde, en 1951, Mann publica una de sus últimas novelas, Die Erwählte (El elegido)4, en la cual reescribe una popular leyenda del medioevo, conocida como La vida de San Gregorio (Vie de Saint-Grégoire), cuyas primeras versiones son de origen francés y datan del siglo XII5. El mito narra la historia de los dos hijos del duque Grimaldo, quienes tienen una relación incestuosa, a resultas de la cual nace un niño que, en aras de cuidar el prestigio y el status de la familia, es arrojado a las aguas del mar en un tonel provisto de oro y de una tablilla que contiene escrita la historia real de su concepción. El niño sobrevive, es rescatado por un párroco de una isla y confiado al cuidado de una familia de pescadores. En su juventud descubre que no es hijo de su madre adoptiva, y siente el impulso de recorrer el mundo en búsqueda de su verdad. Huye de la isla y llega a un territorio sitiado por el pretendiente de una reina que se rehúsa a contraer matrimonio con hombre alguno. Gregorio salva al reino y se casa con quien resulta ser su madre. Cuando ambos descubren la realidad, él decide expiar su infame pecado refugiándose en una roca abandonada en medio de un lago. Tiempo después, merced a la mediación de la divinidad, es ungido Papa.

El comentario de esa novela podría servir de impensado epílogo a la historia del problema del incesto aparecida en esta sección –y hará las veces de respuesta a algunas de las atinadas observaciones que los lectores nos hicieran llegar-. ¿Qué valor tiene esta ficción, al parecer tan apegada a la tragedia de Edipo, aunque en realidad poco tiene que ver con ella? La leyenda rescatada por Thomas Mann señala los límites de nuestro designio de ubicar la problematización freudiana de lo incestuoso en una genealogía que a fin de cuentas se inicia muy tardíamente, a mediados del siglo XIX. En efecto, un estudio que contemple las investiduras simbólicas e imaginarias del incesto -y es imposible negar que el decir freudiano está saturada de ellas- debería considerar una historia más extensa de las relaciones de parentesco y de sus prohibiciones. En dicha senda, hay que tener presente que el parentesco moderno y occidental es una creación del cristianismo temprano (siglo IV); más aún, debemos enteramente a éste la delimitación y definición del incesto6. Tal y como han propuesto diversos historiadores, la apropiación de esta última problemática por parte de la Iglesia fue una de sus estrategias esenciales de lucha en contra del poder de la nobleza, fundamentalmente el territorial. Y es por ello que durante siglos (tal y como se ve en la historia de San Gregorio) la discusión teológica sobre el incesto poco tenía que ver con la salud de la descendencia, y mucho con la regulación de los linajes y las alianzas. En tal sentido, ¿no es notorio acaso que las formulaciones freudianas sobre el incesto poco se distancian del pensamiento de Santo Tomás?

_______________________
1. Cf. Jones, E. (1953) Vida y obra de Sigmund Freud, Tomo III. Buenos Aires: Nova; 1962; p. 105.
2. Cf. Mann, T. (1936) “Freud y el porvenir”. En Mann, T. (2000) Schopenhauer, Nietzsche, Freud. Madrid: Alianza. El mismo volumen recoge otra disertación del escritor alemán, tal vez más rica y densa, pronunciada en mayo de 1929 en Munich, que lleva por título “El puesto de Freud en la historia del espíritu moderno”.
3. Véase carta de Freud a Binswanger del 4 de Abril de 1936. En Fichtner, G. (2003) The Sigmund Freud-Ludwig Binswanger Correspondence. New York: Other Press; pp. 205-206.
4. Mann, T. (1951) El elegido. Barcelona: Edhasa; 2002.
5. Para un estudio detallado y consistente del texto, véase Guerreau-Jalabert, A. (1988) “Inceste et sainteté. La Vie de Saint Grégoire en français (XIIe siècle)”. Annales, 6, pp. 1291-1319. Mann se basa en verdad en la versión alemana (Gregorius), escrita por Hartmann von Aue.
6. Cf. Goody, J. (1983) The development of the family and marriage in Europe. Cambridge: Cambridge University Press.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com