Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. El 30 de junio de 1892 Jean-Martin Charcot, luego de recibir la primera entrega de la versión alemana de sus Lecciones (Polyklinische Vorträge von Prof. J.-M. Charcot), escribe una carta al hacendoso traductor. Allí le relata el sueño que tuvo al leer el material: “Me parecía oírme a mí mismo en alemán, y dando un discurso en alguna universidad alemana: no sé cuál, en Viena quizá: me escuchaban muy atentamente y creo que los estaba convenciendo; el lenguaje era hermoso; eso no me sorprendía, pues estaba escuchándolo hablar a usted, repitiendo todo lo que yo recibía desde usted a través de mis ojos. Era como un sueño, un agradable sueño”1.

DOS
. El maestro francés había quedado ciertamente complacido con la labor de Freud; empero, las notas al pie agregadas por el traductor, en las cuales éste señalaba ciertas objeciones a los desarrollos de Charcot, generaron el descontento del héroe del Hôpital de la Salpêtrière. Muchas de aquellas notas concernían a las teorías etiológicas del médico francés; en repetidas oportunidades Freud intentaba indicar los límites o dificultades del empeño charcotiano por postular que la herencia es la causa esencial de las patologías nerviosas. Es por ello que Charcot, en la carta citada, decide enfrentar al díscolo discípulo que comenzaba a poner en cuestión la legitimidad sus rígidas nociones, por ejemplo la de famille névropathique. ¿Cómo responde el prestigioso neurólogo? “En este debate fundamental, tal y como veremos, Charcot repitió un argumento específico (...) –esto es, que los judíos tenían una marcada predisposición hacia la famille névropathique– que ya había utilizado frecuentemente durante sus lecciones de los martes”2. De hecho, en su documentado trabajo Toby Gelfand rastrea de qué modo Charcot incluyó en su correspondencia con Freud alusiones a la facilidad con que los judíos son sujetos degenerados. Por otro lado, gracias a un asombroso texto de Jan Goldstein sabemos que ese retrato de los judíos se halla en diversos momentos de la obra del neurólogo francés3. Por ejemplo, en una de sus lecciones leemos: “Conocí en particular una familia israelita –ustedes saben que las familias israelitas nos brindan los mejores sujetos de estudio en lo relativo a la herencia nerviosa y artrítica...”4. Más adelante, acerca de una paciente histérica de 20 años a la cual somete a un interrogatorio, dirá: “Entre los israelitas –se los he dicho muchas veces– la patología nerviosa está a menudo –mucho más a menudo que en otros casos– ricamente representada...”5. Otro historiador, Sander Gilman, ha reconstruido la compleja trama de teorías y discursos que a fines del siglo XIX, y en diversos países del viejo continente, atribuían a la “raza” judía ese y otros estigmas. Una de las figuras forjadas por esos saberes antisemíticos será la del judío errante: sujetos, normalmente de origen semita, cuya principal anormalidad consiste en deambular sin rumbo fijo.

TRES
. El 23 de enero de 1907 es una fecha clave para la historia del psicoanálisis: Max Eitingon, discípulo de Bleuler, es el primer “extranjero” que se dirige a Viena para iniciarse en la disciplina freudiana. Asiste a las reuniones de los miércoles, y en la velada del 30 de enero se discuten algunas preguntas planteadas por el emisario de la psiquiatría oficial. A poco de iniciarse el encuentro, Otto Rank apunta en el libro de actas: “El señor Eitingon observa que sus preguntas eran de índole general. No había preguntado por los determinantes específicos de cada síntoma. Desea preguntar si es necesario asumir la existencia de una predisposición. ¿No debería uno suponer un sistema de estigmas como base de las neurosis? (...) ¿La frecuencia de las neurosis es mayor entre los judíos? (La mayoría de los participantes responde afirmativamente a esta pregunta. Sadger agrega que él ha tenido la oportunidad de observar numerosos casos de neurosis obsesiva –impotencia, onanismo– entre los judíos polacos)”6. En otro lado he demostrado que en diversas ocasiones los primeros psicoanalistas vieneses abordaron en términos similares esa problemática. El discípulo que más enfáticamente defenderá la teoría de la degeneración, Isidor Sadger, llegará a decir que “En algunas razas (los judíos de Polonia y Rusia) casi todos los hombres son histéricos”7.

CUATRO.
En 1901 Sandor Ferenczi, un psiquiatra húngaro que aún no se ha unido al movimiento psicoanalítico, publica un pequeño artículo titulado “Enfermedades combinadas y asimiladas”; en 1905 aparece su texto “Acerca de la neurastenia”. Ambas publicaciones evidencian que el autor adhiere al paradigma de la heredo-degeneración. Ello es aún más claro en su escrito de 1902, “La homosexualidad femenina”8. Se trata de la descripción del caso de la “señorita Rosa K., alias Róbert”; luego de enumerar los signos físicos de degeneración, el futuro discípulo de Freud se pregunta: “¿Cómo podemos evitar que estas personas se reproduzcan? De cierto modo, esta pregunta ya está resuelta por la naturaleza misma del problema. En efecto, en los «degenerados» la experiencia muestra que mientras más graves los signos de degeneración somática y psíquica, menos el enfermo está apto para perpetuar la especie (...) Desde este punto de vista, la perversión homosexual, tal como se presenta en el caso que discutimos, tiene ventajas para la sociedad. Contribuye de este modo a impedir que los sujetos que presenten signos somáticos o psíquicos de degeneración, engendren una nueva descendencia. (...) La homosexualidad es un modo de relación que hace imposible la perpetuación de la especie. Razón por la cual no es inútil en lo que concierne a los «degenerados»: mejora la generación siguiente y no es entonces por azar que los «degenerados» estén predispuestos a una vida sexual anormal.”
¿Charcot es el doble de Freud? ¿Los psicoanalistas vieneses defienden saberes antisemíticos en las narices de su líder, que nada hace para impedir esos exabruptos? ¿Ferenczi abogando por la eugenesia? ¿La teoría de la degeneración convive con el saber psicoanalítico? Estudiar el contexto concreto en que se erigió el discurso del psicoanálisis implica atender a esos solapamientos. Que algunos temerosos y apresurados vean que así se corre el riesgo de negar la disrupción freudiana, es algo que carece de importancia. El saber paciente de la historia puede prescindir de la celebración ciega de las discontinuidades, de sus fanfarrias y paranoias.

_____________________
1. Carta de Charcot a Sigmund Freud, 30 de Junio de 1892. Citada en Toby Gelfand (1989), “Charcot’s Response to Freud’s Rebellion”, Journal of the History of Ideas, Vol. 50, No. 2, 293-307; cita de pp. 303-304.
2. Toby Gelfand, op. cit., p. 297.
3. Jan Goldstein (1985), “The Wandering Jew and the Problem of Psychiatric Anti-Semitism in Fin-de-Siècle France”, Journal of Contemporary History, Vol. 20, 4, pp. 521-552.
4. J.-M. Charcot (1892), Leçons du mardi de la Salpêtrière, deuxième édition, Tomo I. París: Progrès Médical, p. 110.
5. Op. cit., p. 477.
6. Nunberg, H. & Federn, E. (1962) Minutes of the Vienna Psychoanaytic Society, Volume I: 1906-1908. New York: International Universities Press, p. 94.
7. Nunberg, H. & Federn, E. (1967) Minutes..., Volume II: 1908-1910, p. 44. Recordemos que durante la velada destinada a discutir acerca de la degeneración, Sadger ubicó la tendencia a deambular como uno de los signos de aquella condición hereditaria (Minutes I, p. 184). ¿Habrá que leer allí un eco de la teoría del judío errante?
8. Los textos “pre-analíticos” de Ferenczi fueron publicados por la editorial EPEL en 1994, bajo el título Les écrits de Budapest. He consultado la traducción de algunos de ellos, disponible en http://www.indepsi.cl/ferenczi/articulos/arti2-index.html
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com