Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias

La sección del equívoco
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
Si nos atenemos al diccionario, que define al equívoco como una expresión que puede entenderse en varios sentidos, entonces todo es equívoco: basta que introduzcamos los distintos contextos de una palabra. Pero si podemos separar puntualmente esos diversos sentidos, entonces nada es equívoco. No quiero equivocarme demorándome en fáciles paradojas; lo que quiero decir, es que la variedad de sentidos no es lo que distingue el equívoco del que hablamos en psicoanálisis –algo muy diverso a la simple confusión, claro está–, sino su extrema condensación en un punto donde ya no es posible enumerar la pérdida de sentido que nos lleva de aquí para allá, sin que podamos nunca terminar de cernirla.
La interpretación analítica y la escritura que merezca el nombre de tal, son ejemplos de equívoco en este sentido riguroso.

Lo propio del equívoco no consiste en que haya un lugar vacío, un lugar imposible de ocupar, porque ese es el lugar de la causa originaria. Este lugar es causa del equívoco, pero no se confunde con él. Lo propio suyo es que la condensación, mezcla de sentidos fragmentarios y desvanecientes, semejante, al menos en parte, a esos arabescos florales en los cuales las hojas y los frutos se superponen y entrelazan sin que se pueda determinar donde empieza y donde termina la figura1, no pueda deshacerse sin que se pierda el efecto propio del equívoco: interpelar al sujeto para que tome una decisión, interrogarlo para que descubra en ese fatal arabesco, en las volutas y en las expansiones, el sentido, en el doble alcance de la palabra, como algo que se experimenta en el cuerpo y como dirección2. La dirección del equívoco viene desde antes de nosotros y nos atraviesa rumbo a otro plano del discurso que podemos anticipar de modo sólo tentativo, aunque la tentación (en todos sus sentidos) sea precisa para que haya movimiento figurativo.

Podemos decirlo de otra manera: la demanda del Otro nunca es clara; compele, arrastra, nos solicita y, sin embargo, jamás es una orden. La orden es la declinación de la demanda, ya en trance de coagularse. Entre la interrogación que demanda y la respuesta, se interpone una interpretación sintomática del sujeto que así concluye la cadena dándole una resolución provisoria.
Llama la atención que la reducción del equívoco al equívoco vulgar haya llevado a muchos a postular una caricatura de acto que la resolvería: el equívoco vulgar es solidario de una pura y simple actuación (generalmente del analista), cuando no de un pasaje al acto3.

El acto de decisión, que se apoya en la razón insuficiente4 de la causación del sujeto, es el que resuelve el viejo problema semiológico de lo que Eco denominó “semiosis ilimitada”. En efecto, según el esquema tripartito de Pierce, un representamen mantiene una relación con su objeto que sólo un interpretante puede articular. Este interpretante configura, a su vez, un nuevo representamen en relación al objeto que reclama, una vez más, de la presencia del nuevo interpretante, y así ad infinitum.

Los escépticos griegos hace siglos habían formulado una objeción difícil de levantar: si una significación remite indefinidamente a otra así no hay una significación que concluya y por lo tanto es imposible significar nada. Podemos decir: la remisión al infinito es una remisión potencial y no actual. El valioso esquema tripartito de Pierce debe completarse con un elemento cuarto: el acto significante que establece una conclusión sin duda provisoria pero que deja su marca que perdurará reprimida, es decir, borrada. El momento de la inscripción contemporáneo al momento de la borradura puede equipararse al esquema temporal del tiempo lógico lacaniano: instante de la mirada, tiempo de comprender y momento de concluir.

La mirada remite a lo que no puedo ver y que se sitúa enigmáticamente; el tiempo de comprender, se reduce al tiempo de comprender que es preciso concluir precisamente porque hay una insuficiencia en la determinación significante y algo reclama el salto, otro de los nombres de la decisión5.
Más adelante retomaré este tema que requiere de un análisis problemático y cuidadoso.
Pero ahora quiero agregar un aspecto que es inherente a la trama del equívoco. Si algo caracteriza al significante más que su obvia linealidad, es la concurrencia de elementos simultáneamente presentes e implicados en una trama heterogénea, tan heterogénea como fragmentaria.

La semántica –esa semántica estándar que es la base de los diccionarios–, determina que los términos poseen significaciones primarias y constantes, y otras secundarias, variables, que dependen del contexto. Esta determinación posee su indudable utilidad, al punto que resulta muy difícil prescindir de ella, pero es una ficción engañosa. Semejante disposición, tan en apariencia obvia, es producto de una forma de racionalidad que, entre otros, ha cuestionado el movimiento de pensamiento inspirado por Wittgenstein6: las expresiones, ligadas a diversas situaciones7, hacen de tal ligamen una proyección orientada y a la vez diseminada, una constelación abierta de sentidos en incesante fluctuación que no permite su distribución en elementos constantes y variables. Esa estructura, a la vez continua y discontinua, se presta al vaciamiento a través de la experiencia de la escritura y del trabajo del análisis. Pero el vaciamiento está en relación compleja e insuprimible a un trasfondo (Background) discursivo tan inagotable como ingobernable.

A partir de de aquí deberíamos continuar interrogando esa posibilidad de prescindir del significado constante, independiente del contexto.
A ello habría que agregar lo que acertadamente se ha denominado “textura abierta” del discurso; es decir, el hecho de que una descripción, por más exhaustiva que se pretenda, jamás podrá completarse. La idea misma de definición completa es un puro contrasentido.8
___________
1. Tales arabescos, se dirá, son excesivamente compactos como para que dejen lugar a lo incompleto, a lo no saturado; no obstante la excesiva búsqueda de saturación denuncia a las claras que intentan cubrir lo que en definitiva es incubrible.
2. Como se ve, estamos obligados, siempre, a distinguir planos y niveles analíticamente – unívocamente –, diferenciables cada vez que nos movemos en este terreno: es el círculo inevitable del trabajo del discurso, que sólo podemos recorrer en espiral sin jamás desbordarlo. Pero por eso hay acto: el acto de la palabra siempre se nos adelanta y nosotros vamos a su zaga.
3. Es curioso que Lacan haya llamado “pasaje al acto” a algo que imposibilita el acto. La razón quizá radique en lo siguiente: todo acto debe pasar por un lugar donde puede fracasar; nada garantiza de antemano que no pueda el paso quedar sin paso, hundido en lo real.
4. En filosofía y en la lógica tradicional se habla del principio de razón suficiente: todo lo que es, dice este principio, tiene una razón suficiente para ser. Se advierte así por qué hablo de razón insuficiente; la causa causa, diría en una aparente tautología, pero no determina sino de manera parcial e inconsistente.
5. No se trata estrictamente hablando de libre arbitrio sino de la necesidad que me compulsa a obrar, pero lo hace de manera insuficiente y por ello no determina el curso de mi acción.. Es la condición del sujeto que no sólo es un punto de emisión sino también un punto de vacilación y por consiguiente desaparición.
Pero, no me engaño, esta noción, quizá el centro mismo de la renovación del discurso de Lacan, yace tras un manto de tinieblas producidas por la misma e inerte reproducción incesante de expresiones rituales o ritualizadas. En efecto, dije que no se trata de libre arbitrio, pero la palabra libertad, ¿es suprimible?
6.Me refiero al Wittgenstein de Investigaciones filosóficas y al Austin de Cómo hacer cosas con palabras.
7. Sin duda el significante como tal “asesina” la cosa. Según el clásico ejemplo de Lacan, la figurita que representa al elefante supone la ausencia del elefante. Sin embargo, la nihilización del referente no es un punto de partida sino uno de llegada.El símbolo se desprende de la cosa tras haber estado unido a ella y retorna a ella a través de una multiplicidad de usos que tienen como límite un vacío tan enigmático como insuperable. Precisamente: porque el lenguaje está unido esencialmente al mundo de la percepción, puede desprenderse ulteriormente de él. Lo he dicho muchas veces e insisto porque sobre el particular hay mucha confusión: el significante es una unidad de segundo grado que descompone al sentido en su totalidad, en ambas caras. No es un dato ni mucho menos el elemento de una combinatoria formal: es el producto de un proceso, no un dato estructural. En términos de computación: no es un input sino un output. La lingüística ha separado el lenguaje del mundo para hacer de él un objeto de estudio autónomo. Es precisamente un gesto necesario y al mismo tiempo cuestionable. Se trata, en definitiva, de un tránsito entre dos mundos diversos cuya conexión es problemática y a la vez necesaria: el de Wittgenstein (y el de Austin, es claro) y el de Lacan (pero asimismo el de Blanchot).
8. Véase el importante libro de François Recanati, El significado literal, Machado Libros, 2006, Madrid, especialmente los dos últimos capítulos.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» Lacantera Freudiana
Ciclo de encuentros y desencuentros en torno a:  MIEDO AL INCONSCIENTE
 
» Lacantera Freudiana
Una genealogía del sujeto del deseo - Jorge Reitter  Inicio viernes 3 de Mayo de 2019
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2019  En CABA y Zona Oeste
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Primer cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com