Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte)
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. Habiendo concluido su entrenamiento con Ferenczi en julio de 1924, Rudolf von Urban retorna a Viena, donde comienza su práctica psicoanalítica. Dadas esas circunstancias, y dados los buenos efectos de la operación de Steinach, Freud le comunica que era posible reflotar el proyecto de una clínica en Baden (p. 197). A los fines de que su discípulo obtuviera el permiso oficial para abrir el sanatorio, Freud redacta, el 24 de Junio, una carta que certifica que Urbantschitsch ha atravesado una completa formación en psicoanálisis1. En síntesis, todo estaba listo para que Freud abandonara su casa en la calle Bergasse, y reemplazara su habitual oficio por la tarea de dirigir la atención de los pacientes del sanatorio... Pero una fallida especulación comercial de von Urban echó a perder el proyecto.

DOS. Poco después nuestro psicoanalista toma una decisión que nos interesa sobremanera, y que ninguno de sus biógrafos menciona2. Quien podría haberse convertido en la mano derecha de Freud, el sujeto que, de no ser por una súbita bancarrota, hubiese figurado al lado del maestro en las fotos que retratan el tranquilo aire de Baden, nos recuerda mediante sus memorias el complejo terreno de ideas en que se alojaba el pensamiento psicoanalítico en los inicios de su historia. El 8 de Julio de 1925, después de haber dado ciertos signos de perturbación psíquica, el hijo mayor de von Urban se suicida con un disparo de arma de fuego. El psicoanalista apunta en su diario: “Y ahora había que hacer algo más. Mi hija Gretel, de 22 años, debía ser esterilizada para que esta triste secuencia de eventos no se repitiese a través de las futuras generaciones. Gretel estaba comprometida con un joven y talentoso abogado, y a pesar de que ella misma no mostraba signos de patología mental, él aceptó que ella debía recibir los tratamientos de rayos X necesarios para su esterilización” (pp. 209-210). Algún psicoanalista podría elegir la vía en la que nosotros no nos adentramos, y preguntar por qué Rudolf insistía en imaginar (¿desear?) la locura que su hija Gretel llevaba consigo: en sus memorias el psicoanalista relata que la joven, a diferencia de su padre, vivió en Viena durante la ocupación nazi; se las ingenió para ocultar a su madre judía en un campo cercano, y semanalmente le llevaba una porción de su propia comida. En muchos de estos viajes fue “atacada” por soldados rusos. El padre comenta: “Que esta pobre niña, que no había podido evitar que su abuela fuese capturada y asesinada, no se haya vuelto loca, fue realmente una maravilla [wonder]” (p. 292).

El día que se escriba la historia de las amistades exageradas de Freud, el recuento de sus favoritismos insólitos pero explicables, el día en que esos capítulos sobre Breuer, Fliess, Jung y Rank sean redactados, habrá que reservar un pequeño espacio para la esperanzada camaradería que mantuvo con este sujeto que se vanagloriaba de poder definirse a sí mismo como “Católico, Monarquista y Psicoanalista” (p. 258) -él mismo sabía que esa combinación podía generar fricciones, y debía soportar en silencio cómo la princesa Elisabeth von Hapsburg se burlaba de Freud durante un té (p. 210). Y antes del apéndice imaginario en el que se contase la vida cotidiana de la clínica de Baden, donde la rutina de Freud se desenvolvía entre horas de escritura y supervisiones de los tratamientos brindados (las horas de sesión analítica de los pacientes internados eran complementadas, por exigencia del maestro, con paseos por las arboledas del sanatorio, una dieta equilibrada y ejercicio físico), antes de ese apéndice, auguramos, sería necesario conjeturar –sin recurrir a ese artilugio que la historiografía obcecada emplea en estos casos: la desviación– cómo la mano derecha de Freud, luego de su formación con Federn y Ferenczi, podía ser el administrador eugenésico de su propia familia, podía someter su hija a una limpia esterilización con rayos X.

TRES. Luego de unos diez años de practicar en Viena el psicoanálisis y la psicoterapia, von Urban emigra a los Estados Unidos en 1936. Primero en Los Angeles, luego en San Francisco, nuestro personaje dedica sus horas al ejercicio de su profesión (a esta altura, una modalidad psicoterapéutica que exige mucha actividad de su parte, y que se corresponde en buena medida con la caricatura del psicólogo americano que el cine ha popularizado), y es consultado en diversas oportunidades como perito en casos judiciales. En 1949 se muda a Carmel, ciudad en la escribe un texto que le deparará una gran popularidad y será traducido a diversas lenguas.3 El libro se titula Sex Perfection and Marital Happiness, y en él podemos leer las 6 reglas básicas que deben ser obedecidas para lograr una íntegra vida sexual. Mezclando un convencido paternalismo con disquisiciones sobre las corrientes energéticas que regulan toda relación, von Urban demuestra que no ha olvidado sus angustias eugenésicas. En el capítulo VII, dedicado al control natal, el autor comenta que, desafiando la máxima natural que solo permite la supervivencia del más fuerte, los humanos permiten la concepción de niños que jamás deberían haber nacido (los hijos de madres enfermas, idiotas). Y el favorecido autor se pregunta: “¿Qué interés puede tener el estado en estos niños desgraciadamente engendrados [unhappily begotten children]? ¿Cuál es su objetivo al incentivar la producción de inválidos, tullidos emocionales, idiotas o criminales? ¿No haría mejor si invirtiese el dinero ahora destinado a los asilos mentales, reformatorios y prisiones, en emprendimientos que ayudasen a los ciudadanos sanos y útiles a tener hijos saludables?”4
_____________
1. “Puedo certificar que el Doctor Rudolf Urbantschitsch ha dedicado los últimos dos años a la adquisición de un exhaustivo entrenamiento en la teoría y la práctica del psicoanálisis en Viena y también en Budapest” (reproducida en Rudolf von Urban (1958) Myself not least. A confessional autobiography of a psychoanalyst and some explanatory history cases. London: Jarrolds; p. 197).
2. Me refiero a “Rudolf von Urbantschitsch (1879 -1964)”, en E. Mühlleitner & J. Reichmayr, Biographisches Lexikon der Psychoanalyse. Tübingen: Diskord, 1992, pp. 348-350; Helmut Gröger, “Rudolf Urbantschitsch (1879-1964)”. en E. Federn & G. Wittenberger (eds.), Aus dem Kreis um Sigmund Freud. Frankfurt am Main: Fischer, 1992, pp. 137-140.
3. Un pequeño desafío pendiente para los historiadores locales. Rudolf von Urban ilustra del siguiente modo la celebridad de su obra: “...y personas que lo han leído han venido a consultarme incluso desde Argentina o Brasil” (p. 289).
4. Rudolf von Urban (1949) Sex Perfection and Marital Happiness. New York: The Dial Press; p. 176).
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL RENTADA Inicio abril: Martes 14 de 18.30 a 21.30 hs. Puede cursarse completo o por módulo.  Reunión informativa: Martes 10 de diciembre, 18.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES. Inicios mensuales. Duración: 12 meses.  Reuniones informativas: Miércoles 11/12, 20 hs. Todos los miércoles de enero, 19 hs.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com