Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   ¿Qué hay de nuevo viejo?

Gitanos
  Por Mario Pujó
   
 
Hace treinta y cinco o cuarenta años, el terrorismo de Estado acababa con más de un centenar de miles de vidas en América Latina. Un conjunto coordinado de brutales dictaduras abortaban la viabilidad de un proyecto regional de emancipación. En el corazón de la metrópoli, ese salvajismo represivo era verbalmente condenado como la expresión periférica de una barbarie fuera de control. Sin desconocer, aunque quizás prefiriendo olvidar que, a su vez, treinta y cinco o cuarenta años antes, una barbarie aún más bárbara se había cobrado cincuenta millones de vidas allí mismo, en el corazón de la civilización occidental. No entonces una barbarie lejana, distante, exterior, sino una barbarie más que próxima, interna e inherente a la civilización, cuando semejante record en la historia universal de la infamia no habría sido posible sin el auxilio del luminoso proyecto mancomunado de la razón y la ciencia, su criatura más preciada.

Cuando “nuestro destino de mercados comunes” se salda por el incremento efectivo de la segregación, cuando la sombra de su amenaza oscurece nuestro porvenir, la figura del gitano parece destinada a encarnar su objeto. Como inclinada a corporizar ese goce Otro, extraño, ajeno, ese goce despreciable y repudiado que sustenta el odio al extranjero, alimentando la xenofobia y el furor racista. Todo parecería predisponerlo así, en tanto el gitano, extranjero absoluto, se presta gustosamente a habitar los márgenes de la pretendida civilización y, en alguna medida, a desafiarla.

Desde que la fundación y el reconocimiento del Estado de Israel han sancionado el fin de la diáspora judía, el pueblo gitano, nómade perenne, se ha convertido en el exponente más acabado de una población en permanente migración. Una migración que no se sabe con certeza cuándo ni dónde comenzó. Una primera diáspora tuvo aparentemente lugar alrededor del Siglo X en la India; una segunda diáspora se inicia en el Siglo XVI en Europa; la tercera, actualmente en proceso, se vincula a la caída del Muro de Berlín y la posterior desintegración de Yugoeslavia, configurando una situación de objetiva debilidad que expone a los gitanos a la ferocidad de una Europa económicamente en crisis.
Se trata de un pueblo nómade que habla una lengua extraña –el romaní–, con una larguísima cultura ágrafa, sostenida enteramente en la tradición oral, que vive en tribus de un centenar de miembros con un jefe patriarcal. Se destacan por su música y sus espectáculos circenses, lo que junto a la magia, la adivinación y algún comercio marginal, constituye actualmente su fuente principal de ingresos. Se podría decir que los gitanos rechazan una sociedad que los rechaza, con la que preservan un vínculo de exterioridad. Mantienen instituciones civiles propias (rituales matrimoniales, ceremonias funerarias), y no siempre envían a sus niños a la escuela, donde su cultura, conformadora del patrimonio occidental, no ha sido siquiera contemplada. Razón por la que una parte importantísima de la comunidad se mantiene iletrada.

Parafraseando lo peor, podríamos decir que si los gitanos no existieran habría que inventarlos. Es a lo que se abocan algunos líderes europeos en nombre de un proclamado plan de seguridad, en el marco de una sospechosa reformulación de la noción de “identidad nacional”. El actual programa francés de deportación de gitanos a Bulgaria y Rumania –países de la Comunidad Europea–, se apoya exclusivamente en aquellas nociones de raza y cultura que definen precisamente la xenofobia.
Indiquemos, al concluir, tan sólo como una curiosa curiosidad, que el Presidente Sarkozi es de ascendencia judía por vía materna y de ascendencia rumana por vía paterna. El apellido Sarkozi es extremadamente frecuente en la comunidad gitana de Rumania.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | LA TERAPIA TE VE 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | ¿Crímenes o pecados? 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Trauma y elaboración 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | … y el nuestro 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Toponimia 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Pandora. Un caja de sorpresas 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Contingencia 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | El color del dinero 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Recuerdos del futuro 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Crepúsculos 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Descenso 
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | Misteriosa Buenos Aires 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Mister Bin 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | El desastre nuclear: Una pesadilla de Kurosawa 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Otros dioses 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Artaud 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Sable corvo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Diversidad 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Célibes 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Jabulani y vuvuzela 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Actos del bicentenario 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Mater certissima 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Enredos sociales 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La fábrica de chocolate 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Final de juego 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Para una izquierda lacaniana ...  Jorge Alemán dialoga con Mario Pujó sobre temas tratados en su último libro* publicado recientemente en Buenos Aires
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Boquitas pintadas 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | La mafia de los medicamentos 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Diálogo 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Chiquita 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Lo infarandulizable 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Normalidad de la anormalidad 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Redistribuir la realidad 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | La fertilidad y la especie 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Causalidad cerebral y experiencia analítica 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Uso y usufructo del cuerpo 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Botox 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | El hombre celular 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Después de Freud 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | La república sacrificada. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Breve brevedad 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Nagasaki, mon amour 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Médico de almas 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | By Pass 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Terapia intensiva 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Lo incalculable 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Psicoanálisis y tecnociencia 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Mal de época 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | Reinventar al analista* 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com