Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Del partero de María Antonieta al padre de Schreber
  Instantáneas de una historia de la puericultura
   
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. Casi sin malicia, en 1914 Freud transmite una confidencia implacable acerca de su maestro Charcot: durante su estadía en Paris a mediados de la década de 1880, el joven médico vienés comparte una cena con el neurólogo. Refiriéndose a una paciente, Charcot confiesa que en esos casos de histeria siempre se trata de la “cosa genital”. Paralizado, Freud se dijo a sí mismo: “Pero si lo sabe, ¿por qué nunca lo dice?”1. Esa anécdota es una pieza más de la condena que recayó sobre Charcot apenas acaecida su muerte. La historia demostró pronto que su clínica, sin saberlo él, estaba montada sobre los poderes de la prestidigitación. Las manifestaciones de sus enfermas no eran tanto los signos de una patología de base, sino más bien los resultados de la sugestión a la que él las sometía. La historia no se detuvo allí. Poco después nos enseñó que el psicoanalista cayó en una trampa similar. Un día creyó que sus pacientes le relataban escenas de seducción, y en verdad ellas no hacían otra cosa que dar voz a lo que él necesitaba oír...
No se ha reflexionado lo suficiente sobre ese episodio de la historia del psicoanálisis. La primera teoría etiológica de la nueva disciplina –que jamás será del todo abandonada, sino simplemente retranscrita con el lenguaje de la fantasía edípica– fue una estricta puericultura. Cómo debían ser criados los niños forma parte de las preocupaciones inconfesadas del albor de la teoría freudiana. Su acento, ciertamente, recayó en qué males producía una mala crianza –las esperanzas desmedidas con que Freud abrazó su quimérica teoría de la seducción demuestran hasta qué punto él apreciaba ese interés–, y la propuesta positiva de un modo de crianza saludable habrá de ser hallada solamente en discípulos infames o en escritos de divulgación. Pero esa localización marginal no desmiente en nada su asedio constante tras las sucesivas teorías etiológicas. ¿Por qué si no la insistencia en hablar sobre el padre de Schreber o la madre de Juanito?

DOS
. Lo antedicho vale como justificación para un proyecto que más de un historiador ha acariciado: reconstruir el pasado complejo de la puericultura occidental. En tal sentido, nos permitimos reseñar aquí dos tratados franceses de comienzos del siglo XIX. El 28 nivoso del año XI (1799) Louis-Joseph-Marie Robert, o Robert le jeune, un joven estudiante proveniente de Montpellier, presenta como disertación inaugural en la Facultad de Medicina de Paris su ensayo Existe-il un art physico-médical, pour augmenter l’intelligence de l’homme en perfectionnant ses organes, ou la mégalanthropogénésie n’est-elle pas qu’une erreur?. La obra será publicada dos años más tarde con el título Nouvel Essai sur la Mégalantropogénesie ou L’art de faire enfans d’esprit, qui deviennent de grands hommes. La misma se dirige a la clase gobernante y aboga por la posibilidad de producir una nación más poderosa, habitada por sujetos que se destaquen por sus dotes intelectuales. Para poder producir esos niños avispados es esencial regular las prácticas reproductivas, cuidando que los hombres de genio se unan a mujeres en buen estado. Sobre todo es esencial que al momento de la cópula los progenitores se hallen en condiciones físicas y morales adecuadas. A ello hay que sumar medidas pedagógicas e higiénicas muy precisas acerca de la educación de los pequeños. El libro tuvo un claro impacto en el ambiente intelectual parisino, y será citado y comentado hasta casi 1840. Un éxito similar aguardaba a la obra que Jacques-André Millot –el partero de María Antonieta– publicaría también en 1801, L’art d’améliorer et de perfectionner les hommes, au moral comme au physique. El libro se abre con un elocuente llamado: “A las mujeres francesas / Mis queridas señoras, / Es a ustedes a quien me dirijo para perfeccionar los hombres, porque estoy convencido que ustedes harán por el bien de la patria todo lo que de ustedes dependa; y que solamente ustedes pueden sentar los fundamentos de la perfección a la cual el hombre pueda llegar”2. En su afán de catalizar la perfectibilidad de los seres humanos, el libro está compuesto por una serie de capítulos que abordan las temáticas habituales de los tratados de higiene: régimen moral y físico que deben respetar las mujeres embarazadas, cuidados que hay que tener al exponer a los recién nacidos al aire libre y las temperaturas (cap. 2) –sobre todo es imprudente bañarlos en agua fría (p. 87)–, necesidad de fajar el vientre de los pequeños (p. 103), ventajas que se obtienen de la leche materna y cuidado que hay que tener a la hora de elegir una nodriza (cap. 4), necesidad de que los niños vayan al baño regularmente (cap 9), cómo debe dormir y despertarse el pequeño (cap. 11) y cómo debe ser su desayuno (cap. 12).

Si nos enfocásemos particularmente en cómo esos textos pertenecen a una tradición ligada a la posibilidad de perfeccionar el hombre, deberíamos dedicar cierto espacio a la obra de Julien-Joseph Virey, L’art de perfectionner l’homme, editada en dos tomos, en 1808 y 1809 respectivamente. Pero ese libro se aleja del discurso de la puericultura que nos interesa3. Dados estos desvelos posrevolucionarios sobre la función de lo familiar y del sexo en la posibilidad de producir niños sanos, ¿hay que leer a Robert o a Millot desde Freud? ¿O al revés?
____________
1. Acerca de esa frase, Luis Sanfelippo ha escrito un ensayo esclarecedor, que será presentado en el próximo Encuentro de Historia de la Psiquiatría, Psicología y Psicoanálisis, a realizarse en Rosario los días 15 y 16 de Octubre.
2. El hecho de que Millot responsabilice sobre todo a la madre por el estado de la progenie se desprende claramente de su defensa del sistema ovista de la generación: dentro del cuerpo de la madre están los gérmenes pre-formados del futuro ser, cumpliendo el padre el papel de “vivificar” esos gérmenes. Ese sistema es presentado por Millot en otro de sus libros, publicado en 1800: L’art de procreer les sexes a volonté, ou Système complet de génération. Allí daba los consejos sobre cómo elegir el sexo del futuro niño. Eso era posible porque los gérmenes de las niñas se alojan en el ovario izquierdo y los masculinos en el derecho...
3. De todas formas, un estudio de las páginas de Virey podría ser provechoso debido a que ese tratado de algún modo resiste a una deriva discursiva de su época. Sean Quinlan, en su libro The Great Nation in Decline. Sex, Modernity and Health Crises in Revolutionary France c. 1750-1850 (Ashgate, 2007), ha argumentado que los libros de Robert y Millot corresponden a un momento en que los discursos sobre la regeneración humana insisten, en eco con la disolución del fervor revolucionario, en los límites de la maleabilidad y en la importancia de los elementos constitucionales y hereditarios. Virey, en cambio, garantiza la pervivencia de un vitalismo en el que los límites entre lo interno y lo externo no son tan claros.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com