Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Hambre de ser

Extravíos del goce alimentario
  Por Daniel  Zimmerman
   
 
Los desarrollos psicoanalíticos clásicos acerca de la obesidad psicogénica y del comer compulsivo han coincidido en enfocarlos como expresiones clínicas de la regresión a una satisfacción oral. Tanto el excesivo tamaño corporal como la imperiosa necesidad de comer se explican como reacciones frente a una frustración, y que operan un retorno a esa fase temprana del desarrollo en la que prevalece la gratificación a través de la comida. La libido sufre un mayor o menor grado de regresión que apunta, en ambos casos, a la incorporación parcial del objeto de amor.

Lacan pone en cuestión esta perspectiva basada en la supuesta maduración de los estadios formadores de la libido. En el pasaje de una pulsión parcial a otra no hay en juego metamorfosis natural alguna. Ese paso no resulta de una evolución madurativa; es producto de la intervención de un factor ajeno al campo de la pulsión. Podremos reconocer el verdadero alcance del objeto oral a condición de reconocerlo como el vehículo de la demanda que se dirige al Otro.

Cuando el Otro es hambre
. El objeto oral no procura solamente la satisfacción de una necesidad; sostiene, además, la ligazón del sujeto con el deseo del Otro. ¿En qué consiste la demanda oral? Es la demanda de ser alimentado. ¿A quién se dirige? Al Otro. A la demanda de ser nutrido, el Otro responde con la demanda de dejarse nutrir. En la confrontación de esas dos demandas surge un inevitable desgarro; una fractura que, por una parte, se abre hacia donde, siempre velado, se localiza el deseo del Otro; y que, por la otra, hace lugar al punto de falta donde el sujeto se reconoce como tal. Crucial desencuentro entre demandas, pone en evidencia que en el terreno de la oralidad el Otro es hambre; hambre que, como advierte Lacan, es hambre articulada, es hambre que demanda.

El pecho no funciona solamente como fuente de un alimento inapreciable; introduce además la relación de la demanda del bebé con el deseo de su madre. Al darlo o rehusarlo, la madre pone en juego lo que concierne a su propio deseo. En tal sentido, Lacan objeta su condición en tanto objeto parcial: el pecho no debe ser tomado como una parte del cuerpo (considerado a su vez como objeto total) sino que está, respecto del cuerpo, en una situación aparte. Se trata de un objeto que escapa a la estructura imaginaria del cuerpo, para sostener efectos de corte.
Así, entonces, es preciso concebirlo como un objeto separable, que se puede perder. El corte propio del destete prefigura la castración en la medida en que ese corte hace posible la puesta en función del pecho como causa para el deseo. El bebé se separa del pecho, podríamos decir, impulsado por un deseo de destete.

El apetito del Otro. La hipótesis de una “nostalgia regresiva” como explicación para la impulsión a comer ha llevado a catalogar este padecimiento, sobre todo cuando se presenta en forma reiterada y crónica, dentro de las llamadas personalidades fronterizas o patologías borderline.

Tal el caso de Meli, una adolescente a punto de terminar el colegio secundario, que llegó a consulta con esa etiqueta diagnóstica. Muy inteligente y aguda, a veces en extremo sarcástica, Meli es apreciada por sus amigos como una versión femenina y porteña del cineasta Woody Allen. Desde el divorcio de sus padres, vive con su madre y un hermano menor; el padre reside actualmente en el exterior.
Según el relato de la madre, Meli alterna períodos de “bajón” en los que duerme poco, deja de comer y baja su rendimiento escolar, con estados de “euforia” en los que come de más y consume alcohol en exceso, sobre todo los fines de semana. A su turno, Meli refiere el agobio por las permanentes discusiones con la madre, especialmente a propósito de su nueva pareja. En cuanto al consumo de alcohol, lo que a ella le preocupa es que ese estímulo que utiliza para desinhibirse, la lleva generalmente a convertirse en un grotesco hazmerreir para sus compañeros.

Un domingo, después de reiteradas excusas y postergaciones, Meli acepta la invitación a comer un asado al country del padrastro. Se despierta más temprano que de costumbre y, siguiendo sus detalladas instrucciones, se embarca en el ómnibus de media distancia dispuesta a hacer las paces con la familia. Al llegar, entra a la casa por la puerta de la cocina y ve sobre la mesa, entre las cosas para el almuerzo, su postre preferido: la “chocotorta” que su madre acostumbra cocinar para las ocasiones especiales.

Los anfitriones conversan junto a la parrilla sin advertir su llegada. A escondidas, Meli alcanza a escuchar la serie de advertencias e indicaciones que la madre imparte a su pareja para que nada se salga de carril: “vos ya la conocés; con Meli, nunca se sabe…” Llena de bronca, Meli toma la bandeja con la torta y, sin revelar su presencia, sale precipitadamente de la casa. Mientras corre hacia la salida del country para tomar el colectivo de vuelta, da furiosos mordiscones a la torta hasta terminarla.

El accionar de Meli, ¿no confirma acaso su regresión a una fase de desarrollo libidinal incompleto? El atracón de “chocotorta” vendría a consolar y compensar la frustración emocional; su voracidad sería la elocuente manifestación de una agresividad expresada en una forma puramente oral. A nuestro juicio, no se trata de frustración alguna sino de una tentativa, sin duda sintomática, de aislar un objeto indispensable para su constitución subjetiva.
Para Meli, el corte entre el Otro y el objeto oral no se ha conformado verdaderamente. A la búsqueda de un testimonio de amor por parte de la madre, Meli se confronta con su saber inamovible; un saber que no es otra cosa que una manifestación de goce.
Meli precisa despedazar la consistencia del imperio materno; darse un atracón, en cambio, es entregarse ella misma como bocado para su apetito insaciable. A nivel oral, el pecho sostiene la apuesta del sujeto por su deseo; pero sólo como objeto perdido habilita el encuentro con un goce diferente al que el Otro le demanda.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | El Nombre del Padre –del mathema al poema–   de Mara Borgatello de Musolino (Letra Viva, 2015)
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | El estatuto del acto 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | La declaración de amor * 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Jugarse la vida 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | La práctica analítica y sus fundamentos 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El sueño del "hombre de las horas", revisitado 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | En la oscuridad del cine.  (20º entrega)
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Abordaje psicoanalítico de pareja y familia.  De Stella Maris Rivadero (comp.), Letra Viva / Centro Dos, 2005
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Cuando la película se detiene  (19º entrega)
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | El rugido del león.  (18º entrega)
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Un erotismo extremo 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | El escudo de la reciprocidad 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Lo que no se dice 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Las necesidades del imperio.  
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | El amor y el rico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El territorio del duelo 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Cosas mudas 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | La dimensión del gesto 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | Los incovenientes del encanto 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | El esclarecedor de enigmas 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | La regla del juego 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Lacan con Buñuel 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | La solución de Monsieur Verdoux 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | El objeto del sacrificio 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | El libro de la deuda 
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | La dulzura de vivir 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | La entrada en el psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Freud y la emigración 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Freud y la emigración (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | ¿Qué sucede en el acto analítico? La experiencia del psicoanálisis  Roberto Harari, Lugar editorial, Buenos Aires, 2000
» Imago Agenda Nº 48 | abril 2001 | Mañana en la batalla piensa en mí.  Un rato de angustia*

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com