Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Irreverencias de la familia freudiana.
  De Esquirol a Lacan (segunda parte)
   
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. Mientras Morel perdía su paciencia con Éduoard, la Académie Royale de Médecine de París comunicaba que el premio Civrieux sería otorgado a la mejor memoria referida a la influencia de la herencia en la producción de la sobreexcitación nerviosa. El concurso sustanciado en 1843 favoreció la publicación de los primeros trabajos acerca del rol de lo hereditario en el terreno de las enfermedades mentales. Así, en 1845 verían la luz dos de los trabajos galardonados en aquella ocasión, redactados por Élie Gintrac y A.-J. Gaussail. La obra de Gintrac, ganadora del primer premio, fue publicada en las memorias de la academia1. El segundo puesto, de 600 francos, fue para Gaussail, cuyo aporte aparece en forma de libro2.

Nos interesa fundamentalmente subrayar que si las obras de Gaussail o Gintrac merecen figurar en la proa del movimiento hereditarista de la psiquiatría decimonónica, ello no responde simplemente a que inauguran una doctrina, sino esencialmente a que ponen a punto el mecanismo de genealogización merced al cual todos sus continuadores demostrarán el carácter ineluctablemente hereditario del sufrimiento nervioso. De hecho, ante la falta de una teoría orgánica y coherente referida a la herencia, y ante la fragilidad del apoyo que podía otorgar la estadística a los fines de fundamentar una concepción hereditarista de ese dominio, dadas esas inconsistencias, decimos, no queda sino el recurso versátil de apilar y reproducir recuentos genealógicos que apuntan a ilustrar que cualquier anomalía actual es fruto de los desequilibrios o enfermedades de los antepasados. Así, toda la obra de Gaussail se resume en la descripción de 102 casos –45 de los cuales fueron observados directamente por el autor (p. 239)–, y cada una de esas anamnesis responde a un esquema equivalente: primero una descripción de los síntomas del paciente, y luego un breve párrafo que señala tal o cual particularidad de algún familiar del enfermo, operando el supuesto que esa mención, por más superficial que fuere, basta para demostrar una trasmisión hereditaria. Lo antedicho se refleja claramente, por ejemplo, en la primera de las observaciones de la obra. Se trata del primer caso de sobreexcitación neuropática general. M. L. es presentado como un antiguo farmacéutico de 70 años, aquejado por espasmos y síncopes. Luego de la enumeración de esos y otros síntomas, Gaussail agrega: “El padre de M.L. era de una constitución eminentemente nerviosa; reaccionaba violentamente por la causa más ligera. Una de sus hermanas, soltera, fue y es aún aquejada de ataques de nervios.” (p. 84). Veamos qué sucede, por caso, en la observación XI, incluida en la sección acerca de las afecciones espasmódicas de los órganos de la respiración. Se trata de una joven de 22 años, de salud delicada, muy impresionable, abatida por intensos y frecuentes ataques de asma. Su anamnesis desemboca en el siguiente comentario: “El padre y sobre todo la madre de esta joven no han padecido jamás ninguna enfermedad nerviosa; pero uno y otro están dotados de una sensibilidad que raramente se observa en la clase obrera, a la cual ellos pertenecen, y que denota evidentemente la predominancia del sistema nervioso.” (p. 105).

DOS. Una pista de cuán equívoca podía resultar la definición de la herencia alrededor de 1840 puede ser hallada en una larga nota al pie de la memoria de Gaussail. Allí el autor afirma que en sus manuscritos de 1837 y 1841 –enviados a sendos concursos del premio Civrieux, referidos, aparentemente, al tópico que se reiterará en la convocatoria de 1843– había aproximado y hasta confundido la influencia que la menstruación de las nodrizas tienen sobre el niño de pecho y la influencia específica de la herencia (pp. 264-265 n.). Cincuenta años más tarde, un médico en Viena cometerá un desliz formalmente equivalente. A partir de algunos retazos de los discursos de sus pacientes Freud concluirá que las neurosis se deben a seducciones cometidas por nodrizas y criadas –y lo dice a viva voz, y para espanto de sus colegas, en tres escritos de 1896–. Poco después, sin dar mayores explicaciones, suplanta a esos personajes subalternos de la economía hogareña, y ubica nada menos que a los progenitores como presuntos abusadores de las criaturas. Lo que era la denuncia de unos toqueteos escandalosos se transforma en una nueva forma de concebir las transmisiones generacionales, pues la causa de las neurosis sigue cifrándose en la familia, pero ahora se trata de fantasías y legados fantasmáticos.

Muchas veces se ha observado que la sangre es la representante más clara de los alcances y los poderes que se prestaron a la herencia en el siglo XIX. Las historias que aquí presentamos nos empujan a proponer una figura sustitutiva o al menos complementaria: la leche. ¿Por qué? Pues ella manifiesta con más claridad que las disquisiciones acerca de lo hereditario, y luego sobre lo familiar, hacen a una entidad que es producto de una economía política y no de una heráldica.

TRES. El temprano freudismo explotó, por momentos de manera poco reflexionada, la familiarización de la enfermedad propiciada por la teoría del Edipo. Es así que se comprende la importancia de Lacan en la historia del psicoanálisis. En efecto, a través de su colaboración de 1938 a la Encyclopédie Française, él venía a dar estatuto de concepto al elemento que, omnipresente e imprescindible en el sistema psicoanalítico, nunca antes había sido abordado con un cuidado tal: la familia. Oscar Masotta, en el prólogo a la edición castellana, lo captó sin dificultades: “Imposible resumir, por lo demás, la capacidad de convicción de un texto que, por un recorrido riguroso a través de imagos y complejos, abre sobre la idea psicoanalítica de base: la inherencia del sujeto a la familia –más acá del relativismo de las culturas–, que constituye siempre su acceso a la profundidad de lo real”3
______________
1. Gintrac. E. (1845) Mémoire sur l’influence de l’hérédité sur la production de la surexcitation nerveuse, sur les maladies qui en résultent, et des moyens de les guérir. Mémoires de l’Académie Royale de Médecine, Tomo 11, pp. 193-382. París: Baillière, 1845.
2. Gaussail, A.-J.-M. (1845) De l’influence de l’hérédité sur la production de la surexcitation nerveuse, sur les maladies qui en résultent, et des moyens de les guérir. París: Baillière.
3. Masotta, O. (1978) Prólogo. En Jacan, J. (1938) La familia. Barcelona: Argonauta; cita de p. 10; subrayado en el original.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com