Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   ¿Qué hay de nuevo viejo?

Otros dioses
  Por Mario Pujó
   
 
El carnaval constituye una verdadera fiesta en el sentido freudiano, al punto de presentarse popularmente como su paradigma. Implica la cancelación transitoria de ciertas prohibiciones, el levantamiento de algunas inhibiciones que regulan el comportamiento social, promoviendo el contagio de una suerte de embriaguez colectiva, al ritmo de danzas, cánticos e instrumentos musicales en el que los desfiles, las máscaras y disfraces contribuyen a la permisividad y el descontrol de quienes se prestan a participar en él. Asociado íntimamente al cristianismo −suele celebrarse inmediatamente antes de la cuaresma−, es aceptado el origen pagano de su celebración. No se trata entonces tanto de la debilitación provisoria de la vigilancia de dios sobre el comportamiento de sus fieles [la etimología reenvía a carne-levare, “abandonar la carne”, prescripción ritual durante los viernes de cuaresma], sino del retorno festivo de algunos luminosos destellos de politeísmo: el homenaje a los dioses Saturno y Pan durante las escandalosas saturnales y lupercales romanas, y, sobre todo, la práctica de las bacanales, el culto a Baco o Dionisio, dios del vino, el más querido y mejor festejado desde la Antigüedad. Durante un tiempo preestablecido, ciertas restricciones eróticas son aligeradas en el plano del contacto y la exhibición de los cuerpos, llegando a suspenderse temporalmente en determinadas culturas los deberes sacramentales relativos al matrimonio. Exaltación lúdica e inofensiva que, entre muchas otras cosas, permitiría incluso interrogar los supuestos beneficios de la adopción del monoteísmo por sobre el culto politeísta en la larga historia de Occidente. Porque si, como afirma Lacan, el monoteísmo se instituye como la condición de posibilidad de La ciencia [una aseveración popperianamente irrefutable], no es menos cierto que Freud atribuye a la invención del dios único el origen de las guerras religiosas.
La reflexión viene a cuento, cuando lo que la motiva es la restauración de aquellos históricos feriados de carnaval, no casualmente suspendidos por la dictadura criminal más represiva de la que nuestra sociedad tenga memoria. La recuperación de ese festejo milenario hace explícito la superación del temor a la multitud, a las reuniones masivas, los festejos populares, ese miedo a los desmanes que hace poco más de una década y en plena vigencia de la democracia, frustró la anhelada celebración del ingreso de la humanidad al segundo milenio de nuestra era. Lo que permite avizorar adicionalmente la reincorporación de nuestra comunidad a la tradición de murgas, tablados y llamadas, candombe, scolas do samba y diabladas a la que perteneció históricamente desde los tiempos de la colonia.
Sólo que otras multitudes, otras insurgencias, expresiones populares y clamores de sublevación marcan la hora de la actualidad, desde Túnez a Bahrein, pasando por Argelia, Marruecos o Egipto, e imponiendo la sombría posibilidad de una guerra civil en Libia. Una verdadera rebelión que no puede sino suscitar una simpatía generalizada, pero sobre la que sería aún hoy demasiado apresurado pronunciarse. Sobre todo cuando lo que está en juego son inabarcables reservas de petróleo de interés mundial, y la hipótesis de un conflicto que se eufemiza bajo el nombre de una supuesta “guerra de civilizaciones”.
«Al-Carnaval». Otra vez, en penumbras, como un giro posible de la historia, la silueta temible del dios único, omnipresente, inclaudicable. No ya la ebriedad lúdica del elogio a bellos dioses paganos. Cuando la pobreza, la marginalidad, la desesperación condena a los pueblos a la indignidad de la peor de las miserias, la miseria simbólica, puede surgir ex nihilo el grito mudo del símbolo puro, irrepresentable e impronunciable, el del nombre de dios. Es lo que el Islam invoca en su Al-Akhbar: Dios, el más grande. 
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | LA TERAPIA TE VE 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | ¿Crímenes o pecados? 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Trauma y elaboración 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | … y el nuestro 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Toponimia 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Pandora. Un caja de sorpresas 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Contingencia 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | El color del dinero 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Recuerdos del futuro 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Crepúsculos 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Descenso 
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | Misteriosa Buenos Aires 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Mister Bin 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | El desastre nuclear: Una pesadilla de Kurosawa 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Artaud 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Sable corvo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Diversidad 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Gitanos 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Célibes 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Jabulani y vuvuzela 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Actos del bicentenario 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Mater certissima 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Enredos sociales 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La fábrica de chocolate 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Final de juego 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Para una izquierda lacaniana ...  Jorge Alemán dialoga con Mario Pujó sobre temas tratados en su último libro* publicado recientemente en Buenos Aires
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Boquitas pintadas 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | La mafia de los medicamentos 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Diálogo 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Chiquita 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Lo infarandulizable 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Normalidad de la anormalidad 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Redistribuir la realidad 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | La fertilidad y la especie 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Causalidad cerebral y experiencia analítica 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Uso y usufructo del cuerpo 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Botox 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | El hombre celular 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Después de Freud 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | La república sacrificada. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Breve brevedad 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Nagasaki, mon amour 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Médico de almas 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | By Pass 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Terapia intensiva 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Lo incalculable 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Psicoanálisis y tecnociencia 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Mal de época 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | Reinventar al analista* 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com