Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Cine

La ventana indiscreta
  Por Claudia Zaiczik
   
 
El psicoanálisis y el cine hacen una buena dupla. La película no tiene existencia en la pantalla sino en el espectador que la piensa, la hilvana y le encuentra una lógica a la sucesión de figuras en movimiento articuladas a un discurso. Más allá de la convenciones simbólicas compartidas que permiten cierta lectura de la obra, cada quien la mirará desde su imaginario imprimiendo en ella emociones, recuerdos, criterios, prejuicios. Una película que volvemos a mirar pasado un tiempo, la pensamos distinto, nos conmueven otras cosas, vemos algo que no habíamos visto, ya es otra película.

Lo mismo ocurre en un análisis. Editamos de diferentes maneras la misma historia, una y otra vez, y no vemos con los mismos ojos a los actores que la protagonizan en las sucesivas versiones. Los cambios de edición, es decir, el lugar donde se corta la escena, modifica toda la película.
Para disfrutar a pleno, nada como el cine. Hay otras maneras de ver films, pero la oscuridad, el silencio, la obligación de apagar celulares, la pantalla gigante, agudizan el placer de poner el mundo entre paréntesis. Esto, sumado a la pasividad motriz, produce una suerte de retraimiento narcisista, una “regresión infantil” como la llaman los autores del excelente libro Estética del cine.1 Se refieren a cierta exacerbación emocional que se despierta en ese estado oniroide al que nos entregamos. Hay gente que dice poder llorar sólo en el cine.

Por un rato nos olvidarnos de quienes somos para ser otros, esto implica un enorme descanso. Pero no nos olvidamos del todo, nos vemos allí reflejados en personajes o escenas, en otros que viven lo que hemos vivido y nos alivia no sentirnos tan solos. Pero también gozamos viéndonos en el que nos gustaría ser, y en el villano sin pagar ningún precio, sin arriesgarnos a nada, el protagonista lo hace por nosotros. Otra identificación que se pone en juego en el cine es con el “objeto mirada”2, con la cámara y el ojo del director; un ejemplo sería cuando en alguna escena de suspenso, cámara subjetiva, vamos subiendo la escalera, peldaño por peldaño, ubicados en los mismísimos zapatos del personaje que lo está haciendo. Hay un juego intermitente de inclusión y exclusión, la pantalla nos refleja y a su vez, en su opacidad nos excluye.

Hay algunos directores que no tienen ninguna consideración con el espectador, y lo incomodan, lo enfrentan con su división. Como dice Zizek3, Hitchcock provoca una trampa identificatoria. “Suscita en el espectador un deseo sádico de ver aplastar sin misericordia al malvado… goza con eso…y en cuanto el deseo se realiza, retrocede con vergüenza... lo confronta con la naturaleza contradictoria, dividida de su deseo.”
“El espectador se identifica consigo mismo como pura mirada…como si fuera un testigo sin sustancia y los acontecimientos se produjeran con independencia de su presencia pero Hitchcock lo obliga a interpretar el deseo que opera en su mirada aparentemente neutra”.

Muchas veces la risa aparece como descarga de la tensión pudorosa que se produce cuando vemos en la pantalla desplegada nuestra intimidad.
La pantalla es La ventana indiscreta4, tomando el nombre de esta genial película, espiamos como voyers fascinados por una ventana y de pronto, vemos algo de nuestro mundo aparecer ahí. Ningún arte mejor que este nos permite homologar la perspectiva del sujeto frente a la pantalla con la posición tercera frente al entramado fantasmático. Nos vemos haciendo con nuestro objeto en el fantasma así como vemos al personaje haciendo con su objeto en la pantalla.
Cuando un psicoanalista habla de alguna película, se ocupa con frecuencia de despegarse del incómodo y falso reducto del psicoanálisis aplicado. Se trata por el contrario, de servirse del film para ver surgir allí una verdad, una verdad en su estructura de ficción. Servirse del cine es una manera de enriquecer su praxis, servirse del arte que dice de la belleza y de lo indecible. El psicoanálisis comparte con el arte la curiosidad erótica por ese oscuro objeto del deseo.

zaiczik@hotmail.com



1 Aumont, Bergala, Marie, Vernet. Estética del cine, cap 5. Editorial Paidós
2 Aumont, Bergala. Marie. Vernet. Obra citada.
3 Slavoj Zizek. Todo lo que usted quiso saber sobre Lacan y nunca se atrevió a preguntarle a Hitchcock.
Editorial Manantial
4 La ventana indiscreta. Alfred Hitchcock. Usa. 1954.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La muñeca que murió virgen y devino sexual 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Vértigo: el miedo a la tentación  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La escritura del acto en una película coreana 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eros no entiende razones 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Crimen y castigo 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Dos versiones del Padre 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Cuando la consistencia es dolor  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Atados 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | HISTERIA : comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | OBSESIÓN: comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La verdad de lo verdadero 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo Unheimlich 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La causa de la gracia  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Al borde del desborde 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Alto voltaje 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | “No hay punto, ese es el punto”1 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La peligrosa pretensión de hacer posible lo imposible 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Por siempre Elvis  Elegir morir. A esto quiero referirme.

 

 
» Lacantera Freudiana
Cuando la clínica interpela a la teoría  Sábado 23 de noviembre 15 a 17 hs • Actividad abierta y gratuita
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com