Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Un relámpago de apertura sobre Jacques Lacan.
  Sobre el Portrait silencieux de Jacques Lacan de Claude Jaeglé (Paris, Puf, 2010)
   
  Por Jean  Allouch
   
 
Si hay un escrito que debería un día servir de prefacio a una todavía improbable versión crítica de las Obras Completas de Jacques Lacan, sería este. En ciento cincuenta breves páginas, tenemos la más aplicada de las introducciones. “Introducción” ¿qué quiere decir? Que no se lee más Lacan de la misma manera después de haber tomado nota del “Retrato silencioso” que hizo Claude Jaeglé. Y particularmente que: uno está a partir de él, advertido de que está excluido entender, escuchar (entendre1) a Lacan sin escuchar los registros de audio de los que disponemos al menos a partir del año 1962. Antes de sumergirse en las arcanas transcripciones de los seminarios y de romperse los dientes sobre los escritos que Lacan mismo presenta como ilegibles condensados (harissa2 sin couscous ni verduras), cualquiera que quiera leer hoy a Lacan no podría estar mejor informado que entrando en la obra por esa puerta.

Allí se percibe como en un efecto de flash, de relámpago, ciertos trazos estilísticos son también puntos de doctrina. Así, mientras que Jacques Derrida, de preámbulos en preámbulos no comienza jamás, otro maestro Jacques, Lacan de apellido, de postergación en postergación no entregaba jamás conclusiones (no lo hacía más que de mala gana, incluso corrigiéndose inmediatamente) ¿Tendremos allí la razón de su prolijidad? ¿El feliz o molesto vehículo de su heterotopía? ¿Qué diríamos de un pintor que no hubiera dado nunca el último toque a sus cuadros, los que sin embargo, hubieran sido expuestos? ¿De un músico de sinfonías todas inconclusas y, sin embargo, ejecutadas? ¿De un Francis Ponge que, publicando sus borradores (La fabrique du pré), se hubiera abstenido de llevarlos hasta una versión reconocida como definitiva? Es sin embargo a algo de este orden, a lo que Lacan se avocó, mientras que solo la muerte ha puesto un término a sus asiduas inconclusiones (de sus explicaciones, de sus frases, del año del seminario, del conjunto de los seminarios). ¿Cómo explicarlo?

Hacía falta un abordaje resueltamente lateral de la obra lacaniana para llevar a la luz un fenómeno tan extraño; hacía falta un sesgo (que justamente no sesgue): dejar de lado, al menos un tiempo, lo que se presenta en la obra como una red de conceptos que numerosos diccionarios y sabios estudios se esfuerzan en establecer, descuidar los grafos, los esquemas, los objetos topológicos y otros matemas, y tampoco localizarse sobre las fórmula sorprendentes, inesperadas, inquietantes dirigidas a una repercusión inmediata y durable, aunque Lacan mismo las ha inmediatamente matizado, incluso recusado. No, es sobre otro ángulo que era perceptible, en Lacan, la convergencia spinoziana de los enunciados (de las tesis) y de su enunciación (la manera de informarlos). Y Claude Jaeglé supo encontrar este otro ángulo.

¿Cómo lo hizo? Vio los raros registros que circulan, pero sobre todo se puso a oír activamente los seminarios sin focalizarse sobre los sentidos vehiculizados. Así saltan a la oreja, como tantos elementos significativos, los silencios, las frecuentes garrasperas, los alaridos, los bramidos, las tonalidades (colérico, exasperado, despreciativo, burlón, cansado, furibundo, sarcástico, marcial o aún dulce o divertido), las variaciones de intensidad, los ritmos de la frase (a menudo lentitud de la dicción, lentificado sobre las sílabas) las frases inacabadas a fuerza de desvíos, la insistencia sobre el ceceo y los silbidos, los choques ejercidos sobre las percusivas, las suspensiones, las redundancias, las insistencias, los relanzamientos, los juegos homofónicos, los neologismos, etc. Claude Jaeglé lo observa todo esto de manera aplicada; cronómetro en mano para los silencios (diez segundos y medio, a veces también treinta, aunque lo normal es cinco), mientras su lápiz anota la frecuencia; escuchas aleatorias de decenas de horas de registro; observación atenta de los gestos payasescos o trágicos, en el caso de los videos. Los conceptos en Lacan son de carne. Lejos de hacer red, son móviles, provisorios, son transportados por una “malla abierta”. Sin embargo orientados por una razón de orden matemático, el discurso de Lacan no juega el juego que se espera de un sabio (discreción, borramiento, modestia). Su palabra es como su cigarro: torcido Lévi-Strauss podía oír un “poder chamánico”, Foucault “música”, Althusser, una “voz ensordecedora”.

¿Quién era entonces Jacques Lacan? Jaeglé abrocha muchos rasgos, pero el que se desprende netamente, que da cuenta de las modalidades de una palabra teatralizada y de su inédito suspenso: Lacan era “hijo de la sorda”. Dirigirse a ella, eso encoleriza y en cólera estaba Jacques Lacan, el seminarista –lo que no le saca nada a su gentileza, por otra parte, particularmente allí donde él era consultado–. Viene como un leitmotiv a lo largo de todos los seminarios una preocupación: “¿Me escuchan en el fondo? ¿Me escuchan?” Y bien no, en el fondo no se lo escucha, ni tampoco en la primera fila. Sin embargo es él el que se muestra en primer lugar advertido de esta sordera que a la vez lo angustia, le molesta y lo pone a trabajar en una tentativa desesperada de solucionarla, razón por la cual la expresión toma prioridad respecto del contenido del pensamiento. Todo sucede como si él lo supiera a priori, y lo dice a su público (“Ustedes escuchan, yo hablo a los muros!”) no cambia nada. ¿Pero por qué entonces esta rareza de dirigirse a sordos, de una dirección sorda cuando habla, en alguien que consagra lo más claro de su tiempo a escuchar? Esto se debe a su enseñanza, que hace depender a la palabra de la recepción que le está reservada, así como un libro no es nada salvo las lecturas que se han hecho de él. Pero esto se debe también a lo que esta enseñanza comporta de un mensaje singularmente retorcido. Si este Otro al que se dirige ese mensaje y del que ese mensaje depende es como una oreja agujerada, y tan diferente en eso de una oreja, no puede acordársele existencia ¿Cómo hablar, a pesar de todo? ¿Cómo hacer saber que ningún lugar es susceptible de recibir el saber? “Mis alumnos –larga un día Lacan–, si supiesen donde los llevo, estarían aterrorizados”.
En efecto en una cultura donde la apertura al otro está, al parecer, tan valorada ¿Por qué decimos “cierre relámpago”?



Traducción del francés realizada por Graciela Graham
(gracielagraham@gmail.com)
1. En francés “entendre” tiene los dos sentidos: entender y oir
2. Salsa harissa, es una especie de pasta típica de Marruecos y se obtiene de triturar pimientos rojos dulces y picantes secos, ajos prensados, cilantro, comino, alcaravea y aceite de oliva.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Falsos amigos... ¿Autodestrucción del psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Despatologizaciones: homosexualidad, transexualidad… ¿otra más? 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Antropotropismo 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Jacques Lacan desmantelando su propia clínica 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La princesa, el sabio y el análisis (1) 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | El amor Lacan 
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Avergonzados 

 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com