Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Cine

La muñeca que murió virgen y devino sexual
  Por Claudia Zaiczik
   
 
Se trata de Lars y la chica real 1 . Esta deliciosa comedia a través del ridículo y la exageración, nos permite pensar acerca del objeto. Resumo el argumento. Lars es un muchacho al que se lo presenta tímido, con rasgos fóbicos. Vive al lado de su hermano y su cuñada embarazada y no acepta las reiteradas invitaciones a cenar, prefiere la soledad. En el trabajo hace su tarea sin mostrar interés alguno en el lazo con los otros. Hasta que un día un objeto que encarga a través de Internet le cambia la vida. Es una muñeca de siliconas de tamaño natural, una muñeca sexual. Pero él no la usa con esos fines, apenas la recibe, le toca el timbre al hermano y la presenta como su novia. Les cuenta la historia de Bianca, sí, la muñeca viene con datos de filiación: es danesa, huérfana, se crió con monjas misioneras. Como es religiosa, Lars les pide si ella puede dormir en casa de ellos, ya que no le está permitido dormir con un hombre antes del casamiento. El hermano no puede creer lo que está viendo y escuchando, se desespera. La cuñada encuentra una forma inteligente para llevar a Lars a que lo vea la médica de la familia, que también es psicóloga. Le dice: “no la veo bien a Bianca, quizá el estrés del viaje, le pediré una hora a la Dra. Berman para que la vea”. Lars acepta, consiguen una silla de ruedas y en ella desplazan a Bianca de acá para allá.
La Dra. Berman hace pasar a su consultorio a Lars que entra con Bianca en su silla. Le toma la presión a la muñeca y le dice a “su novio” que deberá llevarla todas las semanas para hacer un tratamiento. Así lo hace, y mientras Bianca descansa y esperan que le haga efecto la medicación, ellos charlan en el consultorio contiguo. La Dra.muy relajada, lejos de medicarlo, mientras come su lunch, casi como al pasar lo escucha.
Cuando la médica habla con el hermano y la cuñada, después de hacerles algunas preguntas les dice: no creo que sea una psicosis, es un delirio. Por ahora, síganle el juego.
La gente del pueblo se acostumbró a ver a Bianca sentada en el auto con el cinturón de seguridad puesto y en la sala de espera de la Dra. Un día se reúnen para ver si aceptan a Bianca en la Iglesia, después de una breve discusión el cura pregunta: ¿Qué hubiera resuelto Jesús? En la escena siguiente, Bianca está sentada en la Iglesia junto con las personas que por amor a Lars, la aceptan como a una más. La cuñada la baña, le presta ropa de abrigo. La peluquera del pueblo le pide que la lleve para modernizarle el look.
Lars se ve cada vez más contento. Lleva a Bianca al lugar donde jugaba de chico, le cuenta cosas, canta. Pone esmero en vestirse, acepta gustoso las invitaciones a cenar a casa del hermano acompañado con Bianca y se divierte más con los compañeros de trabajo. Empieza a mirar, a detener la mirada en Margó, una compañera de oficina.
Una vecina habla con Lars, le dice que Bianca se debe aburrir mientras él trabaja, y le consiguen un voluntariado en un colegio. Los niños contentos de tener una muñeca de ese tamaño sentada en el aula. La intención, obviamente es separarlo un poco de su chiche.
Mientras Bianca trabaja, y tiene reuniones que le inventan los vecinos, él empieza a salir con sus compañeros, con Margó, aunque le dice que él no la quiere confundir, porque tiene novia. Tener novia le permite acercarse, darle la mano, venciendo su fobia al contacto físico. Decía que cuando lo tocaban, le dolía la piel, como si lo quemaran. Van a un baile, él con Bianca, Margó con un novio que claramente no le gusta, pero dice estar con él para no estar sola, es claro que quiere darle celos, y lo logra. Días más tarde ella le cuenta que dejó a su novio.
Lars sigue hablando en los encuentros con la Dra. Le cuenta que Bianca es huérfana, su madre murió cuando era bebé, pero ella quiere ser normal, que la traten como a alguien normal. Cuando la Dra. le dice que la historia de Bianca es parecida a la suya (la mamá de Lars murió en el parto) le cuesta respirar, se ahoga .Después de haber salido con Margó, un día le cuenta que le pidió matrimonio a Bianca pero ella le dijo que no. Quizá no dijo que no, reflexiona Lars, quizá no dijo nada.
El idilio con Bianca empieza a resquebrajarse, él le grita, le dice que no le gusta que ella salga tanto porque le da miedo que no regrese.
Un día, cuando va a la habitación de Bianca a darle el beso matutino, Lars grita desesperado: ¡no se despierta, está inconsciente!. Llaman a una ambulancia, van al hospital. La Dra. la revisa y dice que está muy enferma, pero es mejor que pase sus últimos momentos en su hogar. Otra vez nos sorprende la astucia clínica de esta mujer: él debe “darle muerte”, no ella. En su casa, él se acuesta a su lado, la cuida, le pone paños fríos. Cuando la da por muerta, por primera vez la besa en los labios.
La entierran con ceremonia y todo. Va todo el pueblo, están tristes por él. Se queda solo con Margó frente a la tumba de Bianca. Él dice: ella me pidió que no estuviera triste, todos dicen que mejoraré con el tiempo. Margó dice: nunca habrá nadie como ella. Él pregunta: ¿querés dar un paseo? FIN
Se trata de un objeto fetichizado. Es cierto que él lo hace hablar, de allí que la doctora lo tome como un delirio, pero me referiré a la función que este objeto Bianca toma para él.
En un comienzo Lars no se desprende de su objeto transicional: una mantita celeste que le tejió su mamá mientras estaba embarazada de él, la usa de bufanda, no se separa de ella. Cuando llega Bianca, se la saca del cuello y se la pone a ella en las piernas para abrigarla. Luego, no aparece más en el film, Bianca la reemplaza.
Hay juguetes aceptados socialmente que el director no se priva de mostrar, intentando despojar de ridículo a la muñeca protagonista. El compañero de trabajo tiene muñecos articulados que cuida de manera meticulosa y Margó un osito de peluche. Para hacerle una broma, una vez, los compañeros le ataron al osito una cuerda alrededor del cuello, y ella llora muy angustiada como si no se tratara de un peluche. Siempre se trata de otra cosa, sino ¿Cómo se podría tenerle cariño a un objeto?
Bianca se convierte en un refugio. Su sola existencia le permite dejarse tocar, ella lo salva, le permite entregarse, un poco, no todo porque “tiene novia.” Pero sin la intervención de tres mujeres reales, Bianca no hubiera podido lograrlo. En primer lugar, no le exigen desprenderse del objeto y esto permite que él lo haga.
La cuñada (que no casualmente está embarazada) funciona como una madre. Sabe leer la función de la mantita y se la lava con amor. Respeta a Bianca como lo hacen las madres con los amigos imaginarios de sus hijos, cuando les hacen lugar en la mesa o en el auto. Entiende de qué se trata y pide ayuda a quien corresponde.
La doctora, lejos de ponerse en un lugar psiquiátrico de saber, lo escucha. Recibe al objeto moribundo pero se lo devuelve para que él lo duele en el tiempo que necesite.
Margó: ella lo quiere chiflado como está. Lo habilita desde su posición femenina, en tanto que está dispuesta a ser el soporte de su fantasma, lo convoca como hombre.
Veamos la función de “la chica” en el duelo que realiza el protagonista. El objeto siempre se constituye sobre un fondo de angustia, hay algo que de manera irremediable se pierde. La mantita funcionaba como objeto transicional, pero lo transicional no es el objeto en sí mismo, sino el uso que se haga de él; debería ser transición hacia un corte. Pero fue necesaria Bianca, objeto fetichizado, para acceder al trabajo de duelo en el que se constituya un objeto de deseo, un objeto que pueda perderse.
A medida que se separa y va “matando” al objeto, se mitiga su síntoma fóbico de ser tocado. Permite que algo lo toque, le “pegue fuerte” de manera que sucumba la posición infantil para dar lugar al hombre.
¿Cómo podría Lars hacer el duelo de una madre que no tuvo? Lo que debe duelar es esa parte suya que está en juego allí: el niñito huérfano; es simbolizando esa pérdida que podrá investir otros objetos.
La dialéctica del deseo hace que el parlaitre fetichice sus objetos, y esto se inscribe en lo simbólico de modo que “el otro imaginario incluye algo más que una persona”2. Si el objeto perdido “es una existencia tanto más absoluta que no corresponde a nada que exista”3, es de ese agujero en lo real, el falo, de lo que se trata en el trabajo del duelo.
Dos preguntas se hace el personaje como muestra de la rajadura de su certeza inicial. Una, cuando se anima a dudar de la voz del delirio: “Quizá no me dijo que no, quizá no dijo nada” y la otra cuando le pregunta al hermano: “¿Cómo te das cuenta que ya sos un hombre?” El hermano le da una respuesta con estilo un tanto obsesivo, le dice: “cuando hacés lo que otros esperan que hagas”. Las mujeres en cambio, lo llevaron hacia la pregunta.
Esta comedia se burla de las convenciones, de la moral pacata. La ética de la gente encantadora de este pueblo fue no apresurarse en concluir si Bianca era algo que debían aceptar o rechazar hasta ver las los efectos que tenía sobre Lars. Y en realidad, la muñeca le sirve para salir del encierro narcisista sólo a partir de lo que los otros hacen con eso, del lugar que le dan. No hubo madre, el padre en duelo hizo lo que pudo, poco, Lars tuvo que agrandar el marco en el que sólo entraban él y la mantita; inventó a Bianca, objeto eterno que no lo abandonaría, y al hacerla mortal, devino sexual. Logra enterrarla con el ritual necesario, como lo hacen algunos niños cuando se despiden de sus objetos infantiles. De la mano de la novia de ficción, Lars encontró su verdad.
Claudia Zaiczik
zaiczik@hotmail.com




(Endnotes)
1 C.Gillespie. Usa.2007
2 J. Lacan Seminario 6 clase del 15-4-59
3 J. Lacan Seminario 6 clase del 22-4-59
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La ventana indiscreta 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Vértigo: el miedo a la tentación  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La escritura del acto en una película coreana 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eros no entiende razones 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Crimen y castigo 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Dos versiones del Padre 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Cuando la consistencia es dolor  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Atados 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | HISTERIA : comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | OBSESIÓN: comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La verdad de lo verdadero 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo Unheimlich 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La causa de la gracia  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Al borde del desborde 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Alto voltaje 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | “No hay punto, ese es el punto”1 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La peligrosa pretensión de hacer posible lo imposible 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Por siempre Elvis  Elegir morir. A esto quiero referirme.

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com