Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Constelaciones Pulsionales
  De Edgardo Feinsilber (Letra Viva Editorial, 2011)
   
  Por Beatriz Mattiangeli
   
 
Más info de este libro Click aquí

El título de este libro ¿resume, condensa, expande? sin duda algo de todo eso.
El ensayista Michel Houellebecq dice tener siempre presente la afirmación de Schopenauer en cuanto a que la primera –y casi la única–, condición de un buen estilo es “tener algo que decir”, más por su parte lo completa humorísticamente, agregando que no siempre eso que se tiene para decir es importante para alguien más.1
En el caso de nuestro autor, él tiene inequívocamente algo valioso para decir, que nos concierne e importa, y eso que tiene para decir imprime el tono con el que a lo largo de este, su último libro, al que dio en llamar Constelaciones Pulsionales, vuelve sobre algunos desarrollos que lo movilizan desde hace un tiempo, los visita desde otro ángulo, los retoma de trabajos anteriores, los insufla de nuevos contenidos.
Sabemos que Lacan se apoyó en Buffón, para a partir de allí poder decir el estilo es el hombre… a quien este se dirige. Y Edgardo Feinsilber se dirige a un público interesado en el psicoanálisis, tanto en su procesamiento y despliegue teórico como en la labor clínica, que no se conciben sino juntas, lo que se concentra muy bien en la expresión que compartimos, praxis del psicoanalista.

Interesa particularmente el modo que tiene de avanzar, que no desdeña el aforismo, la precisión de la cita, el rodeo, la repetición en diferencia, el modo coloquial: “les anticipo”, “lo entiendo así”. No excluye el relato pormenorizado, el apólogo, el chiste oportuno iluminador de lo que quiere destacar, ni la re-visita de sus propios escritos o exposiciones. Cuando decimos avanzar, aludimos a un término con cierta particularidad en psicoanálisis, en tanto no es lineal ni de resultados prístinos o absolutos. Eso supone establecer cortes en una obra, periodizándola, para ubicar allí cada vez el sentido de determinados conceptos y su pertinencia doctrinal, y es en esta tarea minuciosa donde radica una de las preocupaciones, y al mismo tiempo logros, del autor.

Destacaremos tan sólo algunos de los numerosos temas que despliega a lo largo de 8 capítulos y una Addenda con tres apartados, las incidencias del analista, que apuntan al valor de lo singular del caso por caso, la lingüisteria, la escucha homofónica, la discriminación entre lo Real de la letra y lo Real del significante, el valor de la epifanía y la primacía del equívoco, la cuestión del nombre propio, el ‘hacerse un nombre’ en relación al procesamiento de los Nombres-del-Padre, aportando en este sentido lo que da en llamar constelaciones paternas, la transmisión en psicoanálisis, entre otros.
Se trata en principio de la propuesta constelación, que el autor despliega fundamentalmente en los terrenos de la clínica y de la ética, insoslayables al considerar una de sus preocupaciones centrales: desde qué lugar opera, cómo incide en una cura un psicoanalista.

Constelación como concepto, tal el vuelo que le diera Roberto Harari a este término en sus últimos desarrollos, a quien Feinsilber reconoce una vez más como maestro, alentando a considerar dicho término como punto de partida y no de llegada, poniendo en crisis el concepto de estructura, al abonar por un inconsciente desestructurado, o en palabras del propio autor, ya trabajado en un libro anterior y reenfatizado en este: “una estructura sin estructuralismo”.2
Entendemos que la posición en la que el autor se sostiene es la que subraya desde su lectura, cuando afina la traducción castellana de una frase de Lacan que se presentó tergiversada: “El destino de Freud es que el psicoanálisis no puede mas que caracterizarse como el proyecto de honestidad de nuestro tiempo”.3

Honestidad del decir en su caso, que no soslaya una ética, cual es la de que el psicoanálisis siga, y una constancia, evitar la desviación psicologizante que desvirtúe una doctrina.
Se palpa también la presencia y reconocimiento en este libro, de la comunidad psicoanalítica en la que se encuentra comprometido en su concepción de la política del psicoanálisis, la de su pertenencia institucional, la del lugar que asigna a los maestros, a los discípulos e interlocutores válidos. En ese marco, llama a intentar cada vez la transmisión del psicoanálisis, por una vía no identificatoria, sin olvidar que podemos tener “[…] pensamientos muy distintos pero encausados por una política”.4

Se escribe, nos dice –y por qué no añadimos, se lee, se discute– para “encontrar enigmas”,4 el autor no nos dice para “resolver” enigmas. Por extensión podemos decir que también esperamos de un libro que nos genere enigmas, tal vez uno de ellos es su extensa Addenda, que constituye la tercera parte del libro, libro vertebrado en este caso a partir de textos reunidos entre 2004 al 2009, y que nos permitimos sugerir, para una segunda lectura del mismo, iniciarla por allí, en tanto no se trata de un simple complemento que se adiciona, sino que permite reconfigurar el cuerpo del libro de otra manera.
Análisis de discurso o mejor praxis del decir, sostiene Feinsilber, definiendo un quehacer en el que llama a intentar superar las dos vertientes a nivel del discurso, uniendo estrechamente sonido y sentido, y haciendo otro uso de la metáfora. Praxis en la que está implícita otra posición (place) del analista.

Como analistas “no podemos abolir la dimensión del deseo”, nos dice, mojonando el punto de quiebre entre religión y psicoanálisis.5
De este modo va a centrarse en el vasto tema de la moral y la ética, y su especificidad en nuestro campo: “La ética en psicoanálisis implica una moral, pues de lo contrario sería una parte de la filosofía” afirma.
Desarrolla estas cuestiones a partir de un riguroso trabajo de comentario, revisión de traducciones y análisis de las llamadas Conferencias de Lacan en Bruselas, afirmando que no se concibe una sin otra (ética y moral), rescatando la moral de su degradación en ‘moralina’, en tanto “el fundamento de la moral es ético”, y restableciéndole al mismo tiempo su dignidad al afirmar que “la moral es la manera de ligarnos a la realidad que presentifica lo Real que le ha servido de causa”.6
A la verdad del dogma, desde cierta consideración de lo religioso- plantea oponer el origen mítico como axioma y punto de partida Simbólico, afirmándose en aquello que Lacan llego a decir en una de sus caracterizaciones de lo Real: “Lo Real también puede ser mítico”. En esta dirección no elude la cuestión de la responsabilidad, la que Lacan liga al sinthoma, a la obra con la que cada quien logra hacer a partir de su pensamiento --valor del pensamiento como causa, que en el orden de la dirección de la cura implicará poder entender lo inconsciente como l’une bevue (la una-equivocación) y no sólo como pensamientos-- que redunda en una invención.

Estas cuestiones se emparientan también con la noción de otredad, que Feinsilber trabaja destacando la necesaria diferenciación entre prójimo y semejante, “el Otro que cada uno logra hacer existir” en sus palabras, y que de este modo lleva a la posibilidad de un hacer con otros en una comunidad, o a la rivalidad paralizante y mortífera.
Meduloso y comprometido, para quienes lo lean por primera vez la ocasión de una lectura que entusiasma, para quienes ya conocemos su producción escrita, refresca el deseo de acompañarlo en su búsqueda.

Beatriz Mattiangeli

____________
1. M.Houellebecq, El mundo como supermercado, (Interventions, Paris, 1998) Los 40 de Anagrama, 2011.
2. E.Feinsilber, La soledad. Novaciones en el psicoanálisis, Letra Viva Editorial, 2009.
3. E.Feinsilber, Constelaciones Pulsionales, Letra Viva Editorial, 2011. Págs. 114 y 124.
4. Ibíd. Pág. 155.
5. Ibíd. Pág. 112.
6. Ibíd. Pág. 159.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com