Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Cine

Crimen y castigo
  Por Claudia Zaiczik
   
 
La pregunta por el bien y el mal atraviesa la historia del hombre marcando a mi entender, una divisoria de aguas entre quienes consideran que habría una respuesta universal y aquellos que prefieren y militan para que la pregunta siga viva.
La moral imperante en cada época y lugar, pretende diseñar el mapa de las fronteras que deben respetarse. Pero es tarea de cada sujeto establecer su posición ética que determine los límites y sufrir las consecuencias cuando por sus acciones éstos son franqueados.

El pecado, ya desde el mito bíblico es inaugural de la especie humana; y con él la necesidad de ser castigado y perdonado. Para Freud lo bueno es ser amado, lo malo, perder el amor. Pero el camino que nos conduce hacia “lo bueno” es sinuoso, contradictorio, a veces evitado, postergado o padecido.

El cine nos ha mostrado muchos personajes que habían sido "buena gente", habían transitando por la "buena senda”, hasta que alguna situación resultaba amenazante, los enfrentaba con la posibilidad de perder lo más valioso que tenían: el amor, la familia, la libertad, la dignidad; entonces los límites que hasta ese momento funcionaban, se debilitan.
Podemos como espectadores identificarnos con la debilidad del personaje, su temor a la soledad o al desamparo; incluso, podemos perdonar el egoísmo, la rivalidad, los celos desatados.
Pero hay otro Mal, otro que no deja rajadura, otro que se erige en Absoluto, que es el Mal de los que consideran que tienen la verdad sobre el Bien; que creen saber lo que es bueno para el otro, y piensan que el mal está afuera y hay que exterminarlo. Esos son los verdaderos canallas. Y el cine también los toma, no como figuras con las que podamos reflejarnos, sino que nos brinda la posibilidad de gozar viendo al villano, al menos en la ficción, pagar ante la justicia o morir en buena ley.

Dostoievsky le hace decir a uno de sus personajes: "Si Dios está muerto, si Dios no existe, todo está permitido". Lacan lo refuta: Si Dios no existe, nada está permitido. Dios existe y es inconsciente. Para que haya permiso debe haber ley y prohibición.
Tomaré dos películas, no hay villanos sino hombres que no están “libres de pecados”. En ambas Dios está presente (vehiculizando la pregunta como síntoma neurótico) y ausente (encarnando el más absoluto sinsentido).
Un hombre serio1 nos anticipa el tema nodal de la película a través de un breve relato que la antecede. En otra época: siglo XIX, y otro lugar: un pequeño pueblito polaco, una mujer le cuenta a su marido que una persona conocida estaba poseída por el diablo. Cuando esa persona toca la puerta, y sin dudar ni un minuto que podría estar equivocada, le ruega al marido que lo mate. Tienen miedo, por las dudas lo matan. No era el diablo, era un pobre viejito a quien vemos desangrarse con una estaca clavada en el corazón por quienes se consideraban buena gente ¿De qué lado estaba el mal?

Comienza el film situado en nuestros días en Estados Unidos. Nos presentan al protagonista como un ser torturado por los conflictos y problemas que lo aquejan, y se pregunta si Dios lo está poniendo a prueba o lo está castigando por algo que hizo mal. La mujer se enamora de un amigo en común y le pide el divorcio, el hermano no tiene donde ir a vivir y se instala en su casa, la hija lo persigue obsesionada con hacerse una cirugía estética, el hijo le roba plata y no le va bien en el colegio. Él es profesor, un alumno intenta sobornarlo para que lo apruebe y no lo acepta. Mientras tanto va a ver a diferentes rabinos para que le den una solución a sus problemas, no lo consigue. La familia "lo vive" y él soporta de manera estoica, hasta que le llega una deuda contraída por el hijo de varios miles de dólares. Con dolor decide aceptar el dinero que le ofrecía el alumno.
La tortura por haber traicionado sus principios éticos lo llevan a temer que se descubra todo, que lo castiguen aún más. Pero el rabino más sabio le dice: las cosas pasan, no hay un ensañamiento, no hay una razón para todo, es la arbitrariedad del azar. No es dios quien castiga, la culpa es el castigo, no viene del cielo.

Si tuviéramos que elegir un director que haya abordado este tema y lo haya trabajado desde diferentes perspectivas, no dudaríamos en nombrar a Woody Allen. Él se ocupó de decir en varios reportajes que Crimen y castigo de Dostoievski fue un libro que lo marcó en su juventud. Creció en el seno de una familia judía cuya madre le transmitió una relación complicada con la culpa que intentó elaborar a través del psicoanálisis. Sólo por nombrar algunas de sus obras: Match Point2 y El sueño de Casandra3 abren las preguntas que lo atraviesan: ¿Todo acto tiene su consecuencia? ¿El malo siempre es castigado? ¿Qué papel juega el azar? ¿Es el temor a dios, a la ley, a la pérdida del amor lo que determina nuestros actos? Me detendré en otra de sus películas: Crímenes y pecados4. Para ordenar la complejidad de la trama, me fue de gran utilidad el libro de H.Svetlitza5
Los personajes: Judah es un oftalmólogo que intenta cortar con Dolores, su amante, pero ella lo amenaza: le contará todo a su mujer y le arruinará la vida. Woody representa a un productor de documentales, él y su cuñado, un productor de tv, están enamorados de la misma mujer. Otras dos figuras de gran importancia: el rabino Ben y el filósofo Levy. El rabino (que es paciente de Judah) se está quedando ciego y el filósofo es filmado por Woody , habla del amor y cuestiona a un Dios castigador.

El tema de la mirada hilvana la trama. La indefensión del hombre cargando con sus pecados frente a la mirada de un Dios omnipresente y las formas de "ver" el mundo marcando las diferentes posiciones éticas. Que el protagonista sea oftalmólogo y el rabino se esté quedando ciego no es azaroso.
Diálogo entre Judah y el rabino:

Judah: “mi padre me decía que los ojos de Dios nos están mirando siempre"
Rabino: "nuestra manera de ver el mundo es diferente: vos lo ves como algo injusto, desprovisto de valores y yo no podría seguir viviendo si no sintiera una estructura moral con significado…" "¿No crees que Dios ve?"
Judah: “Dios es un lujo que no me puedo permitir”
Rabino: "Sin la ley no hay más que tinieblas"
El hermano de Judah lo convence que la única forma de sacarse a Dolores de encima es matándola. Se resiste pero termina aceptando. Cuando la ve muerta le dice a su hermano: "La vi con los ojos abiertos, no había nada detrás de sus ojos, sólo se veía vacío y oscuridad"

El filósofo Levy habla del amor "el universo es un lugar yermo, ciertas condiciones pueden hacernos pensar que la vida no vale la pena” Deja una nota: “he saltado por la ventana”.
Judah habla con el personaje de Woody sobre historias de crímenes para una película. Y él, hablando de sí mismo como si fuera otro dice: mi personaje es un hombre de éxito y comete un crimen. Lo invade el remordimiento, oye la voz de su padre, imagina que Dios lo vigila. El universo deja de ser vacío y se le presenta justo y moral pero él ha violado la ley. Entra en pánico y casi se entrega a la policía, pero una mañana se levanta, brilla el sol, su familia lo rodea, se van de vacaciones a Europa, la crisis ha pasado. Se da cuenta que no fue castigado, el crimen se atribuye a otra persona. El personaje de Woody le pregunta si no será difícil vivir con eso en la consciencia, y Judah le responde que el hombre trata de negar lo malo para poder seguir viviendo.

Judah logra “cerrar los ojos" de ese Dios que lo veía todo y apacigua la culpa, en cambio el filósofo no pudo tolerar que Dios no le responda, y se mata. El rabino que dice que sin ley no hay más que tinieblas, se queda ciego. Judah aprende a vivir con sus pecados, sin cegarse ni matarse.
En el final de la película, se ve la fiesta de casamiento de la hija del rabino; ella lo besa y lo abraza, mientas se escucha en off la voz del filósofo: "la alegría en cosas simples como el trabajo y la esperanza que las generaciones futuras comprenderán mejor" ¿No indicaría esa frase el lugar donde buscar el bien: en la alegría de lo simple, en el trabajo, en el amor de los hijos y la esperanza de algo mejor para ellos?
Woody Allen conoce muy bien la dimensión trágica del deseo, siempre hay una pérdida en juego. La asunción de la finitud y la falta de garantía no son sin consecuencias. Es por eso, que al no creer en un Dios protector, lejos de reventar en el vacío de sentido, Woody se ha dedicado a crear, filmó todas esas películas que tantos momentos de felicidad nos dan.

zaiczik@hotmail.com


1 Joel y Ethan Coen. USA. 2009
2 Woody Allen. USA.2005
3 Woody Allen. USA.2007
4 Woody Allen. USA. 1989
5 Hugo Svetlitza. Psicoanálisis y creación artística. Ediciones R. Vergara. Cap 1
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La ventana indiscreta 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La muñeca que murió virgen y devino sexual 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Vértigo: el miedo a la tentación  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La escritura del acto en una película coreana 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eros no entiende razones 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Dos versiones del Padre 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Cuando la consistencia es dolor  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Atados 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | HISTERIA : comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | OBSESIÓN: comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La verdad de lo verdadero 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo Unheimlich 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La causa de la gracia  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Al borde del desborde 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Alto voltaje 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | “No hay punto, ese es el punto”1 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La peligrosa pretensión de hacer posible lo imposible 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Por siempre Elvis  Elegir morir. A esto quiero referirme.

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com