Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Homenaje

León: a quien nos armó y desarmó la cabeza
  Por Martín. H Smud
   
 
“El sentido de la nada, del morir, va a estar determinado por el sentido que para uno tuvo la propia vida (…) Por eso, cuando vaya a morir me gustaría decir como los franceses, chapeaux”. Llevarse la mano a la cabeza y sacarse el sombrero para anotar el respeto, para asentir y compartir que uno es una nadería. Chapeaux.

A pesar de la edad, y de que en los últimos meses no se encontraba bien, la muerte de León Rozitchner me llenó de tristeza y recuerdos.
La edad no debería ser la culpable de muerte alguna, hay personas que no deberían morir nunca. Mi ira es frente a tu muerte; por un momento, me encuentro pidiendo por la inmortalidad. Algunos siguen vivos en lo que han hecho, en lo que han escrito. León es uno de ellos, sé que muchos como yo estarán de duelo, pues ha sido maestro de nuestros padres, y que lleguen sus palabras y sus ideas a nosotros, en una suerte de “nietazgo”, demuestra que, como pocos, ha sobrepasado al tiempo, y que la muerte, si le ha tocado, lo tocará de una manera especial.

He aprendido que querer a la persona que tenemos a nuestro lado es honrar a nuestros maestros, de quienes hemos aprendido, y recordar muchas de sus palabras que nos han armado la cabeza… o desarmádola.
Algunos de sus textos y mucho de su presencia nos han ayudado a comprender a la temible vorágine cotidiana.

Hay libros que se terminan de leer en unas semanas pero otros te siguen, mejor dicho te persiguen por décadas. El comienzo de aquel libro del 72 que fue tantas veces abierto que se rompió, creo, en diez o doce pedazos pero que sigo releyendo, “¿es posible escribir sin pudor otra cosa que no sea sobre la tortura, el asesinato, la humillación y el despojo cuando el orden de la realidad en que vivimos se asienta sobre ellos?”. Es inmortal, siempre viva, la introducción del libro Freud y los límites del individualismo burgués, un libro que ya presagiaba una Argentina que estaba madurando su tragedia de planes sistemáticos de robo de bebés a mujeres embarazadas de veinte años y asesinatos, con la atroz suma de la desaparición de los cuerpos.

Y a pesar de la cruel realidad, León quería saber qué era lo que resistía en nosotros, qué era lo que resistía para seguir intentando ir más allá de los propios límites. León estaba obsesionado por comprender las contradicciones y grietas de una clase social a la que pertenecía. Una clase que era mucho más que una clase: la burguesía marcaba de la tendencia de la época. Esas contradicciones, valga repetirlo, no las ubicó solamente en un otro insustancial, contextual sino que las ubicó dando testimonio de las contradicciones que llevaba pegadas en su cuerpo y en la que también sus hijos estaban entrelazados.

Su enseñanza siguió por décadas y cada tanto nos tenía asegurado un sacudón de cabeza como lo que había pasado hacía no mucho con un texto acerca de la cuestión judía (“Plomo fundido” que salió en Página/12) y lo que llamó su cristianización. La religión había sido uno de sus jugosos objetos de estudio. Ya en 1967 había publicado Ser judío, en el que planteaba el compromiso con los perseguidos, los reprimidos y los débiles como consecuencia de la ética del ser judío. El texto del 2010 agregaba la contradicción:

“¿Recuerdan cuando hace dos mil años los judíos palestinos, nuestros antepasados en Massada sitiada, enfrentaron las legiones del Imperio romano y se suicidaron en masa para no rendirse? ¿Recuerdan la rebelión popular y nacional de nuestros macabeos contra la invasión romana, cuando murieron decenas de miles de judíos y se acabó la resistencia judía en Palestina y nos dispersamos otra vez por el mundo? ¿No piensan que esa misma dignidad extrema que nuestros antepasados tuvieron, de la que quizá ya no seamos dignos, es la que lleva a la resistencia de los palestinos que ocupan en el presente el lugar que antes, hace casi dos mil años, ocupamos nosotros como judíos? ¿No se inscribe en cambio esta masacre cometida por el Estado de Israel en la estela de la ‘solución final’ occidental y cristiana de la cuestión judía? ¿Han perdido la memoria los judíos israelíes? No: sucede que se han convertido en neoliberales y se han cristianizado como sus perseguidores europeos, que, luego de exterminarlos, empujaron a los que quedaron vivos para que se fueran a vivir a Palestina con el terror del exterminio a cuestas”.

Su forma de escritura era lacerante, te la tenía destinada. Tan punzante como lo es un escritor como Jean Paul Sartre, un escritor con todas las letras pero también comprometido, un ser apasionado, proyectado en lo político, y con la suma de la inteligencia de filósofo.

Cuando León llegaba a un lugar, su presencia no podía dejar de ser percibida, su mirada atenta, (sus ojos, sí, sus ojos) y su aspecto indiano, la sonoridad de su voz y su aguda inteligencia, te ponía brutalmente frente a tus límites.
Tuve la suerte de hablar muchas veces con él, siempre en reuniones, la última hacía bastante poco en una reunión organizada por Vicente Zito Lema. Cuando lo saludaba, me sentía tremendamente inhibido, un par de veces me animé a continuar, me resultaba muy familiar hablar con él.

El tenía razón, una de las principales grietas de la burguesía tenían que ver con el padre. Un día le dije: Lo que aún nos cuesta comprender, es que el padre se multiplica en ese banquete totémico, donde allí lo quieren comer lo único que logran es multiplicarlo.

León me miró con sus ojos, esos ojos. Era como si dijera: Por fin. León se ha ocupado tanto de los límites de Freud como padre, que había terminado siendo como un padre para muchos colegas de la generación de mi padre.
Y a partir de esta comunidad, de esta masa, la pregunta lacerante, el gran interrogante era acerca de las posibilidades de integración del uno dentro de la masa. La relación entre familia y política era el punto a pensar. León sostenía que no debían utilizarse categorías pertenecientes a la familia y su entorno que, giraban básicamente alrededor del sentimiento de culpabilidad, no debería trasladárselo, analogarlo al compromiso político e intelectual. Esto convirtió a León a cierta clandestinidad, a tener que parar sus ideas arriba de sus espaldas e intentar que miraran más allá del muro de los límites del individualismo.

La muerte carnal, la de su cuerpo podrá haber sido ayer pero las ideas de León, no morirán mientras estemos nosotros vivos, y dispuestos a seguir multiplicando a los padres, a lo que queda de ellos, a sus límites y a sus venturas. León nos dejó en el umbral de una existencia proyectada a la lucha, a los logros y los encuentros, los amores que todavía tenemos que seguir llevando hasta la inmortalidad.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Las aplicaciones caribeñas 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Necesidad, azar y destinos como condición de una posible elección 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | El perfil de él y ella 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | EL DIOS QUÍMICO COMO FIN DE LA PSIQUIATRÍA   de Martín H. Smud, Letra Viva, 2013
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | No hay lugar para un hombre viejo 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Volver a análisis 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Las vacaciones del analista 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La colonización de una historia 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | NOCHE DE LOCOS   de Vicente Zito Lema, Letra Viva / Episteme, 144 pág., 2010
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El pago de los recién recibidos 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Loas a nuestra sociedad pandémica 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Apuntes de un "ex-adicto" 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El desamparo de nuestras historietas 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El cambiador de Hombres 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Los precios del diagnóstico  Los demonios ya no viven en el infierno
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Juan Samaja:  siempre te recordaremos
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | La aplicabilidad del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El Mundial de fútbol  La cábala del televisor en el consultorio
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | 24 de marzo. Un día para recordar 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Ayer nomás 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Poner cara de duelo 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | El sueño de la elección del sexo 
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Lo que el gesto foucaltiano enseña al psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | La prueba del tatuaje 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | El problema del diagnóstico 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Qué hacer después de recibido? 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | El destino de las primeras entrevistas 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Las predispisiciones de la lengua en la cama 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El análisis de los prepagos 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Acerca de la clínica del traspapelamiento 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo imprescindible en nuestro botiquín: curita, antibiótico, psicofármaco 

 

 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» Lacantera Freudiana
Ciclo de encuentros y desencuentros en torno a:  MIEDO AL INCONSCIENTE
 
» Lacantera Freudiana
Una genealogía del sujeto del deseo - Jorge Reitter  Inicio viernes 3 de Mayo de 2019
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2019  En CABA y Zona Oeste
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Primer cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com