Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

La estructura:
  cuerpo del discurso
   
  Por Norma Gentili
   
 
La estructura es un todo formado por fenómenos solidarios. Cada uno depende de los otros y no puede ser más que lo que es por su relación con los otros. Es un conjunto de signos del lenguaje. Ninguno de ellos puede definirse por sí mismo.
El diccionario Grand Robert remite a vocablos como: orden, constitución, contextura, disposición, forma, organización, agrupación de diferentes partes de un conjunto o de puntos que permiten la cohesión del mismo (átomo).
El Otro es un conjunto abierto en relación al cual se asignará la posición del Sujeto.
Spencer Morgan dice que es la disposición de las partes de un conjunto abstracto, de un fenómeno, considerada como característica de este conjunto.
Con Hjenslev, tenemos a la lingüística estructural basada en una hipótesis del lenguaje: la estructura es una entidad autónoma de dependencias internas. La estructura aisla grupos de fenómenos –lazos de parentezco por ejemplo– “y aguarda” la aparición de otros grupos (metamorfosis de la pubertad, paternidad) para integrarlos en un solo conjunto.

Lo determinante es la unidad de las diferencias –activo/pasivo–. El síntoma y su relación con la bisexualidad (Freud).
La estructura es lo que da la explicación de los procesos. La estructura lingüística es de naturaleza irracional e inconsciente. La retórica se ocupó hasta el siglo XIX del conocimiento de los discursos. Se ocupaba de las formas, no de las estructuras. No estaba basada en la función de ese discurso sobre la sociedad. El discurso cotidiano no es una noción simple. La marca dejada por la enunciación en el enunciado no puede ordenarse en una sola dimensión. La estructura es una organización operatoria “a partir” de un elemento exterior a ella: el vacío. El Otro, cuya incompletud “encuentra” en su campo es lo que lo causa.

Freud descubre un saber sustraído a la conciencia estructurado como un lenguaje, es (Lacan, “Radiofonía”) de un punto de falta la naturaleza a la cual nace al mismo tiempo que ella.
Se trata de desnaturalización. La naturaleza: no hay saber sobre lo natural. Y éste es el punto en el que Levi-Strauss y Lacan divergen de tal modo que podemos decir, Lacan lo dice: Lacan no es estructuralista. Para Levi-Strauss, la estructura de la aldea permite el juego refinado de las instituciones. Resume y asegura las relaciones entre el hombre y el universo.
La sociedad y lo sobrenatural. La estructura del habitat y de la sociedad son idénticas. Hay puntos de encuentro (oposición naturaleza y cultura) pero a partir de la prohibición del incesto las diferencias son decisivas. Las mujeres son el bien de intercambio. Este punto de vista económico establece una división inapelable. El psicoanálisis no es el estructuralismo. El mito en la articulación de Levi-Strauss rechaza todo lo promovido por “La instancia de la letra”. No opera por metáfora ni por metonimia. No desplaza ni habita incluso si cambia el orden de las tiendas. Asegurando “la pareja” (la relación sexual) hace surgir un plano de fondo que repele la estructura.

El hombre no sabe nada de la mujer. Ni la mujer del hombre. Es en el falo que se resume el mito donde lo sexual se hace pasión del significante. El lenguaje es la condición del inconsciente.
Seguir a la estructura es asegurarse del efecto de lenguaje. Eliminar que reproduce relaciones tomadas de lo real. Lo Real según mi categoría (“Radiofonía”, Lacan) puesto que esas relaciones forman parte de la realidad. La habitan.
La estructura se atrapa ahí: del punto donde lo simbólico toma cuerpo. El cuerpo constituye todo lo que puede llevar la marca apropiada para ordenarlo en una serie de significantes. De esta marca, él es el soporte, y “sustraerse” también es soportarla.

La lingüística no es algo que esté por fuera de nuestra formación, pero deja en blanco lo que ahí hace efecto: el objeto a. Que es la trama del acto analítico. Este objeto interviene estructuralmente de una manera avasallante.
Lo que organiza la relación del hombre con el mundo no es el habitat, es el fantasma.
Todo el análisis de la estructura: constantes significantes en cuya base se encuentran todas las incidencias múltiples repetitivas. Determinadas por a: nombre de la falta en el Otro. La castración, la Ley.
Todo hombre nace de un padre muerto que es en tanto que está muerto. Este es un “operador estructural”. Un vocablo, un interdictor, el que tiene la custodia del goce. Del Sujeto “yendo” al lugar de la falta a colmar al Otro. Sin esa “falta”. No hay deseo (Diótima lo sabía).

El padre real es una construcción lingüística, como Freud siempre lo marcó: un efecto de lenguaje.
La castración: operación introducida por la incidencia del significante. No hay otra causa del deseo que el producto de esa operación. El fantasma domina la realidad del deseo, es decir: la Ley. Ante la Ley (no sólo kafkianamente, hay al menos un significante esperando al Sujeto: su coup de dées) tres modos de posicionarse subjetivamente: reprimiendo el asesinato del padre, repudiando la castración en la madre, forcluyendo el significante del Nombre del Padre. Neurosis, Perversión, Psicosis: la estructura.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Nombre propio. Rasgo Unario. Letra. Ideal del Yo 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Acerca del valor 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Psicoanálisis con adolescentes.  Adolescencia: el entre-dos-muertes
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | La fobia: vértigo del Otro  El silencio de los niños

 

 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON DERIVACIÓN RENTADA 
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES 
 
» Centro Dos
Seminarios de verano.  Don de amor. Tiempo y pago en psicoanálisis. Luciano Lutereau y Carlos Quiroga
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com