Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Cine

Cuando la consistencia es dolor
  Por Claudia Zaiczik
   
 
La película Las horas1 entrelaza la vida de tres mujeres: Virginia Woolf, situada en los años 30 en los suburbios de Londres al momento de escribir “Mrs Dalloway”; Laura Brown, que vive en los Ángeles de la pos guerra y está leyendo la novela de Woolf; por último Clarissa Vaughan, vive en Nueva York en la actualidad y es algo así como la versión moderna de Mrs Dalloway.
Virginia lucha con su melancolía. Ni la literatura, ni el amor de su marido la salvan del intenso sufrimiento que no logra mitigar. Después de algunos intentos de suicidio fallidos, finalmente se mata colocando piedras en sus bolsillos y arrojándose al río.

Laura está casada, tiene un hijo, un buen pasar y es profundamente infeliz. Ella no se mata, aunque se tentó con la idea; huye, abandona a su familia, no encuentra otra salida al vacío y la monotonía de su vida; como si no hubiera elegido nada antes de la decisión de irse y dejar todo atrás.

Clarissa está angustiada, sólo que ella trata de no enterarse. Se refugia en la sensatez y en una exasperante corrección. Hace lo que tiene que hacer: trabaja, es exitosa, buena ama de casa y madre (soltera).Vive “felizmente” en pareja con una mujer, pero ella está enamorada de un imposible: su amigo Richard, amor platónico de juventud, homosexual con HIV que tiene los días contados.
Richard resultó ser el niño abandonado por Laura. Clarissa le está organizando una fiesta con sus amigos, algo así como una despedida, pero él no le da el gusto, no asiste a la fiesta porque se arroja por la ventana y se mata. Ella no para, corre atrás de sus obligaciones, pero da lo que el otro no quiere recibir; está sola, no hay encuentro, como las otras mujeres de la historia.

Esta bella película habla del dolor, del sufrimiento que ahoga y opaca el deseo de vivir. Las causas se desdibujan, en eso radica su poesía. No se trata de un afuera perturbador: ni familiar, cultural, o social. En la historia de Clarissa esto queda muy claro; cuenta con la libertad y la aprobación social para hacer lo que le dé la gana: tener un hijo sin necesidad de casarse, acostarse con hombres o mujeres, trabajar en lo que le gusta y ganar buen dinero; pero nada de esto le es suficiente para sentirse feliz.

En esto consiste la tragedia del deseo: la cosa nunca encaja, las cosas sobran o faltan, se adelantan o postergan; sin embargo se trata de saber hacer con eso. El neurótico se inventa fantasmas que le sirven para vivir, se aferra de marcos que lo sostienen cuando sus fuerzas flaquean y dibuja sus velos imaginarios que le dan consistencia a “las horas” que le toque vivir.
Para Virginia esto no fue posible, sólo encontraba consistencia en el dolor, el resto era, como diría Kundera, de una insoportable levedad. Nosotros tenemos su poesía, pero eso no la sos-tenía a ella. La sublimación no siempre salva, no siempre anuda.

Laura no pudo hacer otra cosa que saltar fuera de la escena, y la consecuencia la vimos en su hijo.
Clarissa podría pasarla mejor. No es difícil imaginarla en el diván, tendría tela. No se trata de diagnosticar el dolor, sino de ver las chances con las que cuenta cada sujeto de arreglárselas con él.
Virginia envidiaba el disfrute de la banalidad. Leamos cómo lo decía:

“No son las catástrofes, los asesinatos, las muertes, las enfermedades las que nos envejecen y nos matan, es la manera como los demás miran y ríen y suben las escalinatas del bus” (El cuarto de Jacobo) “Hubiera preferido mil veces ser una de esas personas como Richard, que hacía las cosas por las cosas mismas” (Mrs Dalloway).

Zaiczik@hotmail.com

1-Stephen Daldry. Usa.2002
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La ventana indiscreta 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La muñeca que murió virgen y devino sexual 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Vértigo: el miedo a la tentación  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La escritura del acto en una película coreana 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eros no entiende razones 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Crimen y castigo 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Dos versiones del Padre 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Atados 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | HISTERIA : comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | OBSESIÓN: comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La verdad de lo verdadero 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo Unheimlich 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La causa de la gracia  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Al borde del desborde 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Alto voltaje 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | “No hay punto, ese es el punto”1 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La peligrosa pretensión de hacer posible lo imposible 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Por siempre Elvis  Elegir morir. A esto quiero referirme.

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com