Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

La seducción del origen
  primera entrega: La sobrina queer de Freud
   
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. El 21 de Septiembre de 1897 Freud le escribe a su amigo Fließ esa famosa carta en que le comunica que ya no cree en su teoría etiológica traumática –más conocida bajo el cuidado eufemismo de teoría de la seducción–. Como explicación de su abrupto giro, aduce razones que más adelante recordaremos, y que son, cuando menos, extrañas. Freud en ese entonces tal vez no sabía lo que decía –y menos aún lo que hacía decir–… Sea como fuere, basta leer la continuación de la correspondencia con su amigo de Berlín para comprender que durante los meses siguientes, y mientras da forma a los nuevos elementos (impulsos sexuales espontáneos en la infancia, naturaleza incestuosa del deseo, etc.) que conformarán la teoría del Edipo –llamada a “reemplazar” la conjetura de la seducción, y las comillas no son sin motivo–, el vienés cada tanto vuelve a dar credibilidad a su preciada creencia sobre el impacto etiológico de abusos sexuales reales acaecidos en la infancia. Así, en la misiva del 27 de abril de 1898 Freud se refiere a la situación de Marie –una de las cuatro hermanas de Freud que morirían en los campos de exterminio del nazismo–, quien atravesaba por ese entonces una situación de penuria, y a quien Fließ estaba ayudando1. Y el psicoanalista se refiere a las tres hijas que ella había tenido con un pariente lejano, Moritz Freud. Respecto de ellas, Freud agrega lo siguiente: “Las tres niñas son histéricas, más gravemente la pequeña, muy dotada. Que también en este caso el padre sea inocente me inclinaría a ponerlo en duda, es un semi asiático –mentiroso fantaseador, aunque en lo demás bondadoso con los suyos”2. Según nuestra búsqueda, se trata de la última ocasión en que Freud ubica a un padre como culpable de los traumas sexuales que operan como fundamento de las enfermedades nerviosas.

DOS. Entre fines de 1896 y mediados de 1897 Freud altera la composición de la familia que su discurso narra y describe. El cambio más importante que se produce por ese entonces –y el más enigmático para una mirada rápida– reside justamente en la designación del padre como seductor. En los escritos de 1896 que ofrecen los lineamientos de la teoría de la seducción, los culpables de los abusos perpetrados contra los niños incluyen figuras muy distintas: las nodrizas, los hermanos, los educadores. El padre como tal, jamás. Se ha repetido hasta el hartazgo: es que Freud no podía decir públicamente que se trataba siempre del padre3. Respuesta sonsa y desinformada. Quien haya leído las cartas a Fließ, en las cuales los abusadores pocas veces son los padres, sabe que el panorama es más complejo. Así, la génesis del complejo nuclear (o la caída de la seducción) debe ser reconstruida, no tanto mediante la apelación al “autoanálisis” de Freud, menos aún por la fidelidad al “material clínico” –ello implicaría hacer de Freud lo que jamás quiso ser: un pintor realista–, sino sobre todo merced a la explicación de un pasaje: desde la escena en que el pivote es la empleada doméstica –y en la cual la familia se reduce a su naturaleza de entidad política–, hasta la propuesta del tablado en que los dos progenitores quedan atrapados en la trampa tendida por el cuerpo del niño, ahora poseedor de una recién estrenada sexualidad.

TRES. Volvamos a las tres sobrinitas de Freud. Sobre todo a la más pequeña, Marthe Gertrud (1892-1930)4. A los quince años dejó de usar su nombre original, y adoptó el de Tom, con el cual sería conocida por el resto de sus días. No solamente tomó un nombre masculino, sino que también vestía ropa de varón. Alrededor de 1909 se trasladó a Inglaterra, donde permaneció durante dos años. Allí comenzó su carrera como autora e ilustradora de libros infantiles, gracias a la cual lograría un amplio renombre. Luego de vivir un tiempo en Munich, se mudó a Berlín, donde conoció al editor Jankew Seidmann, con quien contrajo matrimonio en 1921 –esto es, un año después de la muerte de su padre Moritz–. Desde entonces sería conocida como Tom Seidmann Freud. En 1922 nació la hija de la pareja, Angela. Luego de reiterados fracasos económicos con su empresa editorial, Jankew se quita la vida en octubre de 1929. En diciembre de ese año Sigmund le escribe a su sobrino inglés Sam diciéndole que Tom siempre había sido “más que medio loca”. Unos meses más tarde, Tom se suicida. El 18 de febrero de 1930 Sigmund tiene una reunión con el albacea de la ilustradora fallecida, para discutir el destino de Angela, ahora huérfana. El albacea tenía en su poder una carta de Tom, en la cual esta última prohibía expresamente que su hija fuera adoptada por Anna Freud o sometida al psicoanálisis. Finalmente la niña queda a cargo de unos tíos. Según consta en la página web oficial de Tom Seidmann Freud, Angela murió este año. Existe una foto tomada en Berlín, aparentemente por la ilustradora, en la que se ve a los personajes de esta historia: Marie, Sigmund, Anna y Ángela.
__________
1. Otro dato a tener en cuenta, por razones que más tarde resultarán obvias: Marie (o Mitzi) había sido enviada en su juventud a Francia para que trabaje como criada, y debía mandar el dinero a su madre. En una carta enviada a su novia desde Paris el 19 de octubre de 1885, Freud recuerda a su hermana: “En los bancos se sientan nodrizas alimentando a los bebés, y niñeras sobre las que los pequeños se abalanzan gritando luego de que han tenido una pelea. No pude evitar pensar en la pobre Mitzi, y me puse muy, muy furioso y me llené de pensamientos revolucionarios”.
2. Masson, J. (1985) Sigmund Freud. Cartas a Wilhelm Fließ (1887-1904). Buenos Aires: Amorrortu; 1994; p. 340.
3. Incluso los editores de las obras completas de Freud apelan a ese sospechoso argumento, que fue mencionado por el mismo Freud en dos notas agregadas en 1924 a sus Estudios sobre la histeria. En sendas notas, referidas a los casos Katharina y Rosalia, Freud confiesa tardíamente que, en tanto que en la publicación de 1895 se afirmaba que los tíos de las respectivas pacientes eran los responsables de las vivencias sexuales, en realidad en ambas situaciones los culpables eran los padres. ¿Era necesario recordarles a esos editores que el trabajo sobre la histeria fue redactado antes de la creación de la hipótesis de la seducción? ¿O había además que señalarles que ninguno de esos dos casos se adecúa a la teoría de 1896? Primero, por la edad de las pacientes al momento del abuso, pero sobre todo porque al menos Katharina puede recordar sin esfuerzo la escena traumática. La teoría de la seducción de 1896 era estricta al respecto: jamás los pacientes relatan espontáneamente escenas de seducción. Más aún, si algún sujeto recuerda un hecho así, entonces se puede estar seguro de que nunca enfermará. Y aquí ya tenemos el tema de una de las siguientes entregas de esta serie: ¿por qué Freud, pervirtiendo o desconociendo el contenido de sus propios escritos, afirmará después de 1914 que a mediados de 1890 sus pacientes mujeres le relataban escenas de seducción?
4. En lo que sigue, nos basamos en el llamativo trabajo de Lawrence Ginsburg: An Unexamined ‘Post-Script’ to the Demise of Sigmund Freud’s Seduction Theory: A Spurious Reification of Prescient Second Thoughts? International Forum of Psychoanalysis, 12, 2003, 265-272. El título, a diferencia del contenido, es muy desafortunado.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com