Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Cine

HISTERIA : comedia y drama
  Por Claudia Zaiczik
   
 
La histérica conduce a Freud a inventar el Psicoanálisis porque ella quiere saber y supone que otro sabe sobre su deseo. La insatisfacción no es el punto nodal, las otras neurosis también desean deseos y se las arreglan para evitar o imposibilitar la satisfacción. Ella pesca que lo que busca está más allá de la demanda, que eso no es eso, se esmera en pedir lo que el otro no tiene, pero a su vez, pide poder descansar de esa búsqueda agotadora y para eso necesita un punto de apoyo. Para comenzar tomaré dos películas de Buñuel, un director genial que buceó como pocos en los recovecos de las pasiones humanas.

Belle de jour1. Severine es una mujer burguesa, casada con un médico exitoso, protector y buen marido, al que quiere pero no logra gozar con él en la cama. Tiene fantasías sexuales masoquistas y un buen día decide realizarlas. Se ofrece en una casa de citas como prostituta y mantiene una doble vida: de día se calienta ofreciéndose como objeto de humillación a los clientes y de noche goza de su frigidez con su marido. Para disfrutar del sexo tiene que ser otra, y cuanto más goza siendo otra, la pasa mejor siendo ella.

Antes de comenzar a trabajar en el burdel, la madama la hace espiar a otra a través de un agujero en la pared, como una especie de entrada en calor y es allí, mirando a otra que ella se encuentra.
Entre los clientes, hay un hombre chino gordo y grandote que le regala una cajita. Ella mira su contenido muy interesada pero el espectador jamás se entera de lo que hay dentro, sólo se escucha un zumbido como de una mosca. Buñuel, que detestaba que le pidan explicaciones sobre alguna escena, dijo: "ni yo sé lo que había adentro, hay lo que el espectador quiere que haya". Buena metáfora respecto al encuentro con otro: recibimos nuestro propio mensaje en forma invertida.
Con algunos pantallazos nos dan a entender que Severine transitó una infancia con una educación moralista y represiva, y una iniciación sexual por parte de un adulto que la toqueteaba. Ella busca repetir esa escena de sometimiento una y otra vez.

Sus dos mundos se juntan y ella sale airosa del embrollo. Un amigo del marido, que la deseaba desde hacía rato, se le aparece en el burdel. Ella le ofrece sexo a cambio de su silencio. Por otro lado, un cliente la sigue hasta su casa y le dispara al marido, lo hiere. Ella se conmueve, le atrae el macho herido, el hombre potente y exitoso sangrando…pero cuando su devoción de enfermerita nos hace creer que al final será feliz con su marido, se vuelven a escuchar los cascabeles de los caballos que forman parte de su fantasía masoquista recurrente. El director no termina de dejar claro, con absoluta intención, si el burdel fue una fantasía más; poco importa. Lo que sí nos muestra de manera inequívoca es que esta mujer encuentra en la identificación con el otro, el punto de apoyo de su deseo. No importa demasiado hacia donde vayan las cosas, ella responde siempre con el mismo fantasma.
Antes de "dejarnos", Buñuel nos regala una última película de culto para cinéfilos; se trata de Ese oscuro objeto del deseo2. El personaje femenino es realmente exasperante, y lo representan dos actrices. El mismo personaje lo hacen dos. Buñuel vuelve a reírse de los que le preguntan cosas que no desea responder, y dice algo desopilante: que las escenas que no pudo filmar una actriz, las hizo con la otra. Sabemos que es un chiste. Lo cierto, lo que nos da a ver, es que más allá de si es morocha o rubia, tiene una fisonomía u otra, están en el mismo lugar, le hacen jugar el mismo juego al partenaire. Si un hombre goza de la trampa de la histérica, aunque cambie de mujer, en algún punto estará en la misma película con el mismo personaje.

Mathieu les cuenta a sus compañeros de viaje en un compartimento de tren, cómo conoció a Conchita, mujer a la que acaba de despreciar tirándole agua encima. Ella trabajaba de ama de llaves en casa de un amigo, él, hombre poderoso y adinerado acostumbrado a poseer todo lo que quiere, intenta seducirla, pero ella le dice que no. Abandona la mansión y el trabajo.
Vuelven a encontrarse, ella se muestra complaciente, pero obviamente, lo rechaza antes de darle eso que él quiere. Él se siente cada vez más atraído porque ella se le resiste, se la hace difícil y sabemos la fuerza de esa emboscada. Mathieu le compra una casa, pero ella no se conforma con eso, quiere una relación seria, de compromiso; él se resiste, es un tipo cincuentón que ama su libertad. Entonces ella lo humilla, hace que él se arrastre para recuperarla, se acuesta con un tipo y lo hace ver. Le dice: "No es a mí a quien deseas, deseas lo que no te doy". Conchita es entonces la déspota, hasta que él le da una paliza que ella parece disfrutar y el juego vuelve a empezar y se repetirá ad infinitum. Pareciera haber una anti moraleja, cuanto más dóciles somos, más desatamos la furia del otro. Pero no, sabemos distinguir docilidad y sometimiento.

En una escena, casi al final, vemos a una mujer zurciendo un desgarrón en un encaje ensangrentado. Esto motivó múltiples interpretaciones, entre ellas, que se trataba del himen roto en la desfloración. No es grato cerrar con sentido lo que el arte abre, pero es difícil no tentarse con la articulación de estos tres términos: agujero, sutura y mancha.

La trampa de la histérica es ofrecerse al otro como imposible, pero hacerle creer que él podrá tenerla, para luego demostrarle que no y así mantener vivo su deseo.
Una comedia argentina: Un novio para mi mujer3 nos muestra la caricatura de la histérica avinagrada, quejosa, que protesta todo el día por todo lo que se le cruza. El argumento, no me detendré en él, narra la historia de El Tenso que no sabe cómo dejar a su mujer La Tana sin sentirse culpable. Un amigo le sugiere que haga algo para que ella lo deje a él; contrata a un tipo para que la enamore. El final, claro que previsible, en cuanto ella empieza a mirar para otro lado, seducida por quien descubre su lado tierno, se ve más contenta y el marido ya no quiere dejarla.

La comedia utiliza la exageración para acentuar un rasgo y producir comicidad; se trata de rasgos de carácter histéricos. No siempre nos encontramos con la histérica bella, seductora, irresistible, que juega a ser puta, como las protagonistas de Belle de Jour y Ese oscuro objeto del deseo. También está la abnegada enfermera y la que muestra casi de manera obscena su descontento (que siempre se lo lee sexual, "¿sabés lo que te hace falta a vos?”). El descontento sin una causa ubicable inquieta.

Lo interesante de la trama es que La Tana, si bien algo la conmueve a partir del encuentro con este hombre, no se convierte en quien no es, una mujer dulce o angelical. Lo que sí sucede es que hace de su falla objeto sublimado; comienza a trabajar en un programa de radio en el que con mucho humor exagera el rasgo del que ella misma se ríe, el programa es un éxito y ella logra encontrar lo que buscaba sin saberlo: una Tana que la contente.
zaiczik@hotmail.com

1 Luis Buñuel Francia.1967
2 Luis Buñuel España.1977
3 Juan Taratuto. 2008. Argentina
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La ventana indiscreta 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La muñeca que murió virgen y devino sexual 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Vértigo: el miedo a la tentación  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La escritura del acto en una película coreana 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eros no entiende razones 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Crimen y castigo 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Dos versiones del Padre 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Cuando la consistencia es dolor  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Atados 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | OBSESIÓN: comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La verdad de lo verdadero 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo Unheimlich 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La causa de la gracia  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Al borde del desborde 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Alto voltaje 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | “No hay punto, ese es el punto”1 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La peligrosa pretensión de hacer posible lo imposible 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Por siempre Elvis  Elegir morir. A esto quiero referirme.

 

 
» Lacantera Freudiana
Cuando la clínica interpela a la teoría  Sábado 23 de noviembre 15 a 17 hs • Actividad abierta y gratuita
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com