Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   El nombre propio

El nombre hecho firma
  Por Susana  Kuras de Mauer
   
 
Unos pocos trazos nos representan. La propia firma es una especie de huella digital dibujada. Una creación que, como el juego o el dibujo, está exenta de códigos que la condicionen. Es una marca que nos identifica. Una escritura que deviene el logo de uno mismo.

Pocas son las cosas que nos hacen singulares, nos resultan auténticas y gozan de una aceptación del otro tan complaciente como la propia firma. Las edades de la vida acompañan el itinerario del propio nombre y su modo de portarlo.
“No firma aún”; así la infancia, como la prehistoria, quedan delimitadas y definidas ambas por no haber accedido todavía a la escritura. Y así comienza la historia, una historia que nos descubrió a todos alrededor de los cuatro-cinco años dibujando monigotes y luego trasladando de allí a la letra escrita algunas formas: un redondel, dos palitos, una raya acostada para componer el propio nombre. Es este un momento de conquista que hace sentir al niño un constructor de sí. Llegando desde el dibujo mismo, se funda el lenguaje escrito, dejando atrás ese estado ágrafo propio de los comienzos de la vida.
Es éste un hito clave en la apropiación del nombre que nos fue dado. Dice Juan Tesone, en el lúcido libro que dedica a este tema, “el nombre propio es inseparable de nosotros mismos, es la esencia de la persona” (…) “el nombre hace de ese sujeto un ser irremplazable, que no se confunde con ninguno de los otros miembros de los linajes”.

La firma de la infancia enfatiza en general el nombre de pila, aquel que nos diferencia y singulariza. El apellido aporta por entonces, apenas alguna inicial al cuerpo del nombre y/o algún rulo con el que el niño remata el acto de firmar.
El tratamiento psicoanalítico con púberes suele ser un escenario donde el despliegue de la firma va mostrando sus pequeñas y sutiles transformaciones. El trazo, impregnado del empuje libidinal propio de ese momento vital, parece encontrar en la escritura del nombre una vía de descarga interesante. Tanto los movimientos de la mano escribiendo, como el ritmo que va ganando la firma cuando se reitera en su ejecución dan cuenta del componente masturbatorio que acompaña esta actividad.
Ya más entrada la adolescencia, la fisonomía de la firma cambia radicalmente. El apellido gana protagonismo en el papel –y en la vida–, y por entonces, el empeño en sostener una firma pareja se torna un desafío. Con trazos enérgicos y una letra algo desdibujada, los jovencitos practican infinitas veces su nombre hecho firma, acompañando de esta manera, la ardua búsqueda adolescente de adueñarse de sí mismo. La firma, por entonces ya ganó el respeto de una posesión valiosa e incanjeable, y justamente por eso: ¿Quién no ha intentado imitar la firma de los padres? (aquella cuyo armazón suele estar de alguna manera presente en la firma que uno diseña para sí).

Con el correr de los años, la firma conquista solemnidad. Registrada, certificada y sobre todo única, tiene una impronta de legitimidad que la convierte en incuestionable para los otros y en un baluarte intransferible para uno mismo. En su libro La escena inmóvil, Raúl Levín, al referirse a “la firma de una persona, con la que se asienta, demuestra y garantiza su unicidad”, enfatiza que “no deja de sorprender que (…) exista un rasgo tan específico como para constituirse a lo largo de su historia como garante de la identidad individual”.

El valor de una obra de arte cuando está firmada por el artista, de un libro autografiado por su autor, o la validez de un documento en su versión original, da cuenta de la vigencia que aún hoy tiene la firma manuscrita, la de puño y letra. “Firma y aclaración”, como exigen todos los formularios que completamos, evidencia que hay entre ambos –el dibujo original y único y el nombre al que alude–, una aceptable distancia. No necesariamente coinciden.
Con cierto pudor, al detenernos en el tema y mirar retrospectivamente, tomamos conciencia del lazo afectivo que fuimos haciendo con lo que hoy es nuestro modo de firmar. Nos acredita, nos representa, no nos plantea conflictos. Es uno de los aspectos auténticos del sujeto que misteriosamente sobrevive intacto en la era digital. A esta altura es inevitable la pregunta: ¿este universal, tendrá fecha de vencimiento?
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | El psicoanálisis como dispositivo 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Acompañamiento Terapéutico, su valor como dispositivo 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Desvelos de padres e hijos en la infancia y adolescencia  de Susana Mauer y Noemí May (emecé, 2008)
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Desamparo y acompañamiento terapéutico. 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | No dejar caer al vacio   Acerca de la función del Acompañante Terapéutico

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com