Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Freud pediatra y la castración histórica de Juanito
  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
   
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. Aquel Libro negro del psicoanálisis que tanto dio que hablar, decía al menos una cosa que valía la pena leer: su primera oración: “Francia es, junto con la Argentina, el país más freudiano del mundo”. Si los autores hubiesen buscado la precisión –de haberlo hecho jamás hubiesen redactado esa obra–, podrían haber ubicado a la Argentina en el primer lugar. Sea como fuere, si ese enunciado tiene alguna importancia, ello se debe a que puede catalizar un interrogante sencillo: ¿por qué razón en un país tan freudiano brillan por su ausencia las lecturas de la obra del analista de Dora? Me refiero solamente –por prurito– al terreno de la historia del movimiento psicoanalítico. Hay razones que pueden parecer obvias: nos es inaccesible el archivo (correspondencias inéditas, manuscritos, etc.). Empero, para escribir un buen relato del pasado, no siempre es necesario tener acceso a materiales inhallables. Hay dos hechos sintomáticos que nos allanan el camino hacia el enigma. Primero, el mundo psicoanalítico local conoce poco y mal lo que se produce en el área de la historia de su disciplina. Es difícil establecer responsables, pero es notorio que ya no circulan por estas latitudes traducciones de investigaciones serias. El mercado editorial se precipita a volcar a nuestra lengua los peores folletines (El libro negro, Onfray y un largo etcétera), al tiempo que en nuestro medio apenas se han discutido –es una exageración: en realidad jamás se leyeron– los trabajos imprescindibles acerca del pensamiento de Freud: pienso por caso en Sander Gilman, Laura Otis, Frank Sulloway –y luego me detendré en uno más reciente–. Segundo, la razón de fondo quizá resida en lo siguiente: la falta de desarrollo del psicoanálisis en la universidad. Se nos dirá: las universidades están repletas de psicoanálisis y de psicoanalistas. Eso es innegable, y por allí no pasa la solución. Mientras la circulación del psicoanálisis en las universidades responda exclusivamente a los intereses de las agrupaciones psicoanalíticas, el panorama es aciago. Los contados grupos académicos dedicados a la historia del psicoanálisis seguirán haciendo sus aportes. Cada tanto algún outsider demostrará que no todo está perdido –pienso en el joven historiador Omar Acha, cuyo texto Freud y el problema de la historia significó la única lectura original de la obra freudiana producida en el país en los últimos veinte años–. Pero en líneas generales, en el país más freudiano del mundo se sabrá acerca de la historia de ese discurso lo que se sabía cuando Jones redactó su biografía.

DOS. En esta ocasión nos detendremos en un libro escrito hace unos años por un psicoanalista italiano. El aprecio que habremos de mostrar por esa obra debe dejar bien claro que, en lo antedicho, no se trata de impugnar el modo en que los propios psicoanalistas pueden ensayar una lectura del pasado de su disciplina –y sumo aquí otra excepción atinente a nuestro medio: las páginas de Jorge Baños Orellana son hasta el momento las únicas que demuestran que el pensamiento lacaniano puede nutrir una original escritura del pasado; antes de ellas, lacanismo e historia, por estas tierras, tenían la misma relación que el elefante y el bazar–. El eje de la investigación de Carlo Bonomi se ubica en la relación que Freud mantuvo con la neurología infantil1. En marzo de 1886, luego de su estadía en Paris, Freud permanece cerca de cuatro semanas en Berlín, a los fines de estudiar con el pediatra alemán Adolf Baginsky. A su regreso a Viena, el futuro psicoanalista es nombrado responsable del ambulatorio dedicado a los problemas nerviosos del Erstes öffentliches Kinder-Kranken-Institut in Wien (Primer Instituto público para niños enfermos en Viena), y conservará ese puesto por 10 años. Durante ese lapso de tiempo, Freud no solamente redactó un importante tratado de neurología infantil, además de pequeños escritos acerca de la materia, sino que también observó y atendió una gran cantidad de niños con trastornos nerviosos. Esos trabajos jamás fueron incluidos en las Obras Completas de Freud; en ese punto, seguimos siendo víctimas y herederos de las decisiones de su hija Anna. Ahora bien, Bonomi circunscribe, a través de una monografía ejemplar, las distintas consecuencias de una toma en consideración de ese olvidado pasado pediátrico de Freud. Primero, en su calidad de neurólogo encargado de las consultas acerca de todas las afecciones, este médico vienés tuvo que ocuparse incluso de la histeria infantil, en un período en que esa patología no solamente era muy estudiada en Alemania y Francia, sino que era estrechamente ligada a la sexualidad infantil. Importantes pediatras y neurólogos planteaban que aquella enfermedad era una consecuencia de la masturbación. Al momento en que Freud hace su breve estadía en Berlín, Baginsky era uno de los principales defensores de esa hipótesis. Más aún, era de aquellos que reconocía en el onanismo una consecuencia de “seducciones” por parte de los adultos2. Segundo, dada esa etiología, muchos médicos, a partir de 1850, optaban por soluciones quirúrgicas (ablación del clítoris, extirpación de los ovarios, circuncisión). El término “psicoanálisis” nace en el año (1896) en que ese tipo de tratamientos de la histeria conoce su máxima expansión3. Según la hipótesis de Bonomi, el contacto de Freud con esas prácticas cruentas fue estrictamente traumático. En tanto que trauma, generó sus consecuencias mnémicas. En primer lugar, en Freud. El fundador del psicoanálisis jamás hizo alusión a aquellas castraciones reales –salvo una vez, en 1932, en una de sus lecciones–; más aún, tergiversó a tal punto su experiencia con la clínica infantil, que en 1914 llegó a decir que antes del caso Juanito el psicoanálisis no conocía sobre la sexualidad infantil más que los relatos de pacientes adultos. ¡Esa frase venía de quien no solamente durante 10 años había dirigido un consultorio de neurología infantil, sino de quien antes del nacimiento de Juanito había realizado análisis de niños, en los cuales la sexualidad había aparecido con todas las letras! Las consecuencias mnémicas fueron también para los discípulos: ninguno de los historiadores y comentadores de la obra de Freud, que al unísono repitieron durante décadas que el caso Juanito marcó el ingreso de la infancia real a la disciplina freudiana, al parecer habían leído con los ojos abiertos los pasajes de Psicopatolgía de la vida cotidiana en que el autor menciona el modo en que había atendido niños mediante la técnica analítica.
________________
1. Bonomi, Carlo (2007) Sulla soglia della psicoanalisi. Freud e la follia infantile. Torino: Bollati Boringhieri.
2. Op. Cit., p. 91.
3. Op. Cit., p. 104.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com