Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Cine

Al borde del desborde
  Por Claudia Zaiczik
   
 

¿Porqué algunos podemos simplemente sufrir, y otros desbarrancan? ¿De qué depende que la cosa se desquicie?
Cuando no se trata de una neurosis, pero tampoco podemos hablar de psicosis, nos encontramos con esa estructura de borde que nos muestra con crudeza la labilidad de la arquitectura psíquica, como si la amenaza de derrumbe estuviera latente todo el tiempo. Freud habló de neurosis narcisista, otros de borderline, también de locura histérica, pero prefiero pensarlo como una falla en la escritura del fantasma, un déficit constitutivo como lo despliega Silvia Amigo de manera tan esclarecedora en su libro sobre esta particularidad clínica1.
Las neurosis son escudos un tanto pesados de llevar por momentos, pero nos defienden de algo; inhibiciones, síntomas y angustia limitan de alguna manera el derrape hacia una zona de no retorno.

Betty Blue
2 se llamó en su país de origen 37°2 le matin. Esa es la temperatura que tienen las embarazadas por la mañana. El título de una película encierra una clave, volveré a él después de reseñar brevemente el argumento.
Betty y Zorg son una pareja que vive en una casita en la playa del sur de Francia. A él le encargan un trabajo: pintar las fachadas de algunas cabañas que tiene su jefe para alquilar, ella lo ayuda en esa tarea. Betty encuentra un manuscrito de Zorg, le parece muy bueno y lo pasa a máquina para que pueda ser presentado para su publicación. Ella pone su libido allí, pero cada tanto se desborda, él no puede con ella y se refugia en el alcohol, y ella no puede cuando él no puede con ella. Tampoco toma la medicina que le dieron. Derrapa: incendia el bungalow en el que viven, se van a París y consiguen otro trabajo, primero haciendo el mantenimiento en un hotel, luego en una pizzería. Ella insiste y manda el libro de Zorg a diferentes editores y Zorg le oculta las cartas de rechazo. Sabe que para ella es más doloroso que para él. Betty agrede físicamente a dos personas: una clienta de la pizzería y un editor (que había rechazado el libro). Va a parar a la cárcel.

Entonces él la saca, le compra un auto y un terreno en el campo en un lugar muy tranquilo, claro que con dinero robado. Pero ella cambia de obsesión, ya no se ocupará del libro sino de quedar embarazada y no lo logra. Cuando recibe el resultado de un análisis sobre su infertilidad, la debacle es total: escucha voces, enmudece, intenta extirparse un ojo; pierde mucha sangre, la internan y la medican para que no vuelva a auto agredirse.
Perder la brújula, dice S. Amigo, es perder el fantasma que organiza la vida en tanto suposición de quienes somos, qué se espera que hagamos, y para donde nos debemos dirigir. Es factible que en una crisis esto suceda por un tiempo, pero cuando el déficit se produce en tiempos primarios la cuestión es otra. Lo real y simbólico se superponen de tal modo que se cree que “eso es eso”, la vida se juega en lo que se anhela o “nada es eso”, todo carece de sentido si no se consigue.
Tanto el libro como el embarazo, se convierten en aquello que la obsesiona, de tal modo que no obtenerlos la hace perder el rumbo que apenas había podido dibujar. La causa que la sostenía cae y ella se pierde. En una oportunidad le dijo a Zorg: “si yo hubiera escrito esa novela mi vida tendría sentido”.

Al no poder ubicar qué pedacito se le ofrece al Otro, se entrega toda. Entregarse toda es embestir contra el propio cuerpo, no medir consecuencias, sumergirse en un goce loco, sin ley. Escribir una novela, es ficcionar; ella no puede, no hay semblante o pantalla que la sostenga. Cuando el narcisismo se juega en el yo idealizado, pretendiendo la misión imposible de coincidir totalmente con lo especular, es decir, lo que se tiene y se puede, con lo que se pretende, se pierde el Ideal como modelo de orientación que permite soportar la distancia con el yo ideal.
El amor también puede ser un amor loco, idealizado al extremo, de modo de tocar muchas veces ribetes mortales.
Betty está en acting permanente, con pasajes al acto progresivos que permiten imaginar un final trágico. Veamos la diferencia entre ambos recursos, así como lo ubican S. Nadel y V. Iunger3.
En el acting el objeto a está recortado pero no caído, la escena se sostiene. Podríamos ubicar allí la implicación loca de Betty con las cartas mandadas a los editores. Hay algo progresivo, algo que se va gestando. El objeto cobra cada vez más brillo y el sujeto cada vez más ubicado como deshecho. En el pasaje al acto se rompe la escena, hay un precipitado por fuera de ella. Hay “un intento fracasado de hacer surgir la subjetividad. Aniquilación que deja una marca de ese acto que fracasa”4. Se intenta cortar el goce demoledor del Otro, interrumpirlo. Incendiar la casa, agredir al dueño de la editorial, arrancarse un ojo son esos algunos de los saltos fuera de la escena que Betty en su desesperación hacía como quien se arroja al vacío cuando su alma se está incendiando.

Hacia el final de la película, Zorg enfurece, advierte el futuro que le espera a Betty frente a semejante deterioro psíquico y decide poner fin al infierno del que no había logrado sacarla: la ahoga con una almohada y escapa.
A Zorg le publican el libro, al principio parecía no importarle, pero es el recuerdo de ella, lo que lo lleva a volver a escribir. Ella lo sostenía a él con su amor y su deseo, pero no tenía forma de soportar las propias frustraciones y se hunde; Tánathos termina ganando la batalla.
Él la mantiene viva escribiendo, realizando aquello que dio sentido, al menos por un tempo a la vida de Betty. Ella nadaba en un terreno peligroso del todo o nada, no podía entregar una parte, no podía frustrarse, perder, sufrir por lo que no consigue, se entrega toda. Esa temperatura que ella nunca llega a ver, ese 37° 2 que no logra duelar, la mata.

zaiczik@hotmail.com

1. Clínica de los fracasos del fantasma. Editorial Homo Sapiens
2. Jean Jacques Beineix Francia 1986
3. Acting out y acto. Ficha de la biblioteca de la EFBA.
4. Clínica del pasaje al acto en la neurosis. Victor Iunger, Ficha de la Bibliteca de la EFBA 



 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La ventana indiscreta 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La muñeca que murió virgen y devino sexual 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Vértigo: el miedo a la tentación  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La escritura del acto en una película coreana 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eros no entiende razones 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Crimen y castigo 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Dos versiones del Padre 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Cuando la consistencia es dolor  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Atados 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | HISTERIA : comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | OBSESIÓN: comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La verdad de lo verdadero 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo Unheimlich 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La causa de la gracia  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Alto voltaje 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | “No hay punto, ese es el punto”1 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La peligrosa pretensión de hacer posible lo imposible 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Por siempre Elvis  Elegir morir. A esto quiero referirme.

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com