Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Epigenética

Perturbaciones epigenéticas del cerebro vinculadas a ¿trastornos amnésicos o procesos disociativos?
  Por Alfonso Luis Masotti
   
 
Perturbaciones epigenéticas del cerebro vinculadas a ¿trastornos amnésicos o procesos disociativos?

Por Alfonso Luis Masotti*


Los ensayos experimentales con drogas1 amnésicas han demostrado que su eficacia decrece en la medida en que aumenta el período de tiempo entre su administración y el entrenamiento de aprendizaje. Los resultados de estas investigaciones han sido interpretados genéricamente como constatación de ese supuesto efecto amnésico de la droga . Esta condición de la disminución de la efectividad de la droga a medida que aumenta el lapso entre el entrenamiento de aprendizaje y la administración de la droga amnésica, ha hecho suponer que los procesos mnemónicos son iniciados como una experiencia continua a partir del entrenamiento de aprendizaje y hasta su consolidación, asumiendo entonces que la memoria consolidada fuese susceptible a ser modificada por fármacos (drogas amnésicas), con la expectativa clínica que su manipulación pudiera brindar a infinidad de cuadros psico-patológicos. Pero esta apresurada deducción clínica da por implícito algunos supuestos o premisas respecto del concepto de consolidación y re-consolidación mnemónica que merecen revisarse. La primera, es presumir que la memoria constituye un estado inmutable, sin embargo susceptible por un período ventana a ser modificado. La segunda, derivada de esta primera, es aceptar como correcta la interpretación de que los estudios de amnesia provocada por fármacos (drogas) indicados por estas investigaciones, hayan demostrado que estas sustancias interfieren los procesos biológicos que fueren el sustrato de los mecanismos de conservación de memoria. No obstante, las alteraciones mnemónicas demostradas en los ensayos de experimentación no han logrado corroborar que se esté certeramente operando con estos paradigmas de extinción mnemónica, sobre las bases neurobiológicas de las amnesias. Hasta no hace muy poco, se consideraba que esta temporal amnesia retrógrada provocada por los ensayos de experimentación, permitiría esclarecer los requerimientos de tiempo de la consolidación de la memoria, sin embargo, estudios más recientes han demostrado que estos paradigmas han resultado más útiles para identificar los eventos celulares y moleculares que contribuyen con la formación de memoria (consolidación) más que en la constatación de los períodos de consolidación. En contraste con estos resultados, se ha logrado establecer más ajustadamente que la evolución de la amnesia retrógrada experimental era tiempo-dependiente de estas drogas, que no revelaba el decurso de los procesos de consolidación de memoria, y que las temporales ventanas de susceptibilidad demostradas, no dependían ni de los condicionamientos impuestos por la tarea de entrenamiento aprendida, ni del bloqueador utilizado, como tampoco de la dosis de la droga utilizada para interferir la memoria. No obstante, las acciones desplegadas por las drogas que interfieren la comunicación célula a célula, mediante la alteración de las funciones de los neurotransmisores, o mediante las acciones de los inhibidores de las proteína-quinazas, ya sea bloqueando los mecanismos de transducción celular, o mediante la misma inhibición de la síntesis proteica, todos estos procesos no lo suficientemente explorados aún, no han logrado responder la pregunta de ¿por qué la memoria permanecía susceptible a ser modificada inmediatamente luego de los entrenamientos? Esta corroboración, el hecho que la evocación someta a la memoria consolidada a ser desestabilizada por un tiempo ventana, depende en realidad de las prerrogativas impuestas por las cambiantes condiciones del entorno y de la susceptibilidad del medio interno a estas interacciones. El estudio de los factores epigenéticos comprometidos en la transducción de los cambiantes rasgos que el entorno impone, en cambios estables en la plasticidad neuronal y en el comportamiento, se nos presenta como la concreta respuesta al interrogante de ¿cuáles son los procesos orgánicos que median la respuesta adaptativa o des-adaptativa en función de las experiencias previas? y de ¿cómo pueden éstos producir alteraciones cerebrales permanentes? Diversos factores de crecimiento neuronal en las primeras etapas del desarrollo, y luego con el acrecentamiento de la experiencia, la proliferación dendrítica y las interconexiones con los diversos circuitos, juegan un rol determinante en el desarrollo neuronal del cerebro, y en particular cuando son afectados por los sistemas de reactividad (respuesta de estrés vinculada a experiencias justipreciadas como adversativas, o experiencias justipreciadas como apetitivas, con compromiso de los circuitos de recompensa y resarcimiento). Cambios estructurales en las interconexiones, como en las enramadas dendríticas, e incluso proliferación híper-trófica celular y remodelación sináptica pudieran ser el resultado de la híper-reactividad de los circuitos de alerta y miedo o de los circuitos de recompensa y resarcimiento, generando alteraciones neuro-químicas del sistema mono-aminérgico o de las hormonas del estrés y generar trastornos de ansiedad o alteraciones profundas del ánimo y de la conducta2. De modo que esta susceptibilidad de la memoria a ser modificada por un período ventana, condición previa a su consolidación, es modulada de manera endógena, a efectos de poder ajustarse a las ya mencionadas cambiantes condiciones del medio externo, mediante la asociación o enlace con una nueva justipreciación de la experiencia3. De acuerdo a este punto de vista, la formación de la memoria estable es modulada por las respuestas endógenas despertadas por la nueva justipreciación de la propia experiencia, que determina un sesgo de último momento en la rememoración (evocación). En anteriores publicaciones he denominado a este sesgo como Avocación de deseo4. En este contexto, la modulación de la memoria es tiempo-dependiente de las circunstancias que el entorno impone en función de la apreciación valorativa que el individuo o sujeto le haya asignado. De este modo, la consolidación refleja la sincronía biológica que normalmente acompaña a la experiencia, en la que las respuestas endógenas inician el despertar de la experiencia subjetiva. La modulación de la memoria compromete entonces, diversos niveles de actividad, tanto sistémicos como moleculares, que permiten generar cambios neuronales perdurables, e incluso influir en los procesos amnésicos. El presente artículo desgrana la posibilidad que estas alteraciones amnésicas se vinculen con alteraciones sistémicas más próximas a los procesos disociativos, que a propios trastornos amnésicos sugeridos en el título.

Miller & Matzel5 aseveran que a pesar de haberse argüido recurrentemente por más de 40 años que la experimentación con tratamientos amnésicos haya demostrado fehacientemente que interfiere la formación de memorias perdurables y la codificación mnemónica, los argumentos utilizados en demostrar la efectiva corroboración de esta proposición, es decir la particular interpretación que se le asignó a los resultados obtenidos, representa la consecución de una combinación de definiciones poco precisas y de disquisiciones fácilmente refutables sobre las ventajas teóricas que subyacen a la interpretación de estos resultados. Ratifican que erróneamente se ha insistido con una mirada a favor de considerar que los procesos de consolidación sináptica pueden ser iniciados en cuestión de milisegundos, implicancia en principio confirmada por infinidad de investigaciones, pero cuya premisa se ha valorado desmesuradamente. Los resultados obtenidos por estos investigadores en sus ensayos sobre amnesia experimental, les han permitido inferir que los síndromes amnésicos observados luego de los tratamientos experimentales, podrían ser la consecuencia de un déficit en la recuperación (evocación) en vez de un déficit en la inicial acumulación de información, desconformando con el inicial compromiso de la hipótesis de la Consolidación Sináptica en la conservación de la memoria. Esta primera conclusión pondera la hipótesis de una segunda instancia procesal ulterior en el tema de la conservación de la memoria, que incluya a los procesos de transducción génica y no génica, reconocidos como Sistemas de Consolidación. Esta divergencia escolástica, revela una cuestión no menor, y es el hecho que la memoria perdurable pudiera tener entonces, una interconexión asociativa con anteriores registros.

Aunque la consolidación de la memoria ha sido comúnmente concebida como referida únicamente a los procesos por los cuales se adquiere información nueva, la que es inicialmente representada como un direccionamiento sináptico en la transmisión, el que luego es codificado en un formato que conserva relativa independencia de otros direccionamientos, la hipótesis de los autores inicia el debate acerca de si la consolidación mnemónica no es iniciada en una etapa ulterior de la instancia procesal. La teoría de la consolidación fue formulada originalmente como un sistema de representación dual, el que depende por un lado, de la neurotransmisión entrante y por el otro, de la conservación de las estructuras moleculares y de los cambios generados en el sistema de conectividad, tales como: la síntesis proteica, la facilitación de la liberación de un neurotransmisor, la potenciación de la sensibilidad (afinidad), y la ligazón o enlaces sinápticos comprometidos con otras estructuras como por ejemplo con los sistemas de reactividad, como también el mejoramiento o ampliación de la señal excitatoria de membrana (metaplasticidad). Presumiblemente, esta secuencia dependería de un proceso posterior que comprendería a la propia consolidación, entendida como una secuencia de diversos procesos. Además, resulta ampliamente reconocida la existencia de un amplio número de estructuras moleculares vinculadas a la actividad de preservación mnemónica que participan en la construcción de una compleja estructura de enlaces con los sistemas de reactividad específicos, relativos a los juicios de apreciación apetecibles o adversativos en que pueden ser valoradas las experiencias/vivencias, y de las cuales depende la persistencia, recurrencia o extinción de la conducta. Estas organizaciones mnemónicas, al servicio de una constante revaluación de las imposiciones de un medio externo constantemente cambiante, y de un medio interno sujeto a esos cambios, requieren de una dúctil, relativa y temporal estabilidad de la información, la que se concretaría mediante una recuperación evocativa incierta o azarosa en sus últimas etapas del recupero, determinada por un fuerte sesgo sobre los últimos datos conservados. A éstos complejos procesos de consolidación, de inevitable concreción procesal lenta, medida en horas, días, y a veces meses, se los denomina de manera genérica, Sistemas de Consolidación, por oposición al sistema procesal rápido implícito en la Consolidación Sináptica inicial, la cual realmente ocurre en cuestión de segundos o minutos, pero que por supuesto, compromete a un proceso mnemónico mucho más restringido6. Miller & Matzel han puesto su interés en delimitar las condiciones neurofisiológicas de esta inicial Consolidación Sináptica, con el objeto de considerar la relevancia de los cambios en la plasticidad sináptica inicial sobre las instancias procesales mnemónicas posteriores. Los autores afirman que de acuerdo a sus conclusiones, será necesaria la revisión conceptual de los supuestos déficits mnemónicos observados en las amnesias de experimentación, ya que estos resultados pudiesen ser interpretados más próximos a los procesos disociativos que a un síndrome deficitario característico de los trastornos amnésicos. Esta implicancia informada por los autores no puede pasar inadvertida para los psicoanalistas, quienes en su habitual quehacer instrumentan la evocación de la circunstancia traumática en el contexto del análisis de transferencia, con el objeto de producir una abreacción catártica, defendiendo a la evocación de la circunstancia traumática como un recurso que permite una modificación “de último momento” de ese condicionamiento mnemónico. Miller & Matzel afirman que si bien los Sistemas de Consolidación  son considerados como un proceso relativamente lento y de instancia procesal ulterior, las evidencias obtenidas en los ensayos de experimentación de las amnesias provocadas por fármacos (drogas), han aportado una fuerte credibilidad a las hipótesis que alegan que los procesos de larga duración de la memoria perdurable son necesariamente iniciados por los procesos de Consolidación Sináptica. Estos estudios han permitido corroborar que la labilidad (desestabilización) mnemónica provocada por la evocación, se encuentra disponible por un período ventana, previo a que el proceso de Consolidación Sináptica se complete, confirmando la pertinencia de dicho recurso terapéutico en la desestabilización de la memoria consolidada7. Tesis corroborada por los propios paradigmas de investigación de las amnesias experimentales, por cuanto los efectos del recordatorio instrumentados por estos estudios, han demostrado que la presentación inmediata del estímulo relacionado con la situación de entrenamiento inmediatamente luego de haber sido inducida la amnesia farmacológica, ha resultado en una restauración del comportamiento originalmente aprendido8, demostrando de manera reveladora e inequívoca que la posibilidad de no quebrantamiento de las comparativamente nuevas memorias sugiere que los agentes amnésicos no son críticos en la extinción de la misma.




* Nota de la redacción: el Dr. Alfonso Luis Masotti se desempeña como asesor científico en el área de Psicoanálisis y Epigenética de esta editorial.

1. Consúltese por Ej.: PARSON, RG & DAVIS: “Temporary disruption of fear potentiated startle following PKMZ inhibition in the amygdale”, in Nature Neuroscience 14(3):295-296, 2011 y Cf. con NADER, K: “On the temporary nature of disruption of fear-potentiated startle following PKMZ inhibition in the amygdale” in Frontiers in Behavioral Neuroscience, Vol. 5, article 29:1-2, 2011.
2. Sobre estas afirmaciones véase MASOTTI, AL: La evocación mnemónica, paradigma de la integración somato-psíquica, Letra Viva, Bs. As.,2012
3. Cf. con NADER, K; HARDT, O & WANG, SH: “Response to Alberini, Right answer, wrong question”, Trends Neurosciences, 28:346-347, 2005
4. Sobre este concepto, véase la tesis doctoral del mismo autor: MASOTTI, AL.: Bases para una investigación bio-psíquica de la producción de sujeto de deseo”, 5. UAJFK, 1995, 200 Págs., y la obra posterior del autor.
MILLER, RR & MATZEL, LD: “Retrieval failure versus memory loss in experimental amnesia: Definitions and processes”, L & M, 13(5):491-497, 2006
6. Véase la confrontación escolática que llevara adelante LEWIS, DJ en su época, al concebir la memoria como un proceso en constante transformación, LEWIS, DJ: “Psychobiology of active and inactive memory”, Psychobiology Bull., 86:1054-83, 1979. Para una aprox. breve: MASOTTI, AL: La evocación mnemónica, paradigma de la integración somato-psíquica, Editorial Letra Viva (Bs. As., 2012, Cap. Nº 4, Evocación y Re-consolidación).
7. PRZYBYSLAWSKI, J & SARA, SJ: “Reconsolidation of memory after its consolidation”, Behavioral Brain Research, 1997: 84:24-26; NADER, K; SCHAFE, GE & LEDOUX, JE: “Fear memories require protein synthesis in the amygdale for reconsolidation after retrieval”, in Letters to Nature, Vol. 406:722-726, 2000; --: “The labile nature of consolidation theory”, Nature, Vol. 1:216-220, 2000.
8. LEWIS, DJ; MISANIN, JR; MILLER, RR: “The recovery of memory following amnesic treatment”, Nature 220:704-705, 1968
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | A propósito de la publicación de Adaptación, Evolución y Salud, de Alfonso Luis Masotti (Letra Viva, 2016) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Actualidad del psicoanálisis en el complejo espectro de los desordenes autistas 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Fenómenos Disociativos en el origen de los Síntomas Psicóticos 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Límites terapéuticos del psicoanálisis  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Variación Fenotípica y la Respuesta de Estrés ¿herencia transgeneracional lamarckiana o psicoanalítica?1  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Epi-genética y conducta social cooperativa  (En respuesta a la nota de Facundo Manes titulada “Somos solidarios por naturaleza”)
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Psicoanálisis, epigenética y medio ambiente  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Psicoanálisis, epigenética y conducta social y sexual 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Psicoanálisis y Epigenética, una congruente convergencia y una alianza a consolidar 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Herencia trans-generacional de la respuesta de estrés como efecto de los cuidados maternos y de un entorno enriquecido en la progenie, confirman supuestos psicoanalíticos 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Psicoanálisis y epigenética, una justificación de la variabilidad individual y diversidad reactiva  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Una aproximación epigenética al concepto de enfermedad desde la perspectiva de la variabilidad individual y la hipótesis psicoanalítica de la interacción entre el medio interno y externo al sujeto  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La clínica psicoanalítica y la variabilidad individual y diversidad reactiva que propone la epigenética  (En respuesta a “Despatologizaciones: homosexualidad, transexualidad… ¿otra más?”, de Jean Allouch)
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Epidemiología Epigenética en Desorden Bipolar y Esquizofrenia: un nuevo orden nosológico 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Variabilidad estocástica genética, epigenética y conductual y el proceso de individuación  (La evolución al ritmo de la interpretación darwiniana de Lamarck)
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Variación intra-específica, Genética y Epigenética y Proceso de Individuación en animales humanos y no humanos, consecuencias ecológicas y evolutivas 

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES  Inicios mensuales. Duración: 12 meses. Derivación de pacientes sin tope fijo.
 
» El Kaso Dora
La Comedia Teatro  Lunes 20:30hs
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  comienzan en Junio
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com