Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias en el psicoanálisis

El falo se dice de varias maneras
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 

I - Afirma Aristóteles en su Metafísica1 que tanto el ente (lo que es) como lo Uno se dicen de varias maneras; podemos agregar, a contrapelo de él, que si se dicen de varias maneras es porque resulta imposible decirlo de una sóla y única forma: apenas pronunciamos o escribimos esa supuesta manera-una, inmediatamente se torna equívoca.
Sirva esta escueta referencia de introducción a la noción de falo, la que se ha naturalizado de tal manera que parece, entre nosotros, ir de suyo.
Ocurre algo semejante a lo que sucede con el significante: nadie parece preocupado por él, ya que los enigmas se desplazan al mathema o a la escritura sin que se advierta que se ha producido, justamente, un desplazamiento.
Así cuando hablamos de goce femenino y de su más allá del falo, los enredos y cortocircuitos provienen, qué duda cabe, en buena medida de la índole del tema; pero también agrega lo suyo (y en insospechada dimensión) que se haya transformado una noción tan compleja y problemática como la de falo, en elemento puntual, simple, incluso empírico.

Para tomar un atajo, veamos los diversos niveles que implica esa noción según el conocido texto de los Escritos, “La significación del falo”. Están presentes allí por los menos tres modelos o esquemas de referencia2, muy distintos entre sí. En primer lugar, el esquema linguístico, según el cual el falo es el significante último y fundamental que articula los efectos de significado; segundo, el mítico-religioso, inspirado en las ceremonias griegas y romanas de los misterios, y según las cuales el falo está velado y más aún es velo él mismo, un velo ligado al demonio fantasmático del Pudor y al desfallecimiento extático del impulso vital; tercero, el matemático, según el cual el falo es razón, en el sentido formalizado de la expresión, es decir, como proporción áurea o también como proporción en la improporción o medida en y de la desmesura.

Es claro que no basta diferenciar al falo del pene, ni siquiera distinguir el nivel imaginario del simbólico, ya que lo imaginario y lo simbólico están presentes en los tres niveles sumariamente descriptos.
Es más: está presente diagonalmente en los tres y de un modo perceptible la trama de lo que los griegos, y en particular los presocráticos, llamaban lógos, esa función vital que Lacan marca con el signo del desfallecimiento3.
Por supuesto que no hay contradicción e incluso hay convergencia entre el falo-medida y el falo-velo; no obstante, es decisivo señalar que también hay salto, discontinuidad, entre la noción de medida que, aún abstraída de su dimensión rigurosamente matemática, como es el caso, por cierto, sigue siendo una función constante, y el velo, que, por definición, y por provenir de la religión antigua y de la poesía, instituye una metáfora múltiple, tornasolada. De uno a otro nivel se pasa por salto, no por gradación.

Como es sabido, el velo es una metáfora central en toda la especulación sobre el falo, ya que a diferencia de Freud, quien diferenciaba pene de falo pero para construir el segundo sobre la matriz del primero para terminar así localizando a éste de manera puntual y empírica, el falo lacaniano presenta la inconsistente consistencia del meteoro: algo que surge de repente de lo oscuro, fulgura un instante y desaparece para retornar en la repetición cíclica del mismo movimiento: el falo no es; o en todo caso su ser se agota en el aparecer desvaneciente. De esta forma se entiende la reiterada afirmación de Lacan: nunca está más presente el falo que cuando se ausenta.
Adviértase entonces, como primera conclusión, que Lacan trata al falo tal y como trató a la pulsión en su seminario Los cuatro conceptos: como un montaje de elementos heterogéneos.

II - Dice Lacan en la clase del seminario Formaciones del inconsciente del 12 de febrero de 1958: “El falo entra ya en juego tan pronto el sujeto aborda el deseo de la madre. Este falo está velado, y estará velado hasta el fin de los siglos por una simple razón, porque es un significante último en la relación del significante con el significado. Hay en efecto pocas posibilidades de que se muestre nunca de un modo que no sea su naturaleza de significante, es decir, que se revele verdaderamente qué significa en cuanto significante.”4
A diferencia de la medida, la noción de velo, que Nietzsche ha desplegado en y para la modernidad, mediante la equiparación de máscara, apariencia, pliegue, superficie y piel, todo lo cual era reunido por él en la femineidad5, implica un desdoblamiento original, un desdoblamiento inicial e irreductible. Quiero decir, no hay primero un falo que luego sería velado; si fuera así no sólo estaríamos entronizando un dios antiguo en su lugar, sino que estaríamos despojando al falo de su función primordial, que es simbolizar el impulso vital negativizado y que promueve una representación que, es preciso anotarlo, no es un dato sino una invención de Lacan para comenzar a nombrar bajo un término que los agrupe, una serie de fenómenos y de instancias que la cultura ha dejado en la sombra de su dispersión.
El falo mismo se desdobla entre él mismo como significante y objeto; siempre apariencia que remite a otra apariencia y de allí ese pliegue que sólo se despliega para replegarse como una positividad que sólo emerge bajo la forma de su negativización.
Mas, y es esto lo esencial, el falo (¿es necesario decir que “falo” es un nombre técnico y erudito?) es una constelación de rasgos discontinuos y no un objeto puntiforme, aunque así nos guste imaginárnoslo, constelación que aparece sustrayéndose en los nombres corrientes de la falicidad (pongo por caso esa verga que es cetro y castigo, vergajo, para abundar, entre otras cosas que el lenguaje común dice sin saberlo) en las imágenes erectas que proliferan por todos lados, oculto a la vista su efecto en profundidad, y asimismo en los ritos que se sostienen en ese patético signo de escritura eréctil (“l”) que se alterna con otros no menos fundamentales, como la negación (“–“), el cero matemático, el punto geométrico, ese punto indeducible del cual se deduce todo, y la barra que cruza oblicuamente y tacha, mancha, incluso borra cualquier inscripción inconsciente: (“/”).
Y si además (pero no en último término) es medida, esta medida ¿qué mide? y sobre todo, ¿cómo lo mide? Es algo que seguiré explorando, no sin recordar que el famoso “número de oro”, la “media y extrema razón” invocada por Lacan en Significación del falo, y luego retomada en el seminario La lógica del fantasma a propósito del objeto a, tiene una impronta sin duda matemática, pero antes que nada, (y su historia la revela, a través de las edades en las que fue inspiración de las artes plásticas, de la religión, de la poética, y de tantos esfuerzos iniciáticos), de una matemática mágica, como lo muestra el conocido libro de Matila c. Ghyka, El número de oro6.



1. Véase de la obra citada, libros IV (gamma), 1003b,5; y X (iota) 1052ª,15. Aristóteles dice que en cierto sentido lo Uno y el Ente son lo mismo.
2. Los términos “esquema” y “modelo”, los dos susceptibles de usos diversos, designan, simplemente, el lugar de proveniencia de las metáforas, los recursos, los conceptos. Pero, a diferencia del lacanismo portátil, creo que si bien no es posible identificar el lugar de origen con el producto final, tampoco es descartable la resistencia que es propia de esos materiales y que dejan su huella, a veces tan profunda como inadvertida.
3. Véase “Logos. Políticas de transmisión del psicoanálisis”, Nº4 de Redes de la Letra, Buenos Aires, junio de 1995. Allí se traduce ( y se discute) el texto “Logos” de Heidegger, así como la peculiar versión francesa que Lacan hizo de él.
4. Lacan, J. Las formaciones del inconsciente, Paidós, Buenos Aires, 1999, pp. 248/249.
5. Nietzsche, F. La ciencia jovial, Monte Ávila, Caracas, 1999, pp. 6/7.
6. Ghyka, M. El número de oro, vol. I “Los ritmos” y vol. II, “Los ritos”, editorial Poseidón, Buenos Aires, 1968.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com