Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Acontecimiento Traumático

Lo traumático
  Por Mariana Howlin
   
 
Es la observación clínica de los efectos de lo traumático lo que obliga a Freud a repensar aspectos de su teoría y del abordaje clínico con pacientes traumatizados, su encuentro con excombatientes que habían luchado en la primera guerra mundial lo hizo escribir lo siguiente: “La espantosa guerra que acaba de llegar a su fin ha hecho surgir una gran cantidad de estos casos y ha puesto termino a los intentos de atribuir dicha enfermedad a una lesión del sistema nervioso producida por una violencia mecánica” 1.

Freud no solo manifiesta a qué no son atribuibles los efectos de lo traumático sino que se detiene a describir sus características, lo conceptualiza como neurosis traumáticas o de guerra, y si bien lo nombra como neurosis, se ocupa de diferenciarla de la histeria por presentar un mayor padecimiento y compromiso de las funciones psíquicas.
Otra de las características es lo sorpresivo del acontecimiento que provoca susto al sujeto. Diferencia susto de angustia y miedo. El miedo tiene relación con un objeto determinado y la angustia es señal de un peligro y preparación para el mismo aunque sea desconocido. El susto sorprende, toma al aparato psíquico “desprevenido” y lo invade, el aparato se encuentra frente a un quantum de energía imposible de tramitar, no es eficaz la malla simbólica para tramitar el encuentro con un real que sorprende, quedando agujereada y provocando ello diversos efectos.

El encuentro de una subjetividad con un acontecimiento que la traumatiza produce un agujero a la malla fantasmática, no hay posibilidad de una respuesta simbólica del lado del sujeto, este queda devastado. Lo traumático “parasita” al aparato psíquico, lo habita como un cuerpo extraño, no se comporta como un significante que pueda inscribirse, hacer cadena con otros significantes, armar asociaciones. Al no haber inscripción no hay recuerdo sino revivicencia.
Lo que Freud definió como neurosis traumáticas o de guerra debemos diferenciarlo del trauma sexual de dos tiempos, definido por el autor para dar cuenta de la etiología de las neurosis, en donde el sujeto relata una escena fantasmática, con contenido sexual, precoz en el encuentro con el deseo del Otro, que se inscribe en el aparato, se olvida y retorna al modo de una formación del inconciente.

En el sujeto traumatizado al no haber inscripción no hay recuerdo sino revivicencia. En el trabajo analítico con estos pacientes, en lo que a los efectos de lo traumático se trata, no se realiza un trabajo de desciframiento, de lectura de lo inconciente.
En lo traumático no hay ni solo un acontecimiento (exterior) ni solo subjetividad (sujeto) en juego sino ambos, al decir de Colette Soler no hay standares, no hay acontecimientos que en sí mismos traumaticen, se requiere también de determinadas coordenadas subjetivas para ello.


1- Freud, S. “Mas allá del principio del placer” 1920. Obras completas. Tomo III, pág 2051





 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Fenómeno psicosomático y acontecimiento traumático 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com