Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Pandora

¿Crímenes o pecados?
  Por Mario Pujó
   
 
Celebradas o denostadas desde siempre, consumidas en el marco de la legalidad o la ilegalidad, las drogas han existido en todos los pueblos y culturas, y, seguramente, siempre existirán. Una verdad de perogrullo que la eternizada guerra internacional contra su producción, distribución y consumo parece neciamente ignorar: el problema no reside en la dañina potencialidad de determinadas sustancias psicoactivas, sino en el empleo más o menos adecuado, más o menos responsable que se hace de ellas. A esa dualidad apunta precisamente la noción de fármacon: el remedio que cura porta también la capacidad de matar, el veneno que mata, la capacidad de curar. Lo que resulta válido para aquellas drogas que circulan en la penumbra del mercado negro o se adquieren a la luz de la prescripción médica en cualquier farmacia.

La polémica suscitada por el proyecto de despenalización del consumo de sustancias prohibidas vuelve a poner la cuestión en debate: ¿la práctica de ese consumo debe ser encuadrada en la grilla de la patología mental o en la de la criminalidad? Consecuentemente, ¿el usuario debe ser considerado un enfermo o un delincuente?

Es notable que en el paroxismo de la lógica de mercado imperante a nivel global, no se visualice el recurso a las drogas, por penoso o repudiable que se lo considere, como un caso particular de consumo individual. Y no tanto porque el artículo 19 de la Constitución Nacional dé amparo a los derechos ciudadanos en el ámbito de los actos privados, sino, además, porque las otras dos alternativas han demostrado conducir a un inexorable fracaso. La opción dilemática entre la prisión o el tratamiento coercitivo no sólo sanciona, en los hechos, un destino personal y social prácticamente irreversible; ocurre que las cárceles y los espacios colectivos de rehabilitación no voluntaria constituyen, paradójicamente, el territorio más propicio a la circulación ilegal de todo tipo de drogas.

La despenalización del consumo sería en ese sentido sólo un primer paso. No es difícil constatar que la criminalización de la simple tenencia como la de la actividad ilegal de su comercialización no ha tenido el efecto disuasivo que se pretendía inicialmente. Lejos de ello, la ilegalización demuestra atentar contra cualquier posible racionalidad del consumo, alentando una nociva adulteración de la pureza de las sustancias en juego, y dando origen a otras mucho más destructivas como la pasta base o el paco; las cárceles se han llenado de ocasionales mulas y pequeños dealers carentes de protección policial; la corrupción generada por la persecución militarizada del narcotráfico a nivel mundial y las guerras entre cárteles han producido muchísima más devastación y muertes que los propios efectos deletéreos de las drogas en sí.

Las consecuencias de la prohibición del alcohol en los años ’20 con la famosa Ley Seca en EE.UU. representan, al respecto, un antecedente contundente de esa agudización de un flagelo que su represión se proponía erradicar.
Es en ese macro marco social, económico y político, caracterizado por una violencia sin límites, el dispendio de cifras multimillonarias dedicadas a su combate, el lavado del dinero producido por su tráfico ilegal, en el que se desarrolla la micro relación del toxicómano con su droga; el contexto de una toxicomanía de masas que afecta en especial a los más excluidos del planeta, carenciados de los mínimos recursos subjetivos que le permitirían incluir esa relación en una vertiente superadora.
Y aún así, en esas coordenadas anonimizantes, intentamos, cada vez, uno por uno, que el sujeto convierta su tránsito por las drogas en una experiencia.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | LA TERAPIA TE VE 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Trauma y elaboración 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | … y el nuestro 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Toponimia 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Pandora. Un caja de sorpresas 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Contingencia 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | El color del dinero 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Recuerdos del futuro 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Crepúsculos 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Descenso 
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | Misteriosa Buenos Aires 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Mister Bin 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | El desastre nuclear: Una pesadilla de Kurosawa 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Otros dioses 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Artaud 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Sable corvo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Diversidad 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Gitanos 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Célibes 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Jabulani y vuvuzela 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Actos del bicentenario 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Mater certissima 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Enredos sociales 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La fábrica de chocolate 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Final de juego 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Para una izquierda lacaniana ...  Jorge Alemán dialoga con Mario Pujó sobre temas tratados en su último libro* publicado recientemente en Buenos Aires
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Boquitas pintadas 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | La mafia de los medicamentos 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Diálogo 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Chiquita 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Lo infarandulizable 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Normalidad de la anormalidad 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Redistribuir la realidad 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | La fertilidad y la especie 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Causalidad cerebral y experiencia analítica 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Uso y usufructo del cuerpo 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Botox 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | El hombre celular 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Después de Freud 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | La república sacrificada. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Breve brevedad 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Nagasaki, mon amour 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Médico de almas 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | By Pass 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Terapia intensiva 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Lo incalculable 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Psicoanálisis y tecnociencia 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Mal de época 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | Reinventar al analista* 

 

 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL RENTADA Inicio abril: Martes 14 de 18.30 a 21.30 hs. Puede cursarse completo o por módulo.  Reunión informativa: Martes 10 de diciembre, 18.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES. Inicios mensuales. Duración: 12 meses.  Reuniones informativas: Miércoles 11/12, 20 hs. Todos los miércoles de enero, 19 hs.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com