Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Cine

“No hay punto, ese es el punto”1
  Por Claudia Zaiczik
   
 
Esta es la respuesta que Kevin le da a su madre cuando ella le pregunta angustiada: ¿Porqué lo haces, cual es el punto? No entendía por qué su hijo coleccionaba CDs con virus que destruían archivos. Pero esto era sólo el comienzo del horror.
El porqué del acto monstruoso que comete el adolescente lo buscará Eva, la madre, e invitarán al espectador a acompañarla en esa búsqueda. La película no nos permite tranquilizarnos con ninguna certeza, podemos esbozar algunas hipótesis y tan sólo suponer la causa de semejante atrocidad. La causa siempre es supuesta.
El argumento de Tenemos que hablar de Kevin2 es muy duro, pero la belleza de las imágenes nos da un respiro para que a pesar de todo, disfrutemos de la obra, las excelentes actuaciones, la economía de recursos y la ausencia de golpes bajos y moralejas.

¿Qué es la maldad? ¿El malo nace malo o es producto de un déficit del amor y del lugar que se le ha dado? ¿Se trata como algunos creen de una falla constitucional, o de algo en relación al deseo materno y al Nombre del Padre?
La historia: Eva es una escritora de guías de viaje, casada con Franklin, hombre al que ama y a juzgar por la casa en la que viven, les va muy bien. Hasta que nace Kevin y la confronta con aquello que la atormenta: no puede quererlo, calmarlo, disfrutarlo; sólo lo padece. No se siente capaz de hacerle un lugar, aunque no es una madre que lo descuide, al contrario, hace lo que tiene que hacer, no sólo respecto a los cuidados corporales, también lo lleva a profesionales para que lo evalúen; que le respondan porqué su nene no se comunica (ella le tira la pelota y él no la devuelve), porqué no habla (lo hizo muy tarde), porqué no muestra emociones. Kevin no presenta problemas intelectuales ni de aprendizaje, pero no tiene amigos. A medida que el niño crece y se muestra cada vez más cruel ella se va dando por vencida .Llega a sacarle un ojo en un aparente accidente a su hermanita. El marido niega y mira para otro lado, hasta que ocurre la tragedia.

En un acto premeditado y planificado con sumo cuidado, Kevin masacra en la escuela a 11 compañeros y una profesora. Luego mata al padre y a la hermana, dejando viva a la madre como un último gesto de extrema crueldad. Como si necesitara un testigo del horror. Igual que en la dictadura, cuando los militares dejaban vivos a algunos prisioneros de los campos de concentración para cuenten lo que vieron, para que den testimonio de la peor condición humana.
La película se centra en la madre. Ella se siente víctima de su propia incapacidad y cuando la gente la agrede en la calle acusándola de haber creado un monstruo, de alguna manera no lo desmiente, se siente parte. A pesar de todo, va a visitar a su hijo a la cárcel, intentando entender.

Kevin pareciera ser el alumno dilecto del Marqués de Sade, que tenía como ideal la apatía: rechazando todo padecimiento, empatía o bienestar. El Ideal sadiano pretende una libertad sin freno, pero en realidad responde como esclavo a la ley del mal. No es libre de elegir, y aunque niegue todo límite, ya sea de la realidad, de la ley, del dolor del otro, se ofrece como objeto o instrumento de un Otro Maligno.
Hay un goce indudable en cada uno de los actos sádicos que realiza este chico, pero creo que en este caso, habría también un componente psicopático. No llegan psicópatas a nuestros consultorios, y aún si lo hicieran serían inanalizables, no son capaces de amor ni de transferencia.

Entiendo que la perversión es una estructura clínica que ubica una particular relación del sujeto con el deseo, la demanda, el goce, el Ideal, el semejante. A diferencia del neurótico que impide la realización del deseo, en tanto que desea desear, el perverso se parapeta en la Voluntad de goce. El perverso puede ser o no ser un psicópata, un psicópata puede ser o no ser un perverso.
Según la ley, tanto el perverso como quien presenta una posición subjetiva psicopática, son imputables porque son conscientes de sus actos, a diferencia del psicótico, que es in-imputable.
En el Seminario ”El reverso del Psicoanálisis”(1969-1970), Lacan habló de los canallas. Se refería a quienes intentan manipular al otro alegando saber lo que es bueno para él. Dice así: “Toda canallada se basa en querer ser el Otro del Otro de alguien para manipular sus deseos…proclama la verdad desde el lugar del Otro para operar sobre los deseos del otro”

Roberto Mazzuca3, hace la siguiente articulación que me parece aplicable al personaje en cuestión: La posición del canalla es en el lugar de Otro y para manipular al otro usa un método perverso. En relación a la psicopatía dice que se trata de una patología del súper-yo; el psicópata no es capaz de amar, no siente culpa, se maneja con seguridad y habilidad en la acción.
Kevin no se presenta como sujeto, no se siente dividido, divide al otro y lo angustia. Basta que la madre muestre algún mínimo apego por algo, por ejemplo el estudio donde trabaja, para que el hijo arruine sus paredes con una pintada horrenda. En una oportunidad en medio de una pelea forcejean, y Eva sin querer le lastima la mano al hijo. Cuando están frente al padre, el chico miente respecto a cómo se lastimó, no involucra a la madre ¿para protegerla? Sabemos que no, la obliga a callar, a ser cómplice de su mentira demostrando el poder sobre ella. En La Lista de Shindler, un nazzi le dice a su víctima la siguiente frase:”tiene poder quien pudiendo matar no lo hace”.

La directora de la película deja en claro las perturbaciones en la función paterna. El padre pareciera desconocer qué hijo tiene. Lo ama y niega de tal manera, que le regala un arco y flecha para que el nene juegue en el jardín. El apoyo incondicional al hijo no reconoce el caso particular, apoyarlo hubiera sido prohibirle el arma que resultó letal. Kevin se mostraba amoroso con él, lo seducía haciéndolo fracasar en su función simbólica.

No vamos a caer en la canallada filosófica que Lacan define como “el saber sistemático que se propone como verdadero para los demás” No podríamos afirmar desde ningún saber porqué Kevin resultó lo que resultó, pero pareciera que tanto la dificultad de Eva para amarlo como la enorme distracción del padre, lo despistaron de la carretera principal, esa que nos conduce a un punto; cuando se obra en Nombre del Padre, tenemos fe de conseguir lo que buscamos, tener un lugar en el otro y ser amados.

El final de la película deja abierta una rendija por donde entra la luz. En una de las visitas que hace Eva a su hijo, éste le dice: antes sabía por qué, ahora ya no sé.
El “no sé” abre a una pregunta que antes no existía, abre lo cerrado. Pareciera que ese acto monstruoso dedicado a Eva, al ser respondido, en tanto no cerró los ojos, lo vio, se implicó, lo soportó (no se mató), parece ser que en algo tocó al hijo que la mira por primera vez con otros ojos.
Es tarea de los jueces juzgar, y la nuestra tratar de entender la lógica que lleva a alguien a cometer un crimen tan siniestro que tan mal le viene y tan solo lo deja.
zaiczik@hotmail.com


1 Quiso el azar que al poco tiempo de finalizar este escrito, sucediera la atroz masacre de Aurora en Denver.
2 Lynne Ramsay. USA, Reino Unido.2011
3 “Patologías del acto y la culpa” Revista Alcmeon 31. 22/10/99
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La ventana indiscreta 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La muñeca que murió virgen y devino sexual 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Vértigo: el miedo a la tentación  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La escritura del acto en una película coreana 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eros no entiende razones 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Crimen y castigo 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Dos versiones del Padre 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Cuando la consistencia es dolor  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Atados 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | HISTERIA : comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | OBSESIÓN: comedia y drama  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La verdad de lo verdadero 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo Unheimlich 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La causa de la gracia  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Al borde del desborde 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Alto voltaje 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La peligrosa pretensión de hacer posible lo imposible 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Por siempre Elvis  Elegir morir. A esto quiero referirme.

 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com