Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel
  O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
   
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. No han quedado imágenes o anécdotas de Felix Gattel (1870-1904). Apenas si conocemos unos pocos detalles acerca de la vida profesional de este médico proveniente de San Francisco, mitad americano, mitad alemán, que completó sus estudios de medicina en Wurzburgo1. Luego de trabajar en una clínica privada en Berlín, Gattel permaneció en Viena desde mayo hasta finales de octubre de 1897, con el único fin de estudiar las teorías de un tal Sigmund Freud. Durante su estadía de seis meses, este joven profesional mantuvo un contacto asiduo con su nuevo maestro, con quien incluso compartiría unas famosas vacaciones en septiembre de ese año. Al alumno le tocó una tarea bien precisa: comprobar, mediante el estudio de 100 pacientes pertenecientes a la clínica psiquiátrica del Allgemeine Krankenhaus [Hospital General] (dirigida nada menos que por Krafft-Ebing), la validez de las hipótesis etiológicas de Freud a propósito de la neurastenia y las neurosis de angustia. Es más que probable que el tópico de la investigación le haya sido propuesto por el mismo Freud: en ese momento de su pensamiento, la perspectiva de aislar ciertas enfermedades en función de su etiología específica y sexual, era para Freud un objetivo urgente. Como fruto de esa experiencia, a mediados de 1898 apareció en Berlín –nuevo lugar de residencia de Gattel– su única (y menospreciada) contribución a la temprana historia de las ideas psicoanalíticas: su libro Über die sexuellen Ursachen der Neurasthenie und Angstneurose.

DOS.
Las relaciones entre maestro y alumno no fueron sencillas. Para colmo de males, contamos solamente con una versión de la historia. Las cartas de Freud a su amigo Fliess registran las pocas informaciones que nos han quedado sobre el comienzo y derrumbe de una fallida colaboración que, sintomáticamente, dice mucho sobre los primeros momentos de la aventura freudiana. A mediados de mayo de 1897, el vienés le anuncia a Fliess su inesperada noticia: “Tengo ahora un nuevo oyente y un verdadero discípulo de… Berlín, un Dr. Gattel, que (…) ha venido para aprender de mí. Le prometí darle instrucción a la manera clásica antigua (en caminatas) más que en el laboratorio y la sala de pacientes, y siento curiosidad por ver cómo se conducirá él”2. Todo parece marchar sobre ruedas; en las siguientes cartas, el maestro se muestra complacido por los rasgos de su joven colaborador (cartas del 18 de junio y 7 de julio). Alrededor del 20 de agosto Freud parte junto a su esposa hacia Italia. El 2 de septiembre Martha regresa a Austria; pero Freud no prosigue su viaje en soledad: Alexander Freud (el hermano del médico) y Felix Gattel se le unen en Venecia. Si revisamos las cartas que Sigmund envía a su familia por esos días, nada hace sospechar que el maestro haya cambiado su parecer respecto de su discípulo. Más aún, el solo hecho de que Gattel haya sido invitado demuestra el aprecio que Freud siente por él. El 5 de septiembre, en una postal enviada a Martha desde Siena, Freud, al momento de despedirse, agrega que el doctor Gattel también envía sus saludos afectuosos3. Al día siguiente, en otra postal para su esposa, Freud agrega: “Humor y condición excelentes, al igual que Gattel”. El día 10, inmediatamente después de haber quedado impresionado por las maravillas de Orvieto, Freud le dice a Martha: “Gattel es adorable, Alexander menos”. El 13, desde Perugia, el propio Gattel agrega un pequeño comentario/saludo debajo de las líneas que Freud le envía a su esposa: “Acabo de darme cuenta que Adam no fue seducido por una manzana, sino únicamente por las raíces que acabamos de probar, durante un instante estuvimos todos en el paraíso”.

Freud regresa a su casa el 20 de septiembre. Un día más tarde, escribe a Fliess la carta en la que confiesa que ya no cree en su teoría de la seducción. Pues bien, en esa misma esquela, Freud le relata a su amigo que su opinión sobre Gattel ha dado un giro de 180 grados: “Mi discípulo el Dr. Gattel fue una desilusión. Muy talentoso y sutil, por su propia nerviosidad y por diversos rasgos desafortunados de su carácter se lo debe calificar en verdad como intragable”4. Esa carta llevaba un anexo, consistente en unas anotaciones realizadas por Gattel acerca de sus malestares físicos desde el 17 de mayo –es decir, desde su encuentro con Freud–; es evidente que Freud le exigió a su joven colega que realizara esas anotaciones, para luego poder enviarlas a Fliess para sus investigaciones. Freud agrega en ese mismo anexo que “el asno [Gattel] se avergüenza de estas confesiones”.

TRES
. ¿Qué pasó entre el 10 ó 13 de septiembre y el 21, como para que Gattel se haya convertido en un “intragable” a los ojos de Freud? Dada las alabanzas previas, y dada la invitación realizada al discípulo para que se sumara al viaje a Italia, la única opción es que algo haya sucedido durante esas idílicas jornadas acompasadas por los cuadros de Signorelli en la Catedral de Orvieto y los buenos vinos. La paz en la relación maestro-alumno fue quebrada entre el 15 y el 16 de septiembre, en Florencia, en los últimos días de las vacaciones. Al punto que Gattel no regresó junto a Freud, sino que lo hizo unas horas antes5. En efecto, Schröter y Hermanns ofrecen en su texto una copia de la hojita con los malestares de Gattel. Hay solamente dos entradas en el mes de septiembre: una el día 2, y otra para los días 15 y 16. En ambas oportunidades, el obediente profesional anotó: “Mal humor”6. Apenas se fue Martha, Gattel sintió el primer malestar, pues sabía que una vez desaparecida la esposa, llegaba el momento de hablar de cosas serias. Gattel querría aprovechar esos paseos para compartir con su maestro los resultados y conclusiones de sus averiguaciones con los pacientes de Krafft-Ebing. Y no estaba seguro de cómo reaccionaría su mentor. Aguantó todo lo que pudo, dilató esa conversación; Freud le siguió el juego, y en las largas caminatas no se hablaba más que de etruscos y arte renacentista. Pero el juego tenía que llegar a su fin. El 15 de septiembre, con la lluvia agrisando las calles de Florencia, llegó la plática. Y Gattel no se quedó callado.
______________
1. El estudio más completo sobre la vida de Gattel, y sobre su relación con Freud, continúa siendo el de Schröter, M. & Hermanns, L. (1992) “Felix Gattel (1870-1904): Freud’s First Pupil”. International Review of Psycho-analysis, 19, 91-104, 197-208.
2. Masson, J. (1985) Freud - Cartas a Wilhelm Fliess. Buenos Aires: Amorrortu editores; 1994, p. 261.
3. Tögel, C. & Molnar, M. (eds.) Sigmund Freud. “Notre coeur tend vers le sud. Correspondance de voyage, 1895-1923. París: Fayard, 2005, p. 95.
4. Op. cit., p. 286.
5. Notre coeur…, p. 105.
6. “Felix Gattel…”, p. 200.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL RENTADA Inicio abril: Martes 14 de 18.30 a 21.30 hs. Puede cursarse completo o por módulo.  Reunión informativa: Martes 10 de diciembre, 18.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES. Inicios mensuales. Duración: 12 meses.  Reuniones informativas: Miércoles 11/12, 20 hs. Todos los miércoles de enero, 19 hs.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com