Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Comentario de El valor del arte para el desarrollo subjetivo
  de Oscar Zelis y Paula Llompart (Letra Viva; Reedición 2012)
   
  Por  Letra Viva
   
 
Arte, Salud y Psicoanálisis1
Quizá haya un límite de la sabiduría de donde esté desterrada la lógica. Quizá sea el arte un correlativo, un suplemento obligatorio de la ciencia.
F. Nietzsche

Comenzaremos este capítulo interrogándonos sobre la idea de «salud» para, desde allí, volver a pensar la relación entre subjetividad y arte, de manera tal que nos aporte algunas pistas sobre los procesos terapéuticos o de aprendizaje. Siguiendo esta línea formularemos la siguiente pregunta: ¿Qué “hilos”, qué elementos, qué mecanismos psíquicos se ponen en juego en la praxis artístico-expresiva? Si podemos situar esto último, entonces estaremos en mejores condiciones para pensar los posibles efectos de determinadas actividades artísticas para distintas problemáticas subjetivas.

Empecemos entonces: ¿Qué entendemos por Salud? Una vez más, este término que parece vehiculizar una idea compartida y consensuada, a poco de investigarlo nos encontramos con que no es tan fácil de definir y que además, las definiciones que se han ido intentando no siempre son coincidentes. Como decíamos en el primer capítulo con respecto a la idea que manejemos del ser humano y sus necesidades básicas, lo que incluyamos en nuestra definición determinará y delimitará nuestra capacidad de operar y nuestros límites (lo no definido, quedará entonces, como no existente para esta teoría particular y la práctica que se apoye en aquella). (…)

Necesitamos entonces, alguna definición que sí pueda servirnos para articular esta idea más amplia que tenemos del sujeto humano y que permita incluir los efectos y mecanismos del arte. En la obra de Enrique Pichon Riviere, encontramos una definición operativa de Salud Mental que nos dá una orientación posible de acción en el campo de la subjetividad y que posibilita el interjuego con la práxis artística (no es la única, por supuesto).
«Salud mental: El sujeto sano, en la medida en que aprehende el objeto y lo transforma, se modifica también a sí mismo, entrando en un interjuego dialéctico, en el que la síntesis que resuelve una situación dilemática se transforma en el punto inicial o tesis de otra antinomia, que deberá ser resuelta en este continuo proceso en espiral. La salud mental consiste en este proceso, en que se realiza un aprendizaje de la realidad a través del enfrentamiento, manejo y solución integradora de los conflictos.»2.

Rescatamos esta definición, ya que nos sirve para conectar elementos de la salud, la práctica artística y el aprendizaje; o sea, nos ayudará en nuestro camino de articulación entre el Arte, la Subjetividad y el Aprendizaje. El punto que quisiéramos resaltar es la idea de que el trabajo, el abordaje sobre un objeto, es una vía para el crecimiento del sujeto que se lanzó en dicha tarea, y una posibilidad de aprendizaje, tanto del mundo, como de nuevos recursos para enfrentarlo e interactuar de manera enriquecedora. Por supuesto, nosotros, al leer esta definición, estamos pensando en la praxis artística que un sujeto realiza, o sobre un objeto, o sobre distintos materiales, etc.; práctica expresiva y de modificación de aquel objeto o material inicial; desde aquí puede pensarse la idea de que el producir o modificar un objeto, tiene un efecto dialéctico de influir o modificar al sujeto mismo.

¿Qué encontramos desde el psicoanálisis sobre la idea de salud y enfermedad? En 1912 escribía Freud: «El psicoanálisis hubo de revelarnos ya en los destinos de la libido el factor decisivo de la salud y la enfermedad nerviosa3 O sea, se plantea como decisivo para la salud o enfermedad, el destino, el camino, la forma de manifestación y de expresión de la energía psíquica (libido) de que dispone un sujeto. Veremos que una de las formas de conceptualizar esto será hablar de los destinos de las pulsiones. Pero Freud habla directamente de la importancia del arte, y nos dice que el abordaje psicoanalítico: « discierne también en el ejercicio del arte una actividad que se propone el apaciguamiento de deseos no tramitados, y ello en primer término, desde luego, en el propio artista creador, y en segundo, en su lector o espectador. Las fuerzas pulsionales del arte son los mismos conflictos que empujan a la neurosis a otros individuos (…) Lo que el artista busca en primer lugar es autoliberación, y la aporta a otros que padecen de los mismos deseos retenidos al comunicarles su obra. Es verdad que figura como cumplidas sus más personales fantasías de deseo, pero ellas se convierten en obra de arte sólo mediante una refundición que mitigue lo chocante de esos deseos, oculte su origen personal y observe unas reglas de belleza…» Puntúa también que la obra de arte de esta manera produce dos efectos placenteros: un goce artístico y otro tipo de placer que proviene de las fuentes escondidas de la liberación pulsional.4 (…)

Como decíamos en un artículo, podemos ejemplificar la forma en que es recibida la consigna que se lanza en un taller de expresión artística con la frase: «veamos si se me ocurre hacer algo con “eso” (por ejemplo, los materiales ofrecidos para trabajar)». Decíamos en dicha ocasión que el doctrinal psicoanalítico nos ayudaba al convocar con la palabra «eso» al «Ello» freudiano, y nos recordaba entonces una de sus máximas clínicas: «Donde ESO/ELLO era, el Yo debe advenir», o en una de sus versiones: «donde Eso era, el Sujeto debe advenir». Entonces, si volvemos a la frase que imaginábamos como consigna, ahora podemos traducirla en esta forma: “A ver si se me ocurre hacer algo con Eso”. Tomemos como ejemplo gráfico la ya conocida “masa” informe de arcilla, desde la posibilidad de “lanzarse” uno a hacer algo (que segundos antes no se sabía ni qué ni cómo); acto donde se logra activar, conectar, articular, una parte nuestra –pero hasta ahí extranjera, extraña para nuestra conciencia, y muchas veces solo presentida como peligrosa– nuestro «Ello». Hacer algo con esas pulsiones hasta ahora solo presentidas como peligrosas o desestabilizadoras, por ejemplo. Uno entonces –en el acto de crear algo, de darle forma a esa “masa informe” de arcilla, hasta lograr crear un objeto artístico–, uno se crea en el mismo movimiento como sujeto creador, y gana un “territorio” como posibilidad subjetiva nueva, algo de aquel Ello, ahora se articula a sus posibilidades subjetivas de vida, como una afirmación. Donde eso era, el sujeto adviene. Como poder darle nombre a un territorio recién descubierto, lo que luego nos permitirá incluirlo y tenerlo en cuenta en nuestro “mapa”, ampliando así nuestras posibilidades de andar por el mundo. (…)

En la producción artística se realiza una conexión con partes del psiquismo no controladas por la consciencia. Hay una puesta en acción, una particular conexión de elementos preconscientes e inconscientes que se activan y encadenan en una acción estética. O sea, esto ya es un valor “saludable”, importante de la praxis artística. La posibilidad de “activar” e integrar elementos inconscientes del sujeto en una acción artística o expresiva. Si es una práctica artística genuina, lo que se activará como elemento inconsciente será una verdad del sujeto, un núcleo de verdad del sujeto que a nivel consciente y yoico no estaba integrado aún.

¿Para trabajar con pacientes con perturbaciones psicóticas, será la práctica artística una posibilidad para amarrar por ejemplo aquellas imágenes visuales o auditivas prehistóricas (en el sentido de no haber sido tramitadas por la palabra, o no tramitadas simbólicamente)? ¿Puede pensarse una práctica artística expresiva como otra vía de tramitación o de canalización de las mociones reprimidas que de otro modo producen repeticiones conductuales, actings, etc.? Estas son algunas de las ricas preguntas que podemos empezar a formularnos y a investigar.

En el capítulo anterior hablábamos de la Expresión artística entendida como comunicación, y en relación a este último concepto, habíamos situado dos formas distintas de definir su extensión:
a) un nivel restringido: basado en el modelo mensaje-código. El producto o mensaje artístico porta un significado particular cerrado y factible de ser definido y comprendido.
b) en sentido amplio: comunicación que excede la decodificación, porta impresiones, produce sensaciones, emoción, etc. O abre un sentido no cerrado, abierto; sugiere.
Desde conceptos de la lingüística retrabajados por Lacan, podríamos aproximarnos a esto diciendo que a) corresponde al nivel del significado (o el enunciado) y que b) indica sobre todo el nivel significante (y podría entonces indicar algo del nivel de la enunciación).

El hacer artístico se destaca por mantener y priorizar el nivel b): esto es, el nivel de la obra artística como no factible de ser agotada por un significado. El producto artístico es así un representante del sujeto que la hizo, pero no lo intenta significar en forma completa, abre la posibilidad de múltiples interpretaciones, o sea, una cadena abierta de sentido. Este es el nivel del sujeto. El espectador que ve un objeto artístico o una expresión artística es impresionado, y enseguida busca darle algún sentido, o se pregunta, ¿qué quiso decir, expresar? O sea, le supone un sujeto a dicha obra o expresión. Esto se corresponde con la idea de sujeto para el psicoanálisis (desde Lacan) un sujeto que aparece entre dos significantes, uno de los cuales es el representante de su “marca” inconsciente. Se trata para el artista de “saber-hacer” con su marca, (inconsciente), con su estilo.

O sea, el dispositivo artístico, la “mirada artística”, por su propia estructura, supone, por necesidad, un sujeto. Y es justamente por eso que puede ser útil cuando trabajamos con personas con perturbaciones o patologías que amenazan con borrar su posibilidad de subjetividad autónoma y que lleva al Otro Social a negarle su autonomía e incluso poner en tela de juicio su posibilidad de subjetividad. (…)

______________________
1. Extracto del cap. 3 del Libro El valor del arte para el desarrollo subjetivo: talleres de expresión artística en Salud Mental y Educación Especial. Autores: Oscar Zelis y Paula Llompart; Letra Viva; 2008.
2. Pichon Riviere, E.: Diccionario de términos y conceptos de psicología y psicología social; Bs. As.; Nueva Visión; 2000.
3. Freud, S.: «Sobre las causas ocasionales de la neurosis». (1912). Obras Completas, Biblioteca Nueva.
4. Freud, S.: «El interés del psicoanálisis»; (1913); Obras completas; Standard Edition.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Desde la transferencia de Edgardo Feinsilber (Letra Viva, 2014) 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Resistencia a lo nuevo  A propósito de la edición del libro Los Neologismos de Lacan, de Gabriela Mascheroni (Letra Viva, 2014)
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | La elección en psicoanálisis  Fundamentos filosóficos de un problema clínico
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Nuevos recursos frente al trauma  Experiencias clínicas con psicoanálisis y EMDR
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Tres ensayos sobre la perversión  de Tomás Otero (Letra Viva editorial, 2013)
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Mostrar la cuerda. Hacia una clínica borromea  de Pura H. Cancina, Letra Viva Editorial, Agosto de 2013
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El Dios Químico como fin de la psiquiatría 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Mujer, cuerpo, maternidad 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | El niño en análisis y las intervenciones del analista.   de Alba Flesler (Paidós, 2011)
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | El niño indómito.  Lo más salvaje, lo más creativo del ser humano de Laura Billiet (Letra Viva Editorial, 2011)
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Astillas en el tiempo - La experiencia del psicoanálisis  Luis Vicente Miguelez | Letra Viva | 2010 | 155 pág.
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El Cuestionario Desiderativo aplicado a niños   de Susana E. Pérez de Polacino y Mabel E. León (Letra Viva Editorial, 2010)
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Función del dinero en psicoanálisis   de Guillermo Cichello (Letra Viva Editorial, 2010)
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Los bordes no tan simples de una carta. Semiescrito II  de Héctor Rupolo
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | "El nombre del padre como arje de la creación"  de Silvia Nora Lef, Letra Viva, 2008
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | El padre que no cesa  Letra viva/ Ensayo y Crítica del Psicoanálisis, 2006. AAVV
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Héctor Fernández Álvarez  Las psicoterapias en el mundo
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Psicoanálisis de niños: La verdadera historia.  Silvia Frendrik
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Una temporada con Lacan  Pierre Rey, Letra Viva, 2005
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | El amor: entre obsesiones, muerte y familia  por Ricardo Estacolchic
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | El autismo infantil  Fragmentos de una conferencia de Michel Silvestre* publicada en la revista Margen Analítico Nª !
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Analizarse con Freud  A propósito del testimonio de Hilda Doolittle sobre su análisis con Freud
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Investigación en la Habana  Fragmentos de la presentación del libro Investigación <> Psicoanálisis: de Sherlock Holmes, Dupin y Pierce, a la experiencia freudiana (Letra Viva, 2000) en la ciudad de la Habana

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com