Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Discapacidad y psicoanálisis

La prevención secundaria en el autismo
  Por Leandro Noir  y  Graciela Puebla
   
 
Artículo presentado en la 1er Jornada Regional de Salud Mental de la Región Sanitaria VII. El Dispositivo de Prevención como parte del proceso de Atención en Salud Mental.


Parte introductoria

Nuestro escrito tiene como objetivo destacar la importancia del trabajo clínico realizado en etapas tempranas del desarrollo, fundamentalmente en aquellos casos de pacientes diagnosticados con autismo u algún otro trastorno del desarrollo.

Descripción del caso (primeros encuentros)

En un primer momento la paciente que llamaremos Lourdes de 4 años de edad llega derivada por neurología del htal Gutiérrez, diagnostica con autismo, el motivo de consulta según refieren sus padres proviene de que la niña no fue aceptada en el jardín de infantes porque no habla.
Los padres nunca convivieron y se separaron, cuando Lourdes tenía aproximadamente 2 años, momento en que además su madre quedo embarazada de su hermana. Manifiestan que en realidad Lourdes no fue buscada y como llego siguieron adelante con la relación pero no funciono, peleaban mucho y discutían delante de la niña. Por su parte el padre cree que es por culpa de ellos, por sus discusiones que la niña se encuentra así.
Los padres refieren que la niña venia creciendo normalmente hasta los 18 meses de edad. Momento en que en una reunión familiar un tío materno sale con una mascara de un tótem en su rostro y Lourdes se asusto tanto que desde ese momento la niña quedo muda y dura.

En el primer encuentro con Lourdes me pregunto qué pasa con esta madre que solo localiza que su hija no habla y parece minimizar la situación: “yo pensé que en algún momento iba a hablar”. En varias entrevistas la madre manifiesta que por momentos mira un punto fijo hacia arriba como si estuviese mirando algo o a alguien, no controla esfínteres, grita mucho y llora para bañarse. Estas fueron las primeras problemáticas planteadas. Además los padres describen diferentes situaciones de la vida cotidiana en las que es difícil comunicarse y entenderla, donde la niña se pone nerviosa, quiere pegarles y llora. Lourdes tiene una hermana de 2 años a quien su madre dice maltrata mucho. “parece como si estuviera enojada conmigo y con la hermana”.
Su padre no vive con ellas, esta casado y tiene otra hija de 2 años con quien describen se lleva mejor. Lourdes puede quedarse con su padre o abuelos paternos 3 o 4 días sin inconvenientes.
Al ingresar al consultorio la paciente comenzaba a gatear, luego se ubicaba en un rincón moviendo las manos y mirando fijamente las sombras en la pared. No manifestaba intencionalidad de juego, ni exploración del consultorio. Podía desprenderse de su madre para ingresar al consultorio sin inconvenientes, no realizaba contacto visual.


Desarrollo Teórico


Una de las sensaciones que generaron los primeros encuentros, fue la de estar frente a un animalito. Esta comparación metafórica tiene eco en aquellas conceptualizaciones de Bruno Bettelheim, quien habla de humanizar al autista y sacarlo de su universo puramente animal. Nuestra lectura nos llevo, además a casos como Víctor el Salvaje del Aveyron, al cual la ciencia intentó reeducar para integrarlo a la sociedad. También con el caso Roberto (el niño lobo) presentado por Rosine Lefort, comentado en el Seminario I de Lacan.

La otra sensación nos dirige a su madre, particularmente a su posición con respecto a Lourdes, que nos recuerda a teorizaciones etiológicas del autismo como la de Margaret Mahler, quien argumentaba respecto a la etiología del autismo, que las madres no puede ubicarse como faro orientador del niño.

Ahora bien estas lecturas de Bettelheim, Mahler, y otros autores de la escuela inglesa, fueron de influencia para que algunos discípulos de Lacan, como el caso de los Letford ubiquen al niño autista del lado del viviente, sin Otro simbólico, es decir aplastado por lo Real, sin significantes que recorten el cuerpo.
En cambio otros autores psicoanalíticos como Pierre Bruno, ubican al autismo como regresiones al autoerotismo, cuestión que marca todo un viraje ya que esto indicaría la incidencia significante en el cuerpo, es decir que el autista esta capturado por el lenguaje, tal como lo piensa Eric Laurent.
Además, tanto en este caso, como otros de autismo y/o TGD, encontramos, en la practica clínica, movimientos binarios, tales como prender apagar, abrir cerrar, subir bajar, que marcan la captura del sujeto por el lenguaje como ocurre en el Fort – DA..

Otra autora psicoanalista como Gloria Anonni marca la importancia de considerar que para el autista la cuestión esta en las primeras inscripciones que no se han producido en la superficie libidinal o la libidinizacion no ha sido suficiente para dejar una marca.
Para la constitución subjetiva se produce una marca, una huella de articulación significante para que luego se pueda enlazar al orden simbólico. Aquí se incorpora el lenguaje vía lo pulsional, la madre lee las demandas, esto es trazado en el cuerpo y se efectúan las primeras experiencias de significación.
El autista por algún azar se encuentra detenido. De allí que aun lidibinizado en parte, sino completa el circuito, no ha de poder progresar en los tiempos institucionales del estadio del espejo.
De aquí que la Dirección de la cura se oriento en pesquisar los tiempos subjetivos probables en los que este caso singular pueda hallarse.

Descripción del caso ( Dirección de la cura)


Teniendo en cuenta la descripción del caso se comenzó a trabajar los tiempos de la constitución subjetiva las condiciones para la entrada al mundo de lo simbólico, el lugar del Otro, el deseo materno, la introducción a lenguaje, el estadio del espejo, los registros de lo imaginario y lo simbólico ejes necesarios para el ser hablante
Se comenzó a realizar entrevistas semanales con la madre en función estimular la génesis de los primeros intercambios entre la madre q cuida, goza y amo.
Las indicaciones a padres fueron enunciar situaciones de la vida cotidiana y utilizar la palabra como una herramienta, juegos de opuestos (presencia-ausencia, adentro – afuera) contener y alojar con sus cuerpos.

Con Lourdes establecimos 2 sesiones semanales en las cuales trabajamos el registro de la mirada, de la voz, y la dimensión del cuerpo, por medio de abrazos, caricias apoyadas en la palabra canciones de cuna tales como la canción de las manitos.
Luego de varios meses, se comenzaron a suscitar cambios, Lourdes comenzó a hacer contacto visual, a realizar sonidos con intención de decir algo o realizar algún pedido. En una sesión mirándome tomo mis manos y las movía haciendo sonidos. Respondi queres que te cante? Y ella respondió con una sonrisa de aprobación.

Pensamos este tipo de escenas que se dan en la clínica diaria como la muestra de que algo se conmovió allí, en donde parecía no haber nada, Gloria Annoni sostiene que para la clinica es necesario y conveniente la localizacion subjetiva, para poder tener una hipotesis que nos oriente hacia quien nos dirijimos.

Lourdes ha logrado avances importantes, esta en movimiento y los padres pudieron tomar registro de la problemática de su hija y de sus funciones parentales como esenciales para la estructuración del psiquismo. Pide ingresar al consultorio con su madre, se muestra afectiva, cuando ingresa se dirige hacia el baúl de los juguetes y me pide que lo abra. Comenzó el jardín de infantes con media jornada. Busca estar con niños. En cuanto a la adquisición del lenguaje gorgorea y en algunas situaciones comienzan a aparecer palabras como mama, papi, coca, bebe.
Actualmente entra al consultorio y se toca la cabeza, parece tener la intención de comunicarme algo. Hasta que le digo me toco la cabeza, me toco la nariz…?. Ella me devuelve una sonrisa y se toca de nuevo la cabeza, quiere que se la cante de nuevo mientras baila.
Actualmente se sigue haciendo una apuesta al sujeto.

Conclusión


Pensamos la prevención secundaria como un faro orientador en la estructuración subjetiva:
Ante el interrogante de que ¿si el el autismo y/o TGD se cura?, nuestra postura, en función de la dirección de la cura, apunta a generar una serie de movimientos que permitan cierto viraje de la posición del sujeto y su relación con los elementos constitucionales. Una vez que se ha producido una patología, la función de la prevención secundaria en la salud mental radicaría en prevenir y disminuir el avance de la misma. El caso muestra grandes cambios en la posición subjetiva de Lourdes.
Tal vez algunos escépticos, antes resultados de mejoría o cura, dirán que entonces no se trataba de un autismo poniendo el acento en un mal diagnóstico diferencial. Pero debemos reconocer que los diagnósticos lo son según cada ciencia, cada disciplina, cada mirada. Por ejemplo lo que para la psiquiatría puede ser una enfermedad como el delirio, para Freud se trataba de un intento de curación. Y aunque se tratara de un autismo, cada autista presenta su propia singularidad en su constitución psiquica.
Por ello sostenemos que debemos en la práctica clínica interrogar los saberes establecidos, a la ciencia misma, por ejemplo cuando Freud se intereso en la histeria, el saber de la época consideraba que las histéricas simulaban, por lo cual no había que escucharlas. Para el caso del autismo y/o TGD podemos encontrar una similitud con las concepciones del psicólogo Loovas, creador del método conductista ABA, donde el mismo sostenía que no se debía entrar al mundo del autista, sino trabajar en su entorno. Por su parte Lacan en la conferencia de ginebra de 1975 plantea que debemos ocuparnos del autista y que hay algo para decirles, es decir que es posible de intervenir desde la palabra.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Sobre la condición del Débil Mental 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Oposiciones a la práctica Psicoanalítica en personas con discapacidad 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La viveza de los débiles mentales 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Un modelo de taller para personas con retraso mental 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Consejos al profesional en el tratamiento psicoanalítico con personas con discapacidad - Primera parte 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Ley y Discapacidad  Trabajo presentado en la VIII Jornada de Trabajo Salud Mental 2013 “Experiencia y Transmisión” La relación del Sujeto a la Ley ¿De qué Ley se trata?

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com