Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Epigenética

Mecanismos epigenéticos embriogénicos y post-natales y la histórica defensa del psicoanálisis por la variabilidad individual
  A propósito de la publicación de Mecanismos Epigenéticos en la Avocación de Deseo, de Alfonso Luis Masotti
   
  Por Dr. Ricardo Freire Castelao
   
 
“…la reactivación mnemónica, particularmente la evocación, inicia una cascada de eventos intracelulares, que de un modo similar a la consolidación que se produce luego de la adquisición, compromete la activación de los receptores NMDA y Beta-adrenérgicos, generando una desestabilización en las trazas de memoria y una re-organización consecuente de los nexos de las memorias existentes con los sistemas de reactividad, que provee una base empírica para el desarrollo de una línea teórica de la disociación…”1

“…It is clear that early social experiences and experience-related changes in neural correlates of cognition and emotion play a pivotal role in trans-generational transmission of phenotype and particularly of maternal behavior. Recent support for the existence of trans-generational inheritance in mammals, suggest that the epigenetic status of particular genes in the previous generation influence the next generation. Indeed, transmission of positive aspect of maternal behavior as well as adult stress responses seems attributable to the methylation status of the promoter of the glucocorticoids receptor gene in the hippocampus of the mother as well as the methylation status of the promoter or the estrogen receptor alfa in the medial pre-optic area. With the results presented here, we now provide the first evidence of perpetuation of maltreatment-induced changes in DNA methylation across a generation. The impact of these inherited DNA methylation changes on gene expression and behavior in this generation is currently unknown and thus a focus of ongoing studies…”2


En el Prólogo de Mecanismos epigenéticos en la Avocación de Deseo, el autor señala: “…Las alusiones de Freud en sus historiales clínicos a la interacción entre el medio interno y el medio externo del sujeto son recurrentes y expresan una especial preocupación por explicar las recíprocas relaciones y mutuas influencias entre el organismo, el sujeto psíquico y el entorno que lo rodea, es decir entre natura y nurtura, y así se refleja también en los enfoques de las ciencias humanas y biológicas del principio del siglo XX (…) Freud asumió una actitud que podríamos considerar de moderación entre el vitalismo de Lamarck y el innatismo determinista de Darwin, con un claro sesgo hacia el paradigma de las ciencias humanas…”3, sugiriendo que la epigenética de nuestros días es la heredera de las tesis que el psicoanálisis de principio del siglo anterior no hubo de substanciar por limitaciones de laboratorio de su época. En la nota que escribiese sobre Masotti en oportunidad de la publicación de La evocación mnemónica, paradigma de la integración somato-psíquica, que titulé “El porvenir del psicoanálisis ha sido justificado por la epigenética”4, he afirmado que el autor lograba reunir los argumentos mas contundentes de la epigenética a favor de la legitimidad científica del psicoanálisis, al aseverar que la evocación del acontecimiento traumático en el marco operativo de la relación transferencial, es decir del vínculo entre paciente y analista, se convertía en un mediador efectivo entre la psiquis y el soma, en el que la historicidad del síntoma era revelada por sus vinculaciones con la propia psiquis. El psicoanálisis se presenta así, como un interpelante de las interacciones entre el sujeto, el entorno y las reacciones de su medio interno, que mediante la auto-reflexión, promueve la modificación de estructuras psíquicas y somáticas al asistir la variabilidad individual y diversidad reactiva autónoma. En esta oportunidad, Masotti nos describe con precisión los procesos biológicos relacionados con las experiencias apreciativas implícitas en la experiencia subjetiva o individual, mediante la cual el sujeto afronta los avatares o vicisitudes que le propone un entorno constantemente cambiante, y que constituye a la vez, el fundamento del origen de la variabilidad fenotípica y la diversidad reactiva, concretando la integración somato-psíquica que Lacan ratificase enfáticamente con su inclinación por Spinoza, pero que más pronto que tarde rectificase sus iniciales convicciones con una recusación de su “cogitación spinoziana”5. Por el contrario, Masotti propone recuperarla recurriendo a una validación transdisciplinaria, al imponer a la evocación mnemónica como paradigma de esta integración, la que permite por cierto, disolver de manera definitiva la estéril confrontación entre el organicismo racionalista de nuestros días versus el actual constructivismo omnisciente de Lacan que ha llevado a la derrota de los psicoanalistas en la causa del autismo6. Pero Masotti no reniega de Lacan, en su obra sostiene que el surgimiento del sujeto psíquico constata el tránsito de lo natural al orden simbólico que instaura lo cultural en lo humano en un cabal sentido del traspaso, al transitar de la mera aprehensión de los estímulos a la aprehensión de las sensaciones como posibles realidades que están ahí, de suyo (inmanencia de la sensación y del sentir). Y aunque resulte obvio reitera Masotti, que la génesis del sujeto cognoscente se haya manifestado sincrónicamente con la aparición del lenguaje, cuando afirma que los motivos que imbuyeron o insuflaron a hablar al homínido son anteriores a la aparición del lenguaje, no hace otra cosa que confirmar a Lacan. Y aunque es Lacan quien alega que esta travesía emprendida por el homínido hacia la subjetividad humana, no responde a demanda biológica alguna, sino a los albores de una “pulsión” de concebir su entorno, la que finalmente se hace cargo de una construcción imaginaria de “la realidad” en función de las propias experiencias acumuladas por ese sujeto psíquico, y en el que la consciencia resulta tan sólo un elemental reflejo de esa estructura, le reconoce a desgano su correlato orgánico. De este modo, y aunque el sujeto psíquico retenga y conserve en su fuero más íntimo el albedrío y la competencia para relevar o sustituir la realidad exterior por otra que urdiese su imaginario, la actitud de tomar por atributo la inmanencia del sentir y confundirlo con la realidad, que desconcierta al sujeto de conocimiento al indagar acerca de sí, no obtenga el ansiado esclarecimiento de su sentir. Este desconcierto sobre los motivos de su sentir, que restringe drásticamente su raciocinio, demuestra a la vez, que la conspicua “libertad de consciencia” está sobredeterminada por la estructura reiterativa del deseo, evidenciando la ineptitud del sujeto cognoscente ante el desgobierno de su sentir o de su rememorar, con inevitables consecuencias para la salud física y mental del sujeto, conceptos implícitos en la noción de Avocación de Deseo.

Más adelante Masotti refiere: “…el laborioso desarrollo teórico de Freud representa un progreso en el modo de pensar la controversia Natura-nurtura al conceptualizarla como co-implicancia al afirmar que las experiencias tempranas adversas interfieren el desarrollo ulterior del individuo, (…) afirmación que la epigenética de nuestros días ha cristalizado. De acuerdo a estas investigaciones, se ha demostrado que la formación de memoria de largo plazo es un proceso complejo que compromete diversos pasos en la regulación de la expresión de numerosos genes (…) (y) que requiere de la convergencia y coordinación de múltiples factores de transcripción que regulan la expresión génica…”7 estableciendo una interacción sinérgica entre la actividad mnemónica y la expresión génica. Por lo tanto, asevera, no puede haber duda respecto de que los mecanismos epigenéticos involucrados en la acumulación de memoria representan un modelo de unificación teórica que explica en términos de regulación celular, neuroquímica y molecular cómo procesan los seres vivos las cambiantes condiciones del entorno y responden de manera adaptativa o des-adaptativa a ésas. El autor ratifica que la comprensión de los mecanismos que subyacen a los procesos de transcripción génica en la acumulación de memoria resultan críticos en el conocimiento de las causas de diversas patologías, como la esquizofrenia, la adicción a las drogas, las enfermedades neurodegenerativas, las epilepsias, o en las enfermedades del neurodesarrollo. Varios desórdenes cognitivos severos que están asociados con mutaciones en los factores de transcripción, también lo están con severos trastornos del neurodesarrollo y disfuncionalidad somática.

El autor advierte la posibilidad de que los cambios producidos por estos mecanismos epigenéticos fuesen heredables a través de un linaje trans-generacional, o por división celular. Resulta obvio entonces admitir que si las neuronas no se dividen ni reproducen, nada de lo que ocurra entre las neuronas pueda ser calificado como epigenético8. Como existe un amplio consenso entre los científicos en la consideración de que la regulación de la estructura de la cromatina y la metilación del ADN son funciones críticas en la maduración del SNC, entonces y en un amplio sentido, estos procesos mencionados deben ser considerados como neuro-epigenéticos con el fin de distinguirlos de aquellos otros que se encuentran comprometidos en la división, desarrollo, diferenciación y destino celular, advirtiendo además, que el hecho que las neuronas hayan cooptado los mecanismos epigenéticos subordinándolos al sostenimiento de los cambios de largo plazo que predisponen al individuo o sujeto a perpetuar el fenotipo, demuestra el potencial de los mecanismos neuro-epigenéticos en la maduración del SNC, en tanto son los mismos que participan de la división celular. Estos estudios, prosigue, han permitido determinar las profundas influencias del entorno socio-ambiental en el neuro-desarrollo, en el que la calidad de las tempranas condiciones de ése, fuesen adversas o propicias, no dejan de generar consecuencias fisiológicas y neurobiológicas que por supuesto se manifiestan en enfermedades de la adaptación (mal denominadas psicosomáticas), en alteraciones del comportamiento, e inclusive en enfermedades mentales severas, cuyas consecuencias neurofisiológicas, histológicas y moleculares, pudieran persistir a lo largo de la vida adulta del individuo e incluso prolongarse por varias generaciones.

Afirma el autor que no hay duda que el comportamiento humano asume una complejidad inexorablemente ligada a la producción cultural, y que el comportamiento social se arroga las características y normas y/o regulaciones impuestas por la cultura en que se halla inmerso. En estos términos, la regulación de infinidad de comportamientos ligados a los lazos de parentesco, como el que establece la prohibición del incesto, han ocupado buena parte de los desarrollos psicoanalíticos, intentando justificar una teoría del destino individual de cada sujeto. Mientras que el estrés materno ha sido asociado con incremento de la incidencia de numerosos desórdenes neuro-psiquiátricos como depresión, ansiedad, esquizofrenia y autismo en la progenie luego del parto, por el contrario el desarrollo del sistema nervioso del ser en gestación no ha mostrado perturbaciones. Sin embargo, muchas de las enfermedades asociadas el estrés pre-natal han demostrado una susceptibilidad específica asociada al género que pudiera proveer un indicio acerca de la etiología que afecta el desarrollo del feto. Uno de los ejemplos es el sexo masculino del feto, al cual el organismo de la madre pudiera responder con una defensa endocrina, aumentando los estrógenos. Mientras que el estrés de la madre durante la gestación, está asociado a enfermedades en la progenie, resulta improbable que el sistema nervioso de la progenie muestre algún tipo de vulnerabilidad a las perturbaciones dadas en el curso de la gestación, siempre y cuando no exista una determinada predisposición a alguna enfermedad en el feto. Resulta pues, indudable que el autor intenta realizar una revisión crítica de las diferentes teorías etio-patogénicas sostenidas por el psicoanálisis y confrontarlas con las nuevas perspectivas que propone la epigenética. A continuación, encara los últimos desafíos impuestos por la clínica de los procesos neuro-degenerativos, por oposición a una teoría biológica de la disociación, para por último arribar en el Epílogo, a la defensa del carácter restaurador/compensador que pudieran asumir los mecanismos epigenéticos en un contexto enriquecido, en tanto el marco operativo en que se instituye la práctica del psicoanálisis, se constituye de hecho, como una dinámica de enriquecimiento personal.


(Endnotes)
1 MASOTTI, AL:, La evocación mnemónica, paradigma de la integración somato-psíquica, Ed. Letra Viva, Área Psicoanálisis y Epigenética, Bs. As., 2012, p. 48
2 ROTH, TL; LUBIN, FD; FUNK, AJ & SWEATT, JD: “Lasting epigenetic influence of early-life adversity on the BDNF gene” Biological Psychiatry 65:760-769, 2009, p. 766
3 MASOTTI, AL: Ibídem, Ed. Letra Viva, Área Psicoanálisis y Epigenética, Bs. As., 2012, p. 14
4 FREIRE CASTELAO, R: Ibídem, Agenda-Imago, Contenidos exclusivos, 2012
5 ATTAL, J: La no-excomunión de Jaques Lacan. Cuando el psicoanálisis perdió a Spinoza, El cuenco de plata, Bs. As., 2012
6 CHACÓN, P.: “El autismo ¿una causa perdida para el psicoanálisis?”, Revista Ñ de Clarín, 15/10/12
7 MASOTTI, AL: Mecanismos epigenéticos en la Avocación de Deseo, Op. Cit. p. 97.
8 SWEATT, JD: “Experience –dependent epigenetic modifications in the CNS” Biological Psychiatry 65(3):191-197, 2008, p. 192: “…dynamic regulation of epigenetic mechanisms is a part of the normal gene-environment interface…”
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El porvenir del psicoanálisis ha sido justificado por la epi-genética  A propósito de la publicación de La evocación mnemónica, paradigma de la integración somato-psíquica, de Alfonso Luis Masotti (Letra Viva, 2012)

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com