Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Una lectura de “Las inclinaciones criminales de la Europa Democrática “ de J.C. Milner
  Primera parte
   
  Por Gustavo Pita
   
 
Las referencias que están presentes en el texto de Jean Claude Milner “Las inclinaciones criminales de la Europa Democrática” 1 a las fórmulas de la sexuación y a la cuestión del no-todo está en relación con el intento de realizar una lectura de lo que considera como uno de los problemas que se han generado en Occidente en los últimos 200 años, a partir de la revolución francesa: la reivindicación de lo social frente a lo político, donde lo político es clásicamente pensado a la manera de un todo limitado, en la medida que necesita para su constitución un exterior constitutivo que le permita pensar su identidad. Lo que escapa al todo político es lo que permite su constitución.

Desde nuestro punto de vista, esta cuestión está relacionada con las consideraciones acerca de lo teológico-político en los términos en que los plantea Carl Schmitt, en la medida en que el lugar de Dios va a ser ocupado por el soberano, hay un correlato entre la teología política y el pensamiento político en la medida en que el mismo es impensable sin el conflicto y la excepción. Así como la teología es imposible sin el pecado, la política es imposible sin la excepción. Y hay una analogía entre pecado y excepción.

Y la excepción tiene que ver justamente con aquello que pone en cuestión el todo de la normalidad del derecho. El derecho es el ámbito de la normalidad, la política es el ámbito de la excepcionalidad. Y la excepcionalidad supone una ruptura del ámbito del derecho pero supone también su fundamento. El derecho... tiene un fundamento extrajurídico, un fundamento político, está en la decisión del soberano. Hay un exterior que funda esa totalidad porque la identidad política tiene que ver con la vigencia del derecho, y no con la disolución en la excepción. Pero lo interesante es que la excepción es algo que es interior y exterior a ese todo. La excepción no aparece como algo externo frente a lo que se decide, sino que es la propia decisión la que constituye la excepción. El soberano es aquél que no sólo decide en un momento de excepción sino que constituye la excepcionalidad, suspendiendo la normalidad del derecho. Entonces Carl Schmitt plantea que, al interior del estado-nación, la policía, y al exterior del estado-nación, la política. Y de hecho, el primer lugar donde lo formula de manera clara es un texto llamado “Teología política”,2 de 1922, diez años antes de “El Concepto de lo político”,3 texto en el que va a establecer la cuestión de las identidades en función de la relación amigo-enemigo y la necesidad de diferenciarse y suponer un afuera de.
En este sentido me parece que la posición de J.C. Milner tiene cierta relación con Carl Schmitt, por pensar la política como aquello que necesariamente supone la diferencia y la exterioridad de este todo. Ahora, es una exterioridad que debe ser pensada como un exterior-interior, para evitar esta caída en el singularismo. Y considero que es en relación a esta cuestión que va la crítica de Guy Le Gaufey 4 cuando dice que, J.C.Milner, hablando de dos todos, uno limitado y otro ilimitado, repone el binarismo y, con la idea de dos todos, repone la preeminencia del Uno, de dos Unos que se relacionan. Un Uno limitado y un Uno ilimitado.

Considero que J.C. Milner plantea dos singulares, pero el ejercicio termina siendo el mismo porque lo que repone es una idea de unidad, y la relación entre unidades, entre Unos que son posibles.

Lo que introduce de interesante la referencia que hace Guy Le Gaufey al artículo de Brunswig, y a la idea del particular de máxima de Aristóteles, es tratar de pensar justamente aquello que puede ser concebido como excepción, como interior a la totalidad. Entonces, la excede, la tensiona, la cuestiona, la vuelve contradictoria en un punto, pero desde dentro mismo de ese universal; porque si no, lo pone afuera y vuelve a reponer esa idea de un afuera de esa totalidad que, por su radicalidad en la diferencia, repondría esa idea de unidades que se relacionan unas con otras.

La cuestión es esa tensión para pensar ese particular de máxima que tiraría abajo al silogismo o lo volvería contradictorio y lo que hace pensar la exterioridad. Es difícil, porque el mismo Guy Le Gaufey lo señala, es un campo donde uno siempre termina con el problema de cómo posicionarse en este lugar del límite, que tiene que ver con cómo pensar aquello que posibilita la existencia de un obstáculo, tema que trae Guy Le Gauffey, porque pensar con el particular de máxima es llevar el tema a los términos del obstáculo y no de la contradicción. Se trata de lo que obstaculiza el funcionamiento pleno de un todo.

Recuerdo esa frase de Alain Badiou en “La teoría del sujeto”, 5 donde expresa “todo lo que es un todo le hace un obstáculo en tanto que en él se incluye”. Lo que plantea A. Badiou es que cualquier elemento del todo puede volverse un obstáculo al todo, el problema es que cuando se convierte en un obstáculo se inscribe de vuelta en un todo, por lo tanto pierde la radicalidad de ese límite que le pone al todo. Entonces, más allá de esta referencia muy interesante que J.C. Milner toma sobre esta primacía de lo social frente a lo político —y vuelvo a esto de pensar las cuestiones en términos de problemas, porque son categorías que se inscriben en marcos distintos. Plantear algo en términos de cuestión supone politizar, porque ninguna cuestión tiene una solución, lo que ofrece una cuestión es la posibilidad de una posible posición frente a ella. Por eso comienza planteando, cuando empieza a referirse al antisemitismo, a los campos de concentración, en “El judío del saber”,6 que para él la cuestión, justamente, es que el judío se convirtió en un problema, y al convertirse en un problema recibió una solución técnica y aséptica. Mientras que planteado como cuestión, y ahí recuerda “La cuestión judía”,7 de K. Marx, lo que supone es algún tipo de posicionamiento político.

Lo que él plantea es que al socializarse esta cuestión y extenderse, además de que nada queda por fuera y todo puede ser incluido, es que aparece esta idea de desaparición de la política en la medida en que todo se reduce a problemas técnicos. Lo que Milner está marcando es esta idea societalista que aparece a partir de fines del siglo XVIII en Europa, sobre todo con los contrarrevolucionarios y con los liberales de principios del siglo XIX, donde lo que aparece ahí es la cuestión de cómo solucionar los problemas objetivamente. Y el antipoliticismo, con una fuerte pata rousseauniana.


Una de las complicaciones fue perder la dimensión temporal, en la medida de la tesis misma que tiene, es decir, que no es inscribible temporalmente, no lo es, no nos deja esa inscripción temporal. El problema es un problema, por lo tanto, todo lo que demanda es una solución técnica. La pobreza es un problema, entonces, hay que llamar a un técnico, o bien, la inseguridad es un problema, entonces, debemos llamar a un técnico que nos resuelva el problema, lo cual significa decir que no es una cuestión de posiciones políticas, sino de acuerdos basados en lo que las cosas necesitan. Es el “fantasma del pueblo uno” en términos de Claude Léfort,8 donde lo que aparece es esta supuesta unidad posible donde toda diferencia es reductible a un ser cósico, por eso es la política de las cosas, porque las cosas tienen la respuesta a ese problema en sí mismas, simplemente hay que conocerla, es como si las cosas hablasen por si mismas, ocultando que alguien habla por ellas. No muy distinto a cuando se plantea el problema de pasar de la política sobre los hombres a la administración sobre las cosas. Uno lee “El estado y la revolución9de V. Lenin y lee que el objetivo de la revolución es pasar de la política sobre los hombres a la administración de las cosas, porque finalmente, lo único que quedará son problemas técnicos.

Referencias:

1) Milner, J.C. : “ Las inclinaciones criminales de la Europa Democrática”. Ed. Manantial Bs.AS.
2) Schmitt, C. : “ Teología Política”. Ed. Strudhart. Bs.As.
3) Schmitt, C. : “El Concepto de lo Político”. Alianza Ed. Madrid.
4) Le Gaufey, G: “ El Notodo de Lacan”. Ed. Cuenco de Plata. Bs.As.
5) Badieu, A. : “El Concepto de Sujeto”. Ed. Manantial Bs.As.
6) Milner, J.C.: “ El Judio de Saber”. Ed. Manantial. Bs.As.
7) Marx, K: “ Sobre la Cuestión Judía” Ed. Prometeo Bs.As.
8) Lefort, C: “ La Cuestión de la Democracia”. Vuelta. México
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Una lectura de “Las inclinaciones criminales de la Europa Democrática “ de J.C. Milner  Segunda parte

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com