Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Filosofía

Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad
  Modos de anudar la identidad subjetiva. Modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
   
  Por Silvia Nora Lef
   
 
Los autores elegidos, de Uno u Otro modo, dialectizan la cuatriplicidad. En todos ellos, el ser judío pasa a ser paradigma de un modo de ser subjetivo en el mundo, “dasein (ser ahí) humano universal. Paradojalmente, el primero escogido, Martín Heidegger omite la mención del ser judío en el Ser y Tiempo, obra filosófica publicada en 1927. Sin embargo, el discurso de 1933 cuando ocupa un rol en el rectorado universitario, se halla embuido de nociones discriminadoras y racistas. Nada de ello figura mencionado en su producción filosófica. ¿Cómo enlazar tamaña omisión con esotra mención?

El último de los autores seleccionados, José Edgardo Milmaniene profundiza en las motivaciones más profundas del racismo en general y del nazismo en especial. Analiza la condición humana y sus resortes más insonsables. Nos habla de aquello que otros callan: respecto de la pulsión thanática, la xenofobia, el antijudaísmo, el contemporáneo colapso ético, la creciente deshumanización posmoderna. Explicita sin tapujos la psicopatología mixta del nazismo: psicótica (aunque absolutamente imputable) y perversa.

Los cinco autores restantes, sitos entre el primero y el último, Lacan, Milner, Zizek, Regnault, Meschonnic despliegan minuciosa y categóricamente los prejuicios antijudíos. Todos señalan la preeminencia de la fuente hebraica, aunque a veces desde el silencio. A mi criterio, son siete pensadores audaces, “de la alteridad”, siete miradas y escuchas diversas sobre la identidad. Acción y omisión: polo/contrapolo de la consabida ambivalencia humana.

El título obedece al hilo conductor de la investigación en curso que interroga, en el marco de una filosofía práctica desanudada por el concepto de eticidad, de qué modos lógicos/deontológicos/gnoseológicos/metafísicos desandar la trama estructural que enlaza la pregunta propia del discurso psicoanalítico, respecto del dasein hebraico, con la cuatriplicidad. Todos los pensadores que desfilan en este proyecto postulan una suerte de dialéctica, que con la singularidad inédita de cada cual asocian las cuestiones en juego. Seis de ellos mencionan al dasein hebraico/judío/iehudí/ibrí con todas las letras. La excepción a esta regla la constituye Heidegger, cuya particularidad merece un abordaje ad hoc.

Un pivote es pensar cómo se articula la ética del bien decir acerca del ser judío en el marco de un dasein, auténticamente existenciario, “ser ahí” que denota y connota un rasgo paradigmático de la conditio humana universal: finitud, falibilidad, imperfección, terrenalidad, mortandad. En efecto, el sujeto iehudí/ibrí nace con el legado ancestral que dona incondicionalmente a la cultura humana: el Brit Milá, traducido literalmente como Pacto de Palabra/ la Palabra hecha Acto, donde el Pacto y el Acto se co-refieren, se co-relacionan. Así, el dasein iehudí podría pensarse como humanamente paradigmático, en tanto y en cuanto enuncia, a la vez que denuncia, el tan resistido y angustiante registro de castración, del que ningún humano quedaría indemne. Ahora bien, si el dasein iehudí/ibrí, “el ser judío” supone en un orden simbólico una lógica de universalidad que omnicomprende a cualquier otro dasein/sujeto humano, ¿por qué es tan excluido, discriminado, perseguido sin treguas a lo largo de toda la historiografía humana? ¿Por qué se lo coloca en un status quo diferencial y/o excluyente de la condición humana general al punto que no pocas veces ha sufrido ataques letales? ¿Por qué el ser iehudí se inviste con el fantasma persecutorio contra el que han ido grupos enteros, divulgando e instruyendo con prejuicios de lo más aberrantes (basados en crueles mendacidades, denostadoras de la sublime identidad hebraica) el motivo de tamaña batalla, con bibliografía editorial circulante desde fines del siglo antepasado, ininterrumpidamente. Piénsese en los Protocolos de los Sabios de Sión (fines del S. XIX), El judío Internacional de Henry Ford (1922) Mi Lucha de Adolfo Hitler (editada en 1925), etc. Si bien estos textos han sido desestimados categóricamente, al leerlos puede hallarse en ellos un correlato ideológico de muchos actos desarrollados sistemática e industrialmente en la Shoá, de modo tal que merecen un estudio profundo para desentrañar la cosmovisión/weltanschaung/visión filosófica (teórico-práctica) en la que se fundó la persecución, sin precedentes tan trágicos, como la desencadenada durante la Segunda Guerra Mundial (entre 1939 y 1945), aunque ya desde el ‘30 había una restricción de derechos del más alto alcance, cada vez más extensiva contra los iehudim/ibrim, cercenándolos hasta anularlos completamente. Merecen un estudio aparte las dos mil leyes editadas en Nuremberg contra ellos.

El plan supone una introducción temática seguida de una profundización de la cuatriplicidad del título: eticidad/psicoanálisis/judaísmo/cuatriplicidad en cada uno de los filósofos elegidos. Analogías y diferencias entre sus abordajes. El marco contextual es contemporáneo, dado que los siete despliegan sus teorías y aún sus prácticas entre los siglos XX y XXI. Todos han bebido de las aguas del existencialismo, de la fenomenología, del idealismo alemán, del nihilismo. Ninguno de ellos desconoce la doble fuente como influencia nodal en Occidente: la greco-latina, por un lado, y la hebraica, por otro lado. Sin embargo, esta última, la que hoy nos ocupa, se erige de un modo insólito e inédito en las hermenéuticas citadas, con ribetes de lo más insospechados. Sorprenden los efectos del silencio absoluto en algún autor respecto de esta fuente como si no existiera. ¿Negación del ser iehudí/ibrí? ¿Olvido del Ser ibrí/iehudí? ¿Represión respecto de la hostilidad/odio? ¿Renegación/desmentida respecto de la herencia de la tradición que rememora en lo real el límite humano respecto de la infinitud divina? ¿Paganismo, fetichismo e idolatría versus el Dasein hebraico, iconoclástico por esencia, donde el monoteísmo ético constituye la Ley, simbólica, abstracta, espiritual, donde la Palabra gobierna, no hay imágenes, ni ídolos, ni adoración? El hombre, originado en el humus es terreno, mortal, finito, falible, castrado. El límite es su existencia, Dasein, originaria. No hay modo de elevación ética, sin respeto por el Otro, por la diferencia. En otros, la logicización del discurso que yuxtapone el ser occidental con el ser judío como si hubiera prima facie una exclusión constitutiva del dasein. En otros: ¿el judío como objeto fetiche? Zizek en la Suspensión política de la ética nos recordará la noción de responsabilidad ante el rostro del prójimo, legada por Emmanuel Levinas. Este decía: “...lo verdaderamente humano de las relaciones sociales se juega en el movimiento que va del Yo al Otro en el cara a cara”. Será la experiencia del rostro que destaca una verdad que sólo se accederá a ella si se va más allá del campo de lo visible. “...el Otro (que me interpela en el rostro) detiene y paraliza mi violencia por su llamada que no hace violencia y que viene de lo Alto”. Así,...”La presencia del rostro-lo infinito de Otro-es indigencia, también presencia del tercero (es decir, de toda la humanidad que nos mira) y mandato que manda mandar”. “...la llamada del Otro que me convoca-desde antes y desde siempre-a la responsabilidad”.

El rol del Panóptico reaparece en el tratamiento de la cuatriplicidad. Lacan, habrá de retomar el tema de la mirada de ese Otro que había advenido caído-en una época en la que la función paterna se halla en completa degradación/decadencia/decaída/declive, sin consistencia alguna. El Geviert como cuatriplicidad, cuyos sinónimos en alemán serán Vierling, Rechteck, Quadrat remite en inglés al Quadrat (old), Square (min), Crib (typ). Estos cuatro serán en Heidegger: (los) mortales, (la) Tierra, (los) divinos, (el) Cielo.

Jean-Claude Milner denomina a la modernidad ilimitada como aldea panóptica.
Heidegger ha sido discípulo de un maestro hebreo: Husserl. Su concepto de Gestell alude a la técnica como imposición. Dirá: “La ciencia no piensa...” en Carta sobre el humanismo. “La ciencia, entre más se aleja de la verdad, más se compromete con la eficacia” (recordemos el concepto de razón instrumental). Así, lo cibernético controla, dirige, aliena (al) hombre, hecho del humus. Tal como define la idea originaria de ética, inherente al Dasein, “ser del hombre”, “estar en el mundo”. En Carta sobre el humanismo asociará el ethos al “habitar”, a la “estancia”, a la “morada donde el hombre habita”, “en la verdad del Ser”, “en el claror del Ser”. “El habitar es siempre ya una morada en medio de las cosas”. “El genuino habitar acontece cuando los mortales protegen la esencia de lo cuaterno o lo cuadrante”. “Los mortales son en lo cuadrante habitando” (cfr. Construir, Habitar, Pensar). Así, lo cuadrante o la cuatreña serán las figuras principales del Ser. “El rasgo fundamental del habitar es el proteger. Los mortales habitan protegiendo lo Cuadrante en su esencia. El proteger habitante es múltiple”. “Los mortales habitan en cuanto acogen el Cielo en cuanto Cielo”. “Los mortales habitan en cuanto que a su propia esencia que es tener el poder de la muerte en cuanto muerte, la conducen hacia el uso de ese poder para que sea una buena muerte”. “En el salvar a la Tierra, en el acoger al Cielo, en el esperar a los Divinos, en el guiar a los Mortales, se acontece el habitar en cuanto cuádruple proteger de lo cuadrante”. “Los mortales habitan en cuanto esperan a los Divinos en cuanto Divinos. Esperando, mantienen contrapuesto a ellos, lo inesperado. Aguardan la señal de su llegada y no desconocen los indicios de su falta. No se hacen sus dioses y no practican el culto de los ídolos. En la desgracia (Unheil) esperan aún la gracia (Heil) retraída.

Jean-Claude Milner, expresidente del College International de philosophie, describe en El judío de saber la vinculación histórica entre el nombre iehudí/ibrí y el saber. “La forma moderna de esta creencia apareció en el mundo de lengua alemana en el S.XIX y persistió hasta mediados del siglo XX. Durante este período nace la figura del judío de saber, que despierta la admiración y luego el odio, hasta estrellarse con lo real del exterminio”. En Las Inclinaciones Criminales de la Europa Democrática dice Milner: “La persistencia del nombre judío a través de la historia, la continuidad de los odios que despertó, todo eso debía hallar una explicación cuyos términos Europa pudiese aceptar. Ahora bien, se cayó en un antijudaísmo de estructura, entonces hay que volver a plantear todo desde el comienzo. ¿Cómo persistió el nombre judío? Gracias a un soporte a la vez material y literal del que Europa no quiere saber nada: la continuidad del estudio. ¿Cómo continuó el estudio? Por una vía de la que Europa no quiere saber nada: la decisión de los padres de que su hijo se encamine hacia el estudio. ¿Por qué el odio? Porque, en última instancia, en sus continuidades, el nombre judío reúne los cuatro términos que la humanidad del futuro desea vaciar por completo de sentido: hombre/mujer/padre/hijo”.

Francois Regnault, maestro de conferencias en el Departamento de Psicoanálisis de la Universidad de París, en Nuestro objeto a (publicación supervisada por Milner) dilucidará acerca de la “práctica en la ética del bien decir” respecto de lo que denomina la cuestión judía. Se refiere a las propiedades judaicas, como ritos, cultura, tradición que harían de los judíos una clase definida, a su estatuto de objeto a. Dirá que así, la cuádruple relación que define la fórmula de fantasma en Lacan se conserva y/o mantiene entre lo que es occidental y lo que es judío. Para este autor, pronunciar el nombre judío en Occidente implica un algo del orden del deseo. Al decir que “el judío está en el lugar de objeto a” hace un riguroso abordaje lógico/analítico con las implicancias que tiene el ser judío en el marco de la historia occidental. Se propone “practicar la ética del bien decir a propósito de la cuestión judía” y habla de cuestión judía en tanto repetición siempre, al menos en Occidente, de estas implicancias. Abordará el quid definiendo el objeto a al modo de “causa del deseo del sujeto”. Comprenderá al sujeto, dividido desde el psicoanálisis freudo-lacaniano. La relación de este sujeto con este objeto la pensará como la estructura del fantasma. Para él, el hombre occidental con el ser judío mantiene una relación cuádruple, de implicación recíproca, de inclusión y de exclusión a la vez. Dirá que en los hechos del discurso hay una ligazón a la verdad. En este último sentido, la cuestión judía es del orden de la verdad. “No hay Occidente sin judío, ni al revés”. Aunque puedan excluirse. Como ejemplos, describe: el ghetto, la Shoá, las persecuciones sistemáticas. Por otra parte, dirá que la causa del deseo supone el deseo de muerte. Para él, habrá reciprocidad y homogeneidad entre el (ser) judío y el (ser) occidental. Tales características las concibe desde los lugares, no desde los términos. “Decir judío en Occidente” es un dicho que implica el orden del deseo. A la pregunta de ¿por qué el judío se encuentra en el lugar de la causa?, se responde: para salvar los fenómenos, al modo de reunión. Así, la disyunción será una relación del sujeto al Otro... “elegir lo judaico será excluir (el) Occidente”. La conjunción lógica la concibe como intersección, consistirá en aquello que la alienación del sujeto no permite instituirse, sino como una relación de falta del Otro. Lo común del (ser) occidental y del (ser) judío será “el problema judío”. “La verdad del sujeto será recibida del campo del Otro”. Ahora bien, que el judío sea la “causa del deseo occidental” no implicará que la sostenga. “...el Occidental desea al judío”... “el fantasma (la realidad de Occidente) sostiene el deseo del cual el judío es la causa...” Para Regnault, que el judío esté en el lugar del objeto a no significa que el judío no sea sujeto. Para su abordaje, el problema no lo constituye el judío (para sí) sino el problema judío (para todo el mundo). El judío para Occidente se presenta en su sitio como resto, desecho de una nada. Grafica con una explícita cita de Tácito que dice: “Pompeyo fue el primer romano que dominó a los judíos (en los 60 A.C.); entró en el templo por el derecho a la victoria: es entonces que se entera que la imagen de ninguna divinidad llenaba el vacío de esos lugares y que este misterioso recinto no escondía nada”. De donde emanará la idea de que los iehudim/ibrim hacen lo inverso de lo que hacen los otros. Lo denomina: “acuñación imaginaria, simétrica del fantasma”. Allí, dirá Tácito, “...es profano todo lo que en nosotros es sagrado, legítimo todo lo que nosotros tenemos por abominable”.De ello, resulta que el fantasma analizado que designa la relación del judío y del occidental es también la de la judeidad como la de Occidente; dando por sinécdoca a la relación del nombre de uno a otro. ¿Qué hacer con este concepto de judeidad como un fantasma o como el objeto de un fantasma que toca un real? “La judeidad es una ilusión, un capricho, una idea fija, una fantasmagoría” “Lo judaico no se define en términos de realidad, en el sentido lacaniano, es decir imaginario. No hay definición realista del judío, el judío no tiene propiedades”. “La ética del Bien decir tiene como tarea referir las propiedades judaicas que harían de los judíos una clase definida, a estatuto de objeto a que hace entonces de cada una de esas propiedades algo irrepresentable, de los judíos un conjunto no definido y del judío un sujeto”. Hay aquí una obligada referencia a la dialéctica subjetiva como referencia necesaria al Gran Otro, lugar desde donde el sujeto recibirá su determinación como tal. Los demás dirán: “...yo soy uno de ellos, porque mi fe, por mis costumbres...” Así, la propiedad judaica no es realidad más que en apariencia. Ella deberá presentarse al sujeto judío al modo de su judeidad, que es su real.

Henri Meschonnic, profesor emérito de Lingüística en la Universidad de París, desarrolla en Un golpe bíblico en la filosofía una re-lectura y re-interpretación de la filosofía humanista hebraica, desde un retorno al lenguaje y poema bíblico. El texto hebraico representa un fenómeno particular y emblemático, invita a reabrir la profecía, a través de la transformación del traducir. “La Biblia como poema. Sí, se trata de esa incongruencia monumental, ser la parábola de lo que el poema hace al signo. El colmo, para un texto conservado dentro de lo religioso. Lo religioso que hace de él literatura sagrada, texto sagrado, lengua sagrada (pero, una vez más, el hebreo dice solamente lengua de la santidad)”. “Mediante el ritmo como organización del movimiento de la vida en el lenguaje, contra lo que de muerto contiene el signo, en razón de su separación entre la letra y el espíritu, de lo que no parece haberse preocupado, sin duda pensando en extraer provecho de ello, la filosofía”. Dirá: “embiblar el traducir, ritmar el pensamiento”.

José Edgardo Milmaniene, médico psiquiatra y psicoanalista, miembro titular didacta de la Asociación Psicoanalítica Argentina, ha bebido de las fuentes hebraicas clásicas y modernas. Ha estudiado la Torah, el Talmud, ha recorrido los postulados modernos de Spinoza, se ha comprometido con la vertiente del idealismo hebraico, cuyos exponentes supremos son Levinas y Buber. Ha anclado raíces en la filosofía humanística ética y metafísica, ha descubierto un eslabonamiento precioso que retorna desde Lacan a Freud y que trae a Moisés con las “Tablas de la Ley” de la mano del Padre del Psicoanálisis vienés.

“Es que los judíos jamás renunciaron al Nombre-innombrable del Padre en aras de dioses oscuros infiltrados de goce, tal como lo hicieron las masas embrutecidas del Tercer Reich. Esta defección estructural de la figura del Padre en el nazismo no quedó obviamente sin consecuencias. Desarticuló todo el sistema normativo de leyes y prescripciones, condición de toda sublimación posible, lo que determinó, como correlato ineludible, la caída en posiciones de goce incestuosas. Los oscuros sentimientos de culpa que el nazismo pretendió disolver- a través de su inicial proyección en los judíos, que luego expió mediante su derrota final –se generaron en un entramado incestuoso imperfectamente elaborado. Esta irresolución de una historia edípica pasional -a favor de una función paterna fallida- derivó en un terrible pasaje al acto: la Shoá. Los judíos fueron sindicados como los extraños violadores de la Madre Tierra, perturbadores intrusivos de la nacionalidad racial, contaminadores e invasores morbosos del cuerpo erotizado del Otro primordial. Se desplazaron de este modo sobre ellos, todas las fantasías incestuosas, con el objetivo de exculparse y hacerle pagar al Otro sus propias culpas proyectadas”. (cfr. El Holocausto. Una lectura psicoanalítica; p.103).
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XLVIII] 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XLIX] 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XLVI] 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XLV] 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XLIV] 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XLIII] 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XLII] 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XLI] 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XL] 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXIX] 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXVIII] 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Hacia una ética testimonial de la schoá: retorno en el Siglo XXI del Talmud y de su Transmisión… 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXVII] 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXVI] 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXV] 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXIV] 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXIII] 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXII] 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXXI] 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Acerca de una Emet en el texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío (XXX) 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Acerca de una Emet en el texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXIX] 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Acerca de una Emet en el texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío (XXIX) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXVIII] 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Acerca de una Emet en el texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío (XXVII) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXVI] 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Acerca de una Emet en el texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXV] 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXIV] 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXIII] 
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXII] 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XXI] 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XX] 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XVIII] 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XVII] 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XVI] 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XV] 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XIV] 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XIII] 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XII] 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [XI] 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [X] 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [IX] 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [VIII] 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [VII] 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [VI] 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [V] 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [IV] 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [III] 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío [II] 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Acerca de una Emet del texto “Transmisión y Talmud”: el Lacan judío 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad: Heidegger II  Modos de anudar la identidad subjetiva modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad: Martín Heidegger   Modos de anudar la identidad subjetiva. Modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad: Zizek  Modos de anudar la identidad subjetiva. Modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad: Lacan  Modos de anudar la identidad subjetiva. Modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad: Milmaniene  Modos de anudar la identidad subjetiva. Modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | III) Un Pacto dialógico en Bereichit  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | X) Conclusiones del enlace entre Etica, Religiosidad y Psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Pérek II: “Después del Jérem (excomunión), los Sedarim (lineamientos)” - sexta versión  San Agustín, moreh (maestro) de la tradición escolástica cristiana.
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Programa de "Hacia una fundamentación ética de la religiosidad judía" 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad: Regnault  Modos de anudar la identidad subjetiva. Modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad: Milner  Modos de anudar la identidad subjetiva. Modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Eticidad, Psicoanálisis, Judaísmo y Cuatriplicidad: Meschonnic  Modos de anudar la identidad subjetiva. Modalidades diversas de desplegar la alteridad desde una dialéctica
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | “La voz en off” de Nicolás Cerruti, editado por Letra Viva 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com