Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias en el psicoanálisis

Mujeres
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
Para un seminario que actualmente dicto sobre goce femenino y falo escribí un pequeño texto, algo así como el “copete” que encabeza la noticia periodística.
La mayor parte de él expresa lo que efectivamente pienso, pero al final se deslizó lo que en términos académicos se denomina error o confusión o falta de rigor, aunque para nosotros tenga –no siempre, mas sí en este caso– valor de síntoma.
Y es esta la razón por la que transcribiré lo escrito, furcio incluido. Lo que dijo Lacan sobre la inexistencia de la mujer engloba y supera los enigmas freudianos, pero al mismo tiempo propone otros.

Si el sujeto y el deseo constituyen funciones masculinas, entonces, ¿la femineidad como tal está fuera de discurso? Si fuera simplemente así –y habría que subrayar el adverbio–, retornaríamos curiosamente a un extremo falocentrismo que debería llamarse más bien “monosexualismo”. ¿No hay una posición deseante femenina que ya en el nivel fálico anuncia algo que está, simultáneamente, dentro y fuera?
Pero si fuera así, ¿no tendríamos acaso dos deseos, dos sujetos y etcétera, etcétera, con lo cual retornaríamos a la bisexualidad complementaria?

El goce femenino, que no existe pero subsiste, que instituye una inexistencia que determina la existencia –noción que habría que explicitar y quizá inventar– ese goce que el significante no alcanza ni siquiera bajo la forma negativa que enuncia que carece de significado, ¿no obliga a redifinir la función fálica?
Cuando volví a leer el texto, experimenté una sorpresa: ¿de dónde salió esta supuesta inexistencia del goce cuando Lacan dice enfáticamente, al final del capítulo VI de Encore, que el goce que las mujeres –siempre que estén en el lugar femenino– sienten sin saberlo, “nos encamina hacia la ex-sistencia” y soporta la fase Dios del Otro?
Que nada de lo que haya dicho Lacan en este y en otros seminarios, especialmente los del último período, pueda desligarse de un contexto gestual hecho de máscaras dramáticas, guiños cómplices y provocaciones, no autoriza a no considerar estas expresiones al pie de la letra: es el significante que haría de la femineidad una clase universal el que no existe, no el goce. ¿Entonces?

Se me mezclaron dos cosas contrapuestas y de ahí el furcio que es más bien, por su carácter retorcido, ya que tuve que pivotear sobre una presunta inexistencia que funda la existencia, noción que en otro contexto puede ser fructífera pero no aquí, un síntoma. De un lado el rechazo de la afirmación de Lacan y del otro el anhelo de no volver a enfrentarme, una vez más, con la autoridad: para nosotros los lacanianos es fácil decir elegantemente con Miller “Lacan contra Lacan” a condición de no practicar tal ejercicio; y como Freud está un poco lejos, el camino está expedito como para que hasta el más zonzo de los lacancitos o lacanitos o lacantontitos se ponga a demostrar que el viejo vienés padecía muchas confusiones: ¡bah!

Y ahora aclaro, hasta donde sea posible.
Cuando Lacan denunció que en la oposición torpe del goce clitoridiano con el goce llamado vaginal se expresaba, encubierta, una verdad, que el goce femenino no es complementario del masculino sino suplementario con respecto a éste, operó un vuelco en el campo freudiano, el que tardó su tiempo en alcanzar su objetivo.
Ya se sabe (me voy a limitar a recordar lo que aquí no puedo exponer en detalle) cómo en Encore, sobre la base de seminarios y exposiciones anteriores, Lacan especifica tal suplementariedad: desconetca el objeto a del fantasma del significante de la falta de significante – S (A/) – y hace de la tachadura de la mujer - La – el soporte de la falta de significante, con lo cual pone en relación la invención del significante (puesto que la expresión S (A/) marca al significante fuera del paréntesis, es decir, anota la ausencia de significante mediante un significante suplementario) y por lo tanto la creación con el goce suplementario. Ahora bien, en este seminario (no sólo en este, pero localizo aquí la referencia para simplificar la exposición) también produce otra desconexión de vastas consecuencias entre el operador fálico y el goce femenino; el primero del lado de la universalidad y el otro sin significante que lo inscriba, con lo cual se genera una violenta reducción, ferozmente binaria: o el goce se inscribe y se trata de lo fálico, sean hombres o mujeres los que se ubiquen en este sector; o bien no hay inscripción y aparece un real desconectado del inconsciente, indiviso y por lo tanto inaccesible a los procedimientos de la cura: una mujer, una verdadera mujer estaría como tal fuera del análisis; y si entra en él lo haría del mismo modo que cualquier ser fálico1.

Ahora bien, nuestra experiencia de analistas, la experiencia de vida de cualquiera de nosotros, la experiencia que la literatura elabora desde hace siglos, nos muestra algo distinto: la femineidad no es, como lo adelanta en la “Lógica del fantasma” haciéndose eco de la famosa expresión de Spinoza para definir a Dios, causa sui (es decir, causa suya, causa de sí mismo, expresión contradictoria y por lo tanto insostenible), sino efecto, pero se trata de un efecto que desborda a la causa que la produjo.

Las mujeres sienten (sí sienten, pero no es indecible2 y efectivamente se muestra) el desafío del falo al cual se rinden resistiéndose en otro lugar: la receptividad femenina, que no es pasiva ni concéntrica –y la concentricidad es sugerida por la expresión causa sui–, recibe resistiéndose y limita a aquel que la penetra, no sólo con el pene, claro.
La sexualidad femenina no es causa suya sino efecto que desborda la causa que lo produce.
¿Por qué rebajar la misma noción de falo, si sabemos que ella nunca fue adecuadamente elaborada, habida cuenta de que presenta múltiples estratos, formales, estructurales, míticos, linguísticos, que una cierta simplificación extrema maneja como si se tratase de una noción obvia?

La en su momento significativa disputa entre Jones y Freud acerca de la femineidad fue resuelta muy fácilmente en beneficio de Freud. Claro: las debilidades genetistas, evolutivas de Jones y su naturalismo extremo permiten una fácil refutación.
Pero si dejamos de lado los elementos que baldan su posición y la hacen, con seguridad insostenible, hay allí algo que podemos leer sin complicarnos con su endeble epistemología espontánea: la femineidad se constituye en resistencia al falo, una resistencia ilevantable y por lo tanto constitutiva de la retórica del combate amoroso, una resistencia que posibilita el despliegue y los pliegues de la femineidad como máscara (en el terreno de la sexualidad, en el terreno de la inconmensurable relación entre los sexos sólo hay máscaras, es decir, imposturas, pero imposturas que son constitutivas) y una de esas máscaras dedicadas al hombre, pero también excedentarias con respecto a él, excedentarias en un mismo movimiento de pertenencia y de exceso, de implicación y de desligadura, como si se tratase (son figuras en última instancia freudianas) de una ligadura que desliga, es el famoso goce suplementario: si se articula más allá del falo es porque es un más allá de un más acá.

Hay dos maneras complementarias de mistificar a la mujer: reduciéndola como hace Freud a ser el objeto del goce masculino; o bien asimilar su goce al de los místicos.
O mejor, asimilémoslo, pero restauremos la verdadera medida de las cosas: la maravilla de San Juan de la Cruz, la riqueza de Las moradas de Santa Teresa (pero, alguno de los que los invoca, ¿los lee? ¿o les basta la mención escueta de Lacan?) consiste, antes que nada, en su retórica, una retórica que posee sus procedimientos, sus reglas, sus instancias, sus movimientos de ascenso y de descenso, todo lo cual reclama un minucioso análisis para poder situar en qué consiste el llamado goce místico.

Para decirlo simplemente, si Santa Teresa hubiera gozado como parecen creerlo los que se deslumbran con la escena forjada por el genio de Bernini y cuya reproducción ilustra la tapa de la edición francesa de Encore, no creo que hubiera escrito tanto, con tanto gusto, con tanta aplicación, con ese genio de la lengua castellana que emociona a quien tiene algún gusto por la tradición de nuestro idioma.
¿Gozó? Su escritura nos dice que sí, que gozó con la materia sensual de la lengua que ella arrojaba a sus hombres, los curas de su época, en tensión nunca suprimida entre la masculinidad formalmente respetada pero objetada en el fondo y su Jesús, el que ella alcanzaba con sus metáforas que hunden sus raíces en la mística y la teología pagana, esas metáforas en las que ver y tocar se enlazan en un círculo de exaltación.
Fijémonos de nuevo en la escena barroca de Bernini: la santa levita en éxtasis, pero la clave de la puesta en escena la da el ángel sonriente que con una mano toma dulcemente los pliegues de su vestido y con la otra dirige hacia ella la flecha del erotismo sagrado.

Hay que cruzar de nuevo y con otras figuras, figuras que permitan la ligadura en la desligadura y a la inversa, la desigualdad radical de la causa y del efecto, los lazos de femineidad y falicidad, para que entendamos que la ausencia de relación sexual es, seguramente, inconmensurabilidad en acto e insuperable, mas es lo inconmensurable que desborda lo conmensurable, y así hace de esta conmensurabilidad necesariamente fallida la causa de hallazgos.
Hay que romper con la mitología de un real que está indefinidamente más allá de cualquier medida finita; no, lo real está en el intervalo entre-dos, no más allá.
Por esta vía precisamos seguir.


1. Es cierto que en aparente contradicción Lacan sostiene que el goce sexual no tiene otra vía que la del goce fálico; pero hay que subrayar “sexual”; sexual no es sexo, sexual no es el Otro sexo. La expresión sexual en este seminario es en verdad una tautología: es sinónimo de fálico, castrado.
2. Entre lo decible y lo indecible es preciso buscar un tercer término, que descoyunte el binarismo.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» Lacantera Freudiana
Ciclo de encuentros y desencuentros en torno a:  MIEDO AL INCONSCIENTE
 
» Lacantera Freudiana
Una genealogía del sujeto del deseo - Jorge Reitter  Inicio viernes 3 de Mayo de 2019
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2019  En CABA y Zona Oeste
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Primer cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com