Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Las zonas psíquicas y los procesos de inconcientización
  Por Norberto Marucco
   
 

Las ideas que he venido trabajando durante los últimos años, surgidas, en lo fundamental, de mi propia práctica clínica, se resumen en mi concepto de zonas psíquicas. Se trata de una manera de comprender el psiquismo (su constitución y modalidades de estructuración, inconcientización y funcionamiento), al mismo tiempo que una aproximación a sus expresiones psicopatológicas, y a los recursos de la técnica. Ofrezco una brevísima síntesis de estas ideas que he desarrollado más extensamente en diversos trabajos1.

La problemática psicopatológica actual. El paciente contemporáneo nos ubica con frecuencia en el campo de un “más allá de lo representable”, con expresiones psicopatológicas vinculadas al cuerpo, al narcisismo, y a un tipo de compulsión a la repetición que es manifestación de la pulsión de muerte, que me llevaron a pensar en la coexistencia de “zonas” o “áreas” de funcionamiento psíquico (Marucco, 2001) que determinan distintas configuraciones de lo inconsciente. Estas zonas inconcientizadas confluyen en el paciente (con predominio de alguna de ellas en las distintas patologías, y en franco desequilibrio en pacientes severamente perturbados) definiendo las posiciones del analista y las condiciones del campo analítico; y se requiere una especial “afinación” de los instrumentos conceptuales para abordar esas zonas del psiquismo inconcientizado que antes parecían inaccesibles.

Las zonas psíquicas y los procesos de inconcientización. El concepto de inconsciente implica la noción de trabajo psíquico: el proceso primario, la pulsión, el problema de la representación, la cuestión de lo originario y lo secundario en psicoanálisis, etc. El inconsciente interroga, demanda al analista, que debe por ello definir el punto de partida desde el cual se ubica para tratar de explicar, desde una teoría, desde el après coup del momento actual, la existencia de lo inconsciente; o, en mis palabras, la dinámica de los procesos de inconcientización. Para describirlos me ubico, básicamente, desde lo que considero como los cinco pilares básicos freudianos –verdaderas “introducciones” a temas fundamentales de la metapsicología–, a saber: 1) los sueños, 2) el narcisismo, 3) la pulsión de muerte, 4) las identificaciones, y 5) el fetichismo. Se trata de conceptos que no sólo marcan hitos en el desarrollo de la metapsicología, sino que además explican las modalidades de estructuración del aparato psíquico.

1.- En su “introducción” de los sueños Freud (1900) conceptualiza un inconsciente sexual y significante, formado por representaciones, cuya pulsionalidad está dada por la pulsión sexual afectada por la represión. Es una “zona” del psiquismo definida por las manifestaciones del inconsciente reprimido, sexual y significante cuyas expresiones patológicas configuran las denominadas “neurosis clásicas” (histeria, neurosis obsesivas, neurosis fóbicas).

2.- Con su Introducción del narcisismo Freud (1914) inaugura “otro psicoanálisis”: el de la problemática del yo. El narcisismo marca uno de los momentos fundantes de la estructuración psíquica. Freud reconstruye el proceso desde el autoerotismo a la conformación del narcisismo, o sea, de ese nuevo acto psíquico por el cual se constituye el yo; y lo define como previo a toda carga de objeto, lo que implica, a mi entender, una identificación primaria pasiva. Zona inconcientizada, narcisista, que no se define ya por el inconsciente de la represión y que remeda la historia del deseo de los otros: la importancia de tener el objeto y de frustrarse ante/por el objeto. Frustración que es el motor de la creación de un ideal al que se le consagrará el amor que antes se le consagraba al “yo verdadero”. Ideal narcisista que implica una estructura intrapsíquica que he denominado “estructura idealizadora” (Marucco, 1998), cuyos procesos de inconcientización son tanto lugar de refugio frente al poderío del objeto, como fuente de patologías.

3.- Con la “introducción” de la pulsión de muerte se inicia una travesía en la obra freudiana que lo conduce, en una de sus vertientes fundamentales, a El yo y el ello y al concepto de compulsión a la repetición. Lo inconsciente (aquel inconsciente del decir y del significante) sería también lo inconsciente del trauma. En Más allá del principio de placer Freud reconceptualiza el trauma y hace del ello un concepto clínico particularmente rico: el ello es un inconsciente donde coexiste la dualidad pulsional vida y muerte. El campo analítico incluirá así historias de significantes e historias de traumas, y la patología psíquica no será entonces sólo la manera como se expresa un deseo, sino también la manera como se expresa el sufrimiento.

Esa “teoría traumática” se expresa en tres planos de la repetición: la repetición de los fragmentos y ramificaciones del complejo de Edipo (correspondiente al inconsciente de los sueños, o sea, lo inconsciente reprimido, sexual y significante de la primera tópica); la del narcisismo herido, que está “más allá del principio de placer”, casi podríamos decir “más allá del deseo”, –y que en últimas es una repetición del desaire, de la desilusión, o de lo que ésta encubre: lo inconsciente de la estructura idealizadora–; y, por último, la repetición de vivencias del tiempo primordial que no están ligadas a representaciones de palabra. Llamé “ingobernables” a estas huellas mnémicas en 1980), señalando que la tarea psicoanalítica por excelencia respecto de ellas es el encuentro de la representación. Precisamente, la introducción de la pulsión de muerte, y con ella del concepto de compulsión a la repetición, explicaría la existencia de una zona del aparato psíquico que comandaría la repetición de estas huellas “ingobernables” incapaces de ligadura con el proceso secundario. Punto de expresión de los traumas preverbales, de la violencia del objeto en los amaneceres del psiquismo; expresión cabal de un destino cuyos designios sólo puede detener la fuerza de una representación. Toda la trama de lo representable, lo irrepresentable, lo no representado, en relación a lo inconsciente, se conjuga en el escenario que presentan estas problemáticas.

4.- Dialéctica entre la pulsión y el objeto: la identificación. Si la introducción del narcisismo y la pulsión de muerte sirvió para describir esa zona del aparato psíquico en la que se muestra la significatividad del objeto, y que lleva a jerarquizar en la cura analítica la dialéctica entre la pulsión y el objeto; la problemática del yo y del superyó que se introduce en El yo y ello profundiza acerca de un hecho resultante de esa dialéctica: la identificación. Otro gran desafío para el psicoanálisis. Lo “inconsciente de las identificaciones” retorna por lo general en la conducta, en los actos; pero también en la manera misma de concebir la vida, en el carácter. Vale aquí preguntarse: ¿Por qué el carácter quedó “fuera” del análisis durante tanto tiempo? Distintos tipos de identificación conducen, por un lado, a la inclusión en la cultura, y por otro al fenómeno del debilitamiento de la pulsión.
La tensión entre el yo y el superyó denominada “sentimiento inconsciente de culpa” no sólo se manifiesta con el síntoma de pérdida de autoestima (fuente de las depresiones y de las denominadas “patologías del vacío”) sino en particular a través de la necesidad de enfermar o necesidad de castigo. Tema clave que el psicoanálisis debe investigar.

5.- La “introducción” del fetichismo inaugura un nuevo desarrollo metapsicológico: “la tercera tópica freudiana” (Marucco, 1980 op.cit.), porque implica la aparición de un defensa clave, como es la desmentida, y un efecto fundamental: la escisión del yo. Pero hagamos un breve recorrido para ubicarnos en el tema: la estructuración del aparato psíquico se define como resultante del interjuego entre el Edipo y la castración. En los enlaces libidinosos que el niño va estableciendo con su padre y su madre sobreviene el momento en que debe enfrentarse, por un lado, al reconocimiento de la castración de la madre, y por otro, a la amenaza de castración del padre. Si reconoce la castración, la amenaza del padre cobra significación. La defensa es, entonces, reprimir la pulsión. Se constituye así el inconsciente reprimido. De la historia del Edipo queda como heredero el superyó. Cuando Freud publica en 1924 “El sepultamiento del complejo de Edipo”, corona su teoría fálica. El aparato psíquico termina de conformarse en ese sepultamiento. El yo finalizará dependiente de sus amos: el ello, con su mundo pulsional; el superyó, con sus exigencias; y la realidad exterior. Pero tres años después Freud escribe “Fetichismo”; en apariencia el estudio de una perversión. Pero de eso Freud ya se había ocupado mucho antes. ¿Por qué entonces, después de “El sepultamiento…”, y de haber hecho una síntesis final sobre la resolución del Edipo reaparece el fetichismo? La respuesta es, a mi entender, porque ha encontrado un mecanismo que da cuenta no sólo de la perversión propiamente dicha sino de una modalidad de estructuración del aparato a partir de la verleugnung. Frente a la amenaza de castración una parte del yo la reconocerá y reprimirá su Edipo fundando el inconsciente reprimido, pero otra parte del yo desmentirá la castración; y al hacerlo conformará un inconsciente no reprimido, producto de la desmentida, con sus particulares vías de retorno. Cuando la castración materna no es reconocida y se pone en el lugar del pene materno (por desplazamiento y transmutación de valores) un objeto que se transforma en condición del goce sexual, estamos ante una perversión: el fetichismo, campo de la patología de la desmentida. Pero cuando esta transmutación de valores y este desplazamiento del pene materno no se hace sobre un objeto concreto, sino sobre algo que el deseo crea “a voluntad”, al decir de Rosolato (1978) (ese cierto brillo sobre la nariz que señaló Freud en 1927), estamos ante la creación de lo que he denominado “fetiche virtual” (Marucco, 1997). Eso otro inasible, inmaterial, es condición para asegurar la sobrevida de la pulsión, ya que la castración resulta sorteada por el desplazamiento sobre un objeto que tiene “algo” de aquel objeto primario, incestuoso, sin serlo. Es ilustrativa la expresión acuñada por Mannoni: “ya lo sé... pero aún así...”. El “ya lo sé” denotaría el reconocimiento de la castración y la construcción de lo reprimido inconsciente; en tanto que el “pero aún así...”, la acción de la desmentida que “inconcientizaría” la castración, preservando la pulsión y su correlato: la fantasía. De allí que el “fetiche virtual” sea condición de la elección del objeto amoroso así como de la creatividad. No hay posibilidad de creación sin esa capacidad para desmentir cierta parte de la realidad que al mismo tiempo se acepta.

Entonces, la introducción del fetichismo y el concepto de desmentida fueron el punto de partida para desarrollar mi concepto de “fetiche virtual” y definir ese modo de funcionamiento que la desmentida estructura y su constitución habilita (como posibilidad de reconocer y a la vez desconocer la castración). Cuando la pulsión desfallece por la imposibilidad de constituir ese “fetiche virtual” que de algún modo asegura que algo de la pulsión edípica seguirá latiendo en él, volvemos a encontrarnos con las normopatías, con la pérdida de la capacidad de amar (una de las condiciones de la cura analítica para Freud).

Para finalizar: hasta aquí mis intentos por ir “más allá” del inconsciente reprimido para poder pensar en las diferentes zonas de inconcientización, con sus modos de funcionamiento, y sus expresiones psicoapatológicas en el paciente de hoy. Sé que esta búsqueda no tiene puertos seguros, pero tiene en cambio la virtud de estimular el encuentro, siempre fallido, con mis propios enigmas y con aquellos que nos plantea nuestra práctica psicoanalítica contemporánea. 



Bibliografía
Freud, S. (1900 [1899] La interpretación de los sueños, Amorrortu Editores IV.
 (1914). Introducción del narcisismo, Amorrortu Editores XIV
 (1920). Más allá del principio de placer, A.E. XVIII
 (1923). El yo y el ello, A.E. XIX
 (1924)- “El sepultamiento del complejo de Edipo”, A.E. XIX
 (1927). “Fetichismo”, A:E: XXI
Mannoni, O. [1973 (1969)]. La otra escena. Claves de lo imaginario, Amorrortu, Bs. As.
Marucco, N. C. (1978). “Narcisismo, escisión del yo y Edipo. Una introducción a manera de epílogo”. Revista de Psicoanálisis XXXV, Nº 2
 (1980). “Introducción de [lo siniestro] en el yo”. Revista de Psicoanálisis XXXVII, Nº 2
 (1985). “Acerca de Narciso y Edipo en la teoría y práctica psicoanalítica”. Lectura desde la inclusión de la cultura. Revista de psicoanálisis XLII Nº 1
 (1997). “Edipo, castración y fetiche”. Revista de Psicoanálisis LIII, Nº 3, 1996; International Journal of Psycho-analysis, Volume 78 Part 2, April 1997
 (1998). “Cura analítica y transferencia. De la represión a la desmentida”. Buenos Aires, Amorrortu editores Posfacio: “Las neurosis hoy: en las vías de acceso a las ‘zonas psíquicas’” y cap. 2: “La identidad de Edipo. Acerca de la escisión del Yo, de la compulsión a la repetición y de la pulsión de muerte”.
 (2000). “El Placer en la realidad y en la fantasía. Acerca de la pulsionalidad de la fantasía”. Revista de Psicoanálisis LVII, Nº 1
 (2001). “Algunas puntuaciones psicoanalíticas. Desde mi práctica clínica”. Revista Francesa de Psicoanálisis, Tomo LXV, Hors Série, “Courants de la psychanalyse contemporaine”, dirigida por André Green, Presses Universitaires de France, Paris
Rosolato, G. (1978) La relación de desconocido. Petrel, Barcelona.
__________________
1. “Edipo, castración y fetiche” (1997), “La neurosis hoy. En las vías de acceso a las zonas psíquicas” (1998), “El placer en la fantasía y en la realidad” (2000), “Algunas puntuaciones psicoanalíticas” (2001), “El analizando de hoy y lo inconciente” (2003) y “La posición del analista [el otro] y la clínica actual”, capítulo del libro de varios autores El otro en la trama intersubjetiva (2004).

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Fundación Tiempo
Curso virtual: Psicodiagnósticos y psicotécnicos 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Centro Dos
Formación clínica en psicoanálisis  Ingreso agosto 2020
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Historia novelada del sujeto:   Seminario online a cargo de María Cristina del Villar
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Tiempo
Curso de integración escolar  % 15 de descuento en posgrados, seminarios y cursos • Modalidad virtual
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Centro Dos
Atención online • Tratamiento psicológico al alcance de todos 
 
» Fundación Tiempo
Curso de Acompañamiento Terapéutico modalidad virtual 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» La tercera
Atención psicológica online 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Tiempo
Seminarios virtuales en agosto 
 
» Centro Dos
Actividades online Julio  
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com