Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Comentario de libros

Mostrar la cuerda. Hacia una clínica borromea
  de Pura H. Cancina, Letra Viva Editorial, Agosto de 2013
   
  Por  Letra Viva
   
 
En 1972 el borromeo cae en manos de Lacan. A partir de ese momento ya cuenta con el instrumento que le permitirá realizar una nueva torción novadora en su enseñanza.
Los registros desbrozados en el ’53 finalmente encuentran el modo en que se enlazan y, dos años después, en el seminario titulado RSI, con un lazo cuarto, estos registros que al anudarse se habían homogeneizado, pueden a su vez hacer valer su diferencia sin abandonar su homogenización.
Los dos pasos fueron importantes:

- La homogenización vino a corregir lecturas erróneas que alternativamente privilegiaron la importancia de un registro sobre los otros; por ejemplo de lo simbólico a partir de la lógica del significante o lo real a partir de la propuesta fundacional del campo del goce y la escritura del objeto a.
- La heterogeneidad de los registros anudada por el cuarto permitió resituar diferencias clínicas fundamentales tales como los “espacios” propios a los diferentes goces, el tríptico freudiano: inhibición, síntoma y angustia, etc.
El borromeo es uno y por eso podemos denominarlo nudo, pero también es tres y por eso podemos nombrarlo cadena. Cadenudo1 sería el nombre que le correspondería. Sin embargo, la costumbre hizo que generalmente nos refiramos a él como “nudo borromeo” o “cadena borromea”.
A partir de 19762 surge la posibilidad de lo que Lacan llama “lapsus del nudo”, o sea una escritura o anudamiento que falla y produce, o bien un desanudamiento de todos los registros, o bien que uno solo se suelte como sería el caso de Joyce según la lectura que Lacan propone el 11 de mayo de 1976 basándose en el episodio relatado por el dublinés en Retrato del artista adolescente. Ese desanudamiento puede ser corregido de manera tal que el nudo se reanuda por medio de lo que Lacan propone nombrar “sinthome”.

Voy a citar a Lacan en este punto ya que considero este paso fundamental al respecto de las cuestiones que abordo en este libro. Dice el 17 de febrero de 1976: «Que esto (le sinthome) esté en el lugar mismo en que el nudo falla, donde hay una especie de lapsus del nudo mismo, esto es algo que está hecho precisamente para retenernos; que a mí mismo me suceda –como se los he mostrado aquí– fallarlo dado el caso, esto es precisamente lo que de alguna manera me confirma que, un nudo, eso se falla. Se falla tanto como que el inconsciente está ahí para mostrarnos que es a partir de su consistencia, la suya, la del inconsciente, que hay montones de fallados.»3
Si la cadenudo borromea testimonia de lo real, con ella como artificio es posible avanzar en relación a los diferentes anudamientos y desanudamientos que afectarían al hablante.
El nudo de tres homogeneiza el nudo borromeo y por eso Lacan avanza cuando un sujeto anuda de a tres lo imaginario, lo simbólico y lo real, no es sostenido más que por su continuidad lo que se correspondería a la psicosis paranoica, ya que en ese caso los tres registros ya no se diferenciarían, serían una sola y misma consistencia.
A quienes puede faltarles uno de los registros es a los neuróticos, como lo afirma Lacan el 11 de diciembre de 1973, antes de plantear la opción del desanudamiento4.
A partir de allí una clínica es posible. Su esbozo es lo que abordo en las siguientes páginas.

Un primer presentimiento de esta clínica surgió cuando, en la Escuela de Psicoanálisis Sigmund Freud - Rosario, ensayábamos fabricar (formalizar) un caso a partir de una presentación de enfermos en la que tuvimos la oportunidad de asistir a la “monstruación” –apunto a lo monstruoso de una cierta mostración– de un enfermo de melancolía, cronificado y en vías de “cotardización”: el enfermo tendía a esferizarse.
Se quejaba de un dolor insoportable que situaba entre el pecho y el estómago, dolor que lo hacía un gimiente sin palabras. Pedía que se lo operara, que se lo limpiara para liberarse de ese dolor. El que se lo limpiara era literalmente eso: no podía evacuar. Sin embargo, cuando visitaba a los únicos familiares con los que podía más o menos “contar”, era expulsado una y otra vez ya que la convivencia con él era insostenible pues, entre otras cosas, defecaba en todos lados menos en el lugar culturalmente destinado a ello. Como es notorio los agujeros pulsionales no estaban disponibles, no podía operarse con ellos. Mudo, sordo, ciego y cerrado al Otro, este hombre se volvía cada vez más esférico.
Evidentemente estábamos ante una importante desintrincación pulsional y es a partir de interrogar esta desintrincación que pudimos pensar algunas articulaciones.

En principio, es importante situar que si Lacan ubica, en la curva direccionada que grafica una progresión que recorre seno, heces, mirada y voz para efectuar a, en el lugar de inflexión de la curva –y planteo este lugar de la inflexión de la curva como un dato central–, allí escribe el falo, j, la significación fálica en el cuerpo o el falo en lo imaginario, porque se trata de cuerpo y de imaginario, y para que lo imaginario pueda ingresar en el nudo y anudarlo de manera borromea es necesario que -j agujeree, o sea, torifique el registro imaginario.

Recordemos aquí que conviene pensar el anudamiento borromeo como un anudamiento entre toros y que un toro, para ser tal, debe contar con un vacío interior –el alma del toro– y un vacío exterior –el agujero del eje del toro–.
El falo en lo imaginario implica que es mediante la significación fálica que se podrán poner en relación los objetos unos con otros y la importancia de que un objeto pueda ponerse a jugar con otros es que una pulsión se intrinque con otra. Si esto no secede, hay desintrincación pulsional, aquello que Freud pensaba como desintrincación de Eros y Tánatos. Si no está el movimiento de inflexión que produce la significación fálica corremos el riesgo de encontrarnos ante la posibilidad de la desintrincación de pulsiones.
Es así como, con respecto al caso al que me refería, pudimos pensar que podía intentarse operar una intrincación que haga que mirada y heces produzcan algo de la significación fálica.
________________
1.    Lacan usa una sola vez este término: es el capítulo 8 del seminario Le sinthome, titulado «Pedazos de real».
2.    J. Lacan, Le Seminaire XXIII, Le sinthome, capítulo 7 «Palabras impuestas», Paris, Éditions du Seuil, 2005.
3.    Ibíd. p. 97 y 98.
4.    J. Lacan, Seminario XXI, Los no incautos yerran, 11 de diciembre de 1973, inédito.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Desde la transferencia de Edgardo Feinsilber (Letra Viva, 2014) 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Resistencia a lo nuevo  A propósito de la edición del libro Los Neologismos de Lacan, de Gabriela Mascheroni (Letra Viva, 2014)
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | La elección en psicoanálisis  Fundamentos filosóficos de un problema clínico
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Nuevos recursos frente al trauma  Experiencias clínicas con psicoanálisis y EMDR
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Tres ensayos sobre la perversión  de Tomás Otero (Letra Viva editorial, 2013)
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El Dios Químico como fin de la psiquiatría 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Mujer, cuerpo, maternidad 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | El niño en análisis y las intervenciones del analista.   de Alba Flesler (Paidós, 2011)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Comentario de El valor del arte para el desarrollo subjetivo  de Oscar Zelis y Paula Llompart (Letra Viva; Reedición 2012)
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | El niño indómito.  Lo más salvaje, lo más creativo del ser humano de Laura Billiet (Letra Viva Editorial, 2011)
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Astillas en el tiempo - La experiencia del psicoanálisis  Luis Vicente Miguelez | Letra Viva | 2010 | 155 pág.
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El Cuestionario Desiderativo aplicado a niños   de Susana E. Pérez de Polacino y Mabel E. León (Letra Viva Editorial, 2010)
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Función del dinero en psicoanálisis   de Guillermo Cichello (Letra Viva Editorial, 2010)
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Los bordes no tan simples de una carta. Semiescrito II  de Héctor Rupolo
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | "El nombre del padre como arje de la creación"  de Silvia Nora Lef, Letra Viva, 2008
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | El padre que no cesa  Letra viva/ Ensayo y Crítica del Psicoanálisis, 2006. AAVV
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Héctor Fernández Álvarez  Las psicoterapias en el mundo
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Psicoanálisis de niños: La verdadera historia.  Silvia Frendrik
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Una temporada con Lacan  Pierre Rey, Letra Viva, 2005
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | El amor: entre obsesiones, muerte y familia  por Ricardo Estacolchic
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | El autismo infantil  Fragmentos de una conferencia de Michel Silvestre* publicada en la revista Margen Analítico Nª !
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Analizarse con Freud  A propósito del testimonio de Hilda Doolittle sobre su análisis con Freud
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Investigación en la Habana  Fragmentos de la presentación del libro Investigación <> Psicoanálisis: de Sherlock Holmes, Dupin y Pierce, a la experiencia freudiana (Letra Viva, 2000) en la ciudad de la Habana

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com