Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

“Muchacha de Ipanema”: un testimonio de pase
  Por Elena Jabif
   
 
“Sabremos cada vez menos qué es un ser humano”.
José Saramago

La experiencia de pase es un puente, el testimonio un lugar del desser del Otro real en la lengua materna, tejida en lo más arcaico de la castración del Das Ding. La dialéctica de la escritura que obtiene el Jurado soporta el eclipse del vientre narcisista del Otro, el pasante se asombra cuando testimonia por los gusanos de seda que lo transportan por un universo finito, al cual toca en el límite de la letra y vuelve a pasar.
El testimonio ante cada pasador, despojados ambos de los múltiples personajes que los habitaron, mensajeros del vacío, tienen escritas en la piel epifanías, de lo inefable, de lo incurable, el jurado encuentra en el juego que donó Lacan, (le passe) las faltas de los pedazos del ser que lo identifican. La investigación nos rejuvenece.

Muchacha de Ipanema, despojada, camina por la experiencia del borde del deseo, entre el mar y la arena, desnuda de un ideal analítico de realizarse en el objeto, agujereada desde su raíz, el dolor queda en la posibilidad del acto del olvido.
El testimonio de Pase supone un reconocimiento y también querer hacer algo con él y por él. Por eso esta demanda de Pase no se dirige a un analista, sino a una institución, no pretende solamente atestiguar lo que ocurrió en el análisis del sujeto sino que a partir de la experiencia de la transferencia de trabajo de un jurado –que en este caso, es interinstitucional–, de la transferencia de trabajo de los pasadores, con el jurado, la responsabilidad del analista es, con su Escuela.
El pedido de Pase, lejos de ser egoísta e individualista, es una demanda de hacerse responsable de la Escuela, incluso en su devenir, del progreso de la Escuela, como formula Lacan en “La Proposición”.El pedido de Pase es una autorización a ir más allá de la causa de su propio análisis, en la experiencia de lo incurable.

El pase del pasante requiere el tiempo necesario; citar a los pasadores las veces que el jurado lo disponga por desacuerdos en la lectura clínica, cuando un jurado perdió el olfato, se nos impone.
Los pasadores ofrecen al jurado un nuevo aroma del surco perdido, para donarles el arte que conlleva al relámpago presente.
Nuestro lazo social es una causa sostenida, donde el trabajo entre analistas tiene el valor del paso por paso, no precipitar el tiempo, es otro compromiso con nuestro pasante.
La piel purulenta de nuestra muchacha, en el tiempo pequeño de su infancia, ardía ante la mirada del Otro materno, es curada en cada borde por su madre, un saber cerrado, completo, esférico y repetitivo entre ambas pasiones. La diferencia en sus manos se perdía paso a paso.

La piel zona erógena única en toda su extensión, mapeo corporal de unos labios que se besan a sí mismos, erogeneidad particular en su intensidad de un tipo de excitación, propia de toda la superficie sensible del cuerpo ligada a la sexualidad y al dolor. (Freud)
Humano, demasiado humano, piensa Nietzsche. Con el psicoanálisis aquella niña recorta un rasgo viajero de su piel, que verá caer a sus pies, en otros viajes, en otros tiempos, con otros dones, en otras ramas, con las cuales escribió el libro de su duelo.
A partir del testimonio cada letra, mariposa en vuelo, tendrá otro punto de partida, entre la caída de su creencia del amor subyacente y del goce que expira, nada puede retener al sujeto, todo espacio donde haya algo para desear la mueve.
Lacan le otorga al pase el estatuto de una experiencia de la condición humana. Este punto interroga el amor cautivo, sigue habiendo una controversia sobre el estatuto del amor en el grupo analítico. Fue una discusión de alto voltaje de uno de los dichos de Lacan: “Mis alumnos, aquellos que aún me aman”, es un dicho de 1981, que dio lugar a una verdadera protesta general. Muchos se indignaron porque Lacan apelaba tan descaradamente, supuestamente, al amor. Lacan calificaba en estos términos, al conjunto de sus alumnos y en 1967, en un escrito dice: “que el amor no sea más que un encuentro, es decir, puro azar, en lo que no puedo ignorar en aquellos que estuvieron conmigo”. Trata exactamente de otra cuestión, trata de un encuentro azaroso, cuyo principio era el amor. En otro lugar escribe: “se definirá como alguien que conduce un grupo de sujetos cuya elección parecía la del amor, momento de llamar a la transferencia por su nombre, amor”.
Ir mas allá del amor al padre, y del padre como el Dios del saber, el Dios del sacrificio, del terror y del temblor en el fin del análisis, es desprenderse de la antigua piel, del Dios Oscuro del Amo de la muerte. Yefté la primera hija de la Torá ofrecida a Dios por su padre en sacrificio, salpica los mitos freudianos del padre, más allá de la otra versión el Nombre del Padre es síntoma, su borde en el fin del análisis es el arte de la letra, que escribe el nombre propio. Se puede prescindir del padre a condición de haberse servido del arte-síntoma para hacer retroceder a la muerte, y poder vivir para gozar de los otros, del prójimo, y del amor sin estragos.
Lacan transmitía que no se trataba de Amor Propio, siendo el narcisismo el que despierta una forma de locura, esa que para Erasmo de Rótterdam tiene las cejas enmarcadas; o de adulación con ojos que parecen sonreír y con manos dedicadas al aplauso; o de esa ensoñación parecida a un durmiente llamada olvido; o de pereza apoyada en sus dos codos y con las manos cruzadas; o de voluptuosidad coronada por guirnalda de rosas y ungüentos; o de demencia de ojos huidizos que dirige su mirada de un lugar a otro; ni de tener un grupo de fieles servidores que permite tener sujeto todo el poder para ejercer el imperio sobre los propios emperadores. La escena pública sostenida en el Amor Propio muestra la imposibilidad de hacer distinciones entre amigos y enemigos, junto a aquellos que se creen elevados a la cultura de semidioses, parados sobre el pedestal de su obra, a los cuales solo les queda esperar la muerte.

“Vestida de mujer se desnudó y le dijo me quedaré contigo y le ofreció la boca. Entraron en el dormitorio y se desnudaron. Lo que estaba escrito sucedió por fin, y otra vez, y otra aún. Él se durmió, ella no. Entonces ella, la muerte, se levantó, abrió el bolso y sacó la carta. La dejó sujeta entre las cuerdas del violonchelo… la muerte volvió a la cama, se abrazó al hombre, y sin comprender lo que estaba sucediendo, ella que nunca dormía, sintió que el sueño le bajaba suavemente los párpados. Al día siguiente no murió nadie”. (José Saramago, Las intermitencias de la muerte).
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | La cicatriz: clínica de un cuerpo desierto 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Dinero: amor, goce y castigo ante la pregunta ¿Qué es ser un padre? 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Estrago materno 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | La langue: la madre de Babel 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | El silencio de la Bestia: clínica de un cuerpo infome 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Amor al padre y fines de análisis 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Clínica de un duelo sin nombre 
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Mujer Alfa 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El escrito y la locura de amor, en Joyce 

 

 
» Laura Caime
Taller de escritura  Para liberar el deseo de escribir y aprender a leer la propia escritura
 
» Centro Dos
Cursos con práctica clínica. Ingreso agosto 2020 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario "Psicoanálisis con niños y bebes" • Ilda Levin 
 
» Adriana Bauab
Grupo de estudio • Seminario XI - Los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades virtuales 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Test de colores - Max Lüscher - Test Mis Mano 
 
» Fundación Tiempo
Curso virtual: Psicodiagnósticos y psicotécnicos 
 
» Escuela Freudiana de Buenos Aires
Seminario: El deseo y su interpretación. Una lectura clínica  Liliana García Maese • Stella Maris Guilian • Invitada Lidia Matus
 
» La tercera
Seminarios 2020 
 
» Centro Dos
Formación clínica en psicoanálisis  Ingreso agosto 2020
 
» Fundación Causa Clínica
Ciclo de conferencias abierto al público. Gratuito. Con inscripción previa 
 
» AASM 2020
XIII Congreso Argentino de Salud Mental  
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Actividades incio AGOSTO 
 
» La tercera
Programa de formación integral en psicoanálisis 
 
» Fundación Causa Clínica
Cursos clínicos psicoanalíticos para graduados con práctica rentada - CURSADA PRESENCIAL / VIRTUAL 
 
» Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires - Distrito XII Quilmes
Nuevas paradas en el recorrido hacia el daño psíquico 
 
» Centro Dos
Atención online • Tratamiento psicológico al alcance de todos 
 
» Psicología Jurídica Forense Nissi
Psicología Forense 
 
» La tercera
Atención psicológica online 
 
» Fundación Causa Clínica
Talleres • Acompañamiento Terapéutico 
 
» Fundación Tiempo
Seminarios virtuales en agosto 
 
» Centro Dos
Actividades online Julio  
 
» Fundación Causa Clínica
Pasantías Clínicas cuatrimestrales y Cursos breves. Virtuales / Presenciales 
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com