Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

La estirpe sugestiva
  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
   
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. Para mediados de la década de 1890 quizá circuló una broma entre los neuropatólogos de Francia y Alemania. La broma se refería a un médico que daba sus primeros pasos en la disciplina, un tal Sigmund Freud. Se decía que más valía tenerlo de enemigo que de otra cosa. El chiste supo tener sus variaciones; en algún momento alguien comentó –y la ocurrencia no tardó en llegar a varios oídos– que si bien ese tal Freud daba muestras de una gran pericia como traductor, era una lástima que su lengua materna no fuera algún dialecto moribundo de Europa Central… Los colegas de Freud tenían sobrados motivos para cometer esas picardías. Sucede que a medida que aquel neurólogo de Viena cobraba mayor notoriedad –¡y bien que sabía cómo hacerlo!, si no recuérdese que en algún momento llegó a decir que todos los neuróticos del continente eran las víctimas tardías de nodrizas violadoras (lo cual, por qué no, tal vez dio pie a otra broma: ¿no sería este médico el accionista de alguna compañía de pasteurización de leche de vaca?)–, sus textos más tempranos comenzaban a recibir gran atención. En las librerías de los países de habla alemana, por ejemplo, algunos ejemplares de una obra de Bernheim prologada por la víctima de esas chanzas, de a poco se vendían y volvían a las vidrieras, luego de largas temporadas en los depósitos o los estantes inalcanazables para la vista. La misma suerte esperaba a algunos libros de Charcot, vertidos a la lengua de Goethe por el mismo traductor. Pues bien, un elemento constante era notorio en todas esas intervenciones de Freud: en su prólogo a Bernheim, no hacía otra cosa que escribir alabanzas sobre el archi-enemigo del médico de Nancy; por el contrario, en su traducción de Charcot –y sobre ello ya hemos hablado en esta sección hace tiempo–, dedicaba toda su erudición para dejar mal parado a su traducido… El viejo proverbio Traduttore, traditore había adquirido, a los ojos de los discípulos fieles de Charcot y gracias a Freud, un amargo sabor a literalidad.

DOS. Esa obsesión de Freud a veces adquiría matices distintos. Es lo que se observa en uno de sus tempranos escritos, el cual, gracias a un ensayo de reciente aparición, ha ganado por fin el derecho a ser incorporado al corpus freudiano. En efecto, la lectura que Santiago Rebasa hace de la reseña que Freud escribió en 1889 sobre un libro de August Forel, es capaz de transformar esas páginas primerizas del neurólogo –normalmente pasadas por alto o leídas a las apuradas– en un “texto freudiano digno de examen”.1 Dicho en otros términos, las prolijas y razonadas argumentaciones desplegadas por Rebasa deberían ser suficientes para mudar de una vez por todas esa reseña sobre Forel del incómodo volumen primero de las obras de Freud (reconocible mediante ese caprichoso título de Publicaciones prepsicoanalíticas) al tercero…2
La tesis de Rebasa es construida mediante una operación de lectura paciente y bien informada. Su apuesta más firme consiste en poner de relieve que en esa obra de Freud de 1889, es posible reconstruir una distinción entre un enunciado (que en Freud tiene el objeto de defender la utilidad de la hipnosis) y una enunciación que, tal y como el autor nos ilustra por medio de un trayecto sutil, da la espalda al proceder hipnótico.

TRES
. Apoyados en el aporte de Rebasa, en estas entregas quisiéramos seguir las tramas de historias superpuestas. A propósito de la reseña freudiana del libro de Forel, nuestro cometido es indicar que, como tantas otras veces, cuando el creador del psicoanálisis intenta hablar de las páginas de un semejante, en verdad no puede sino verse empujado a referirse constantemente a un tercero. Cuando quería hablar de Charcot, tributaba su aprecio a Erb; cuando era el turno de comentar a Bernheim, por el contrario, su pluma volvía una y otra vez a las virtudes de Charcot. Y en este caso, cuando su mirada se dirige a Forel, la figura de Meynert monopoliza su discurso. Un recorrido por sus textos de esa época habrá de permitirnos conjeturar que el afán inconsciente de Freud es siempre el otorgarse a sí mismo una estirpe. Así, la secuencia imparable de los destinatarios de sus diatribas responde lógicamente a la permutación de sus estirpes anheladas.
Pero no es esa la única filiación que cabe develar aquí. Nuestra labor será asimismo tomar en serio una pista que Rebasa deja al alcance de quien quiera recogerla. En la página final de su último ensayo, confiesa que a su interés por estos temas le sirvió de “inspiración” (“no del todo advertida durante” la redacción del texto) la tesis de su bisabuelo, Gregorio Rebasa.3 En efecto, aquel otro Rebasa había escrito en 1892, como tesis para la obtención del grado de doctor en medicina en la Universidad de Buenos Aires, un trabajo titulado La sugestión en terapéutica. No sin provecho volveremos a esas páginas de 1892, que conforman el tratado más importante sobre hipnosis y sugestión antes de la irrupción de los escritos de José Ingenieros. De esa forma, el ensayo de Santiago Rebasa habrá tenido para nosotros un doble rédito: no solamente habrá ayudado a hacer de la reseña de Forel un escrito freudiano, sino que nos deslizará hacia el modo en que un médico argentino de fines del siglo XIX estaba ya muy cerca de las cosas que generaban tanto revuelo entre sus colegas de Viena.
_____________
1. Rebasa, Santiago. “Un caso de defensa de la hipnosis contrario al discurso hipnótico”. En Rebasa, Santiago & Braun, Daniel (2013) Cómo lee un psicoanalista. Sugestión, transferencia, interpretación. Buenos Aires: Letra Viva, pp. 99-112; la cita corresponde a la página 102. Si bien en estas entregas haré constante referencia a ese capítulo en particular, las reflexiones aquí contenidas dialogan con otros trabajos reunidos en el volumen.
2. A propósito de la misma necesidad de engrosar el volumen tercero, el lector hallará en otro de los ensayos de Rebasa información muy útil para comprender el visible error que se comete al repetir que el escrito de Freud “Tratamiento psíquico (tratamiento del alma)” es de 1890 (cf. Rebasa, Santiago. “Cuerpo de la hipnosis, cuerpo del amor”. En op. cit., p. 116 n.)
3. Esa declaración de Rebasa -a la cual el mote de “confesión” quizá no le convenga en sentido estricto- hace serie con muchos otros elementos de sus textos, en los cuales el autor se permite la recuperación de recuerdos personales, conversaciones con extraños, etc. Una mirada superficial querrá ver allí un imperdonable intento de remedar el estilo de Freud -intento permitido solamente a los grandes jefes de escuela-. Esa “inspiración” demasiado evidente pierde peso si se toma en consideración que el proceder de Rebasa responde seguramente a una razón distinta. Tal y como Barthes -a quien Rebasa ha leído y comprendido de sobra- enseñó a la semiología, el “yo” (con su cuerpo y su imaginario) es la fuente más disponible y legítima para toda exégesis de los sentidos.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com