Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

El libro negro del psicoanálisis
  Por Carlos Gustavo Motta
   
 
No existe nada definitivo. Menos la verdad.
Son conocidas por todos las cartas que Freud le escribió a Fliess, a Martha (su mujer –se estiman en casi un millar–); el supuesto affaire con su cuñada; el análisis que llevó a cabo con su propia hija Anna para que no se divulgara la homosexualidad de ésta última o miles de intimidades que el propio Sigmund expuso al mundo.
Escribió sus equivocaciones. Admitió errores. Hoy los conocemos casi todos.

Ubicó en el horizonte el impasse que el propio método psicoanalítico, por él inventado, tiene como característica.
Jamás escribió que el Psicoanálisis curase, sino que apenas sirve para escucharse a sí mismo, lo cual, dicho sea de paso, no es poco.
Lacan propuso un retorno al sentido de Freud, perdido o directamente dejado de lado por falta de lectura, improvisación en la práctica y por el espejismo yoico de los que decían ser psicoanalistas, autorizados por ellos mismos. La mayoría por haber estado próximos a Freud, aunque sea en presencia del maestro vienés, cuando concurrían a algún Congreso Internacional de Psicoanálisis.

Un poco como ahora ocurre: controlar un caso con un pope extranjero no garantiza a nuestros psicoanalistas nativos ser como ellos. La identificación vía contagio, suele ser sospechosa.
El libro negro del psicoanálisis (Sudamericana, 2007) está. Y está bien que se encuentre presente.
Dudar de la ética de Freud, de sus ambiciones, de las ambiciones de sus seguidores, si se hacen las cosas por dinero o por altruísmo, es el derrotero de un tiempo del que somos testigos.
En un reportaje, la ensayista argentina Beatriz Sarlo, expresó que “todos miramos Gran Hermano porque esa, a diferencia del latín, es nuestra lengua común”. Ver la paja en el ojo ajeno es la garantía de no ver una viga en el propio. Sabiduría popular que le dicen.

Y la curiosidad malsana no permite un crecimiento personal. Demasiada ocupación en lo que los otros hacen termina por neutralizar un quehacer singular.
Comparar el argumento freudiano de la sexualidad con un Ford T es tan poco serio que resulta inútil una defensa (página 599 de El libro negro...). Como tantas expresiones que se encuentran escritas en el ensayo en cuestión. Indagar para crear con eso un avance es propio del crecimiento de cualquier ciencia. Indagar para crear dudas con lo investigado es propio de fracciones que piensan su práctica dejada de lado por la existencia de Otro. Echar culpas sin ver responsabilidades.

Podemos escribir un libro negro de cada ciencia o avance significativo en la humanidad: el de la Medicina, el de la Psiquiatría, el de la Física, el de la Arquitectura, el de la Historia, el de la Biología, etc., etc, etc. Pero lo Negro es siempre la Política que con su vieja consigna de señalarse como el arte de lo posible, intenta confundir mentes sensibles y frágiles al murmullo, lisa y llanamente.
El libro negro del psicoanálisis no es negro porque quiere despejar La verdad de una práctica, sino porque propone un mundo sin el Psicoanálisis: vivir, pensar y estar mejor sin Freud.
Léanlo, es indispensable para conocer que uno no cede bajo su deseo, pero además, que nos encontramos ubicados en una época donde las miserias del otro permiten ser consuelo de la superficialidad de la sugestión. Esa, que se ocupa de los incautos y que los conduce a lo peor.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Origen discursivo de las ciencias conjeturales 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Nota breve sobre el fracaso 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Una relación extraterritorial 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sans frontières: de Cumbio a Uzbek 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | El pathos del juego 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Silencio a la carta:  psicopatología cotidiana de los modos de abstinencia
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Del secreto de Leonardo al Código Da Vinvi  o cuando la sublimación no es ideal
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Secreto: nombre de goce 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | A(ser)ca del tiempo en las sesiones analíticas 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Abrazos e identidad 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Marcas, huellas, dolor. Estudio preliminar 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | La posición de Lacan: deseo del analista (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | "Un sujeto normal es una psicosis que ha salido bien" 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La posición de Lacan: deseo de analista 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | El capítulo Heimann 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Contratransferencia: tropiezo del ser del analista 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Tropiezos en la cura analítica 
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Fin de análisis: en toda historia hay un comienzo 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | ¿Por qué sucedió? 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Cuando amar es un obstáculo 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Dos textos técnicos de Freud  Cuarta entrega
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Ojos bien despiertos  (3ª parte)
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | El efecto Eitingon 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | La acción del analista(Primera parte) 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com