Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Determinismo y Elección

Necesidad, azar y destinos como condición de una posible elección
  Por Martín. H Smud
   
 
Para los griegos, “Necesidad” sostiene J. J. Fariña1 era el nombre de la diosa que regía justamente aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana. “Las personas no somos responsables de todo lo que nos sucede. Cuando en una situación rige por completo el orden de necesidad, la pregunta por la responsabilidad del sujeto carece de toda pertinencia. Hay hechos que existen por fuera del designio humano, de ellos no se espera que alguien se haga responsable”.

Pero aún en aquellos hechos donde la participación humana es una sombra de maniquí, mientras el ser humano exista se preguntará aún en las escenas más alejadas de su accionar, ¿quién es el responsable? ¿Qué posibilidades tengo de llevar adelante una elección? Si existe la Diosa Necesidad, lo que fue escrito en un nivel no humano, será contrapuesto al de las posibilidades humanas. Habrá un sujeto supuesto que se incluirá con sus resonancias preguntando por su determinación conciente y/o inconsciente.
Si la diosa Necesidad establece una posible conexión entre causas y efectos, ya sean galácticos, divinos, atómicos, biológicos, la determinación nos devuelve una fachada humana, alguna forma de causalidad que, aunque algunas de ellas sean complejas, no dejan de “no cesar intentar inscribirse”. Doble negación estatutaria del hombre.
Los seres humanos quedan inhibidos frente a la Diosa Necesidad y a ese poder de la determinación en las fronteras de lo Humano que rozan lo constituyente del deseo del Otro en el Sujeto.
También los griegos tenían otra Diosa que llamaban “Azar” pero, a diferencia de la diosa Necesidad, desconectaba la relación entre causa y efecto, regía los eventos absolutamente ajenos al orden humano, que escapaban aún de la égida de la diosa Necesidad.

A pesar de lo que parece, el azar es más “fácil” de comprender que la determinación. Es la primera bola de ruleta donde no hay historia, no hay probabilidad, no hay secuencia. El ser humano frente a esa hoja en blanco, a esa puntería de mirada ciega, ubica su cuerpo como blanco y ante el azar está la neurosis del “siempre me pasa lo mismo”, el “estoy meado por los perros”. La superstición, las cábalas, la neurosis trata de retornar con rostro humano del campo siempre inefable de lo que no tiene nombre.
Juan Carlos Mosca2 sostiene que entre esos pares, necesidad-determinación y azar-superstición se encuentra la responsabilidad del sujeto, en la grieta misma entre necesidad y azar, entre determinación y superstición. Es decir, que cuando rigen por Necesidad o Azar, o sus complementos humanos la inhibición y el síntoma, reaparece el dilema humano poniendo el cuerpo a eso que parece no tenerlo como agente. En la necesidad y el azar no es posible la pregunta por la responsabilidad del ser, que es la pregunta por una elección posible. En esa grieta entre necesidad y azar es posible, en el campo determinación que inhibe y la superstición que neurotiza, un comienzo de “homonización” de la responsabilidad, de la facultad de juzgar y de elegir.

Basta que se produzca una grieta, una caída de ese sujeto supuesto para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión, se abra la dimensión de la elección. Que es una elección justamente que reintroduce la dimensión de la pérdida pero con un plus que Freud ya ubicaba en el plano de la posibilidad de sublimación, de generar otra cosa, de construir otro universo diferente al previamente fijado.
Lo real es inefable, complejo y llama a nuestra puerta para que discriminemos cada partícula que integra una situación concreta para que esa elección lleve la firma de un sujeto.
A las diosas Necesidad y Azar que marcan el aporte antiguo, debemos agregar los diferentes tipos de destinos. El psicoanálisis lo ha trabajado aún antes de su constitución como campo de incumbencia profesional. Freud en el 1900, en “La interpretación de los sueños”3 sostiene la existencia de diferentes tipos de destino y la posibilidad de diferentes atravesamientos. Esto le permite introducir un nuevo tipo de destino que podríamos llamar psicoanalítico que entra como algo novedoso a la cultura humana.

El destino es uno de los primeros temas con los que comencé a surcar el campo del psicoanálisis, y cuando hace veinte años una bruja4 cayó a un hospital del gran Buenos Aires donde estaba en la guardia externa, no fue un hecho fortuito. Me acerqué al box en el que estaba y la invité a que nos encontráramos, semana tras semana, por el espacio de varios años. Siempre nuestro tema de análisis fue la cuestión del destino. Ahí descubrí que el destino es una de las maneras posibles de pensar la cuestión de la determinación, el azar, la responsabilidad en las elecciones que reintroduce tanto la dimensión de la pérdida como de la invención.
Freud marcó la cancha hablando de Edipo, como representante del destino antiguo y a Hamlet como representante del destino moderno y realizó una interpretación que instituyó en acto al sujeto del inconsciente y la posibilidad de (de)sujetarse del otro “sin volverse loco”.

El destino antiguo era fatal, Edipo tratando de alejarse de la posibilidad de matar al padre, mata a un hombre que había sido su genitor. El oráculo y el insistente ciego vidente de los hilos del destino, lo llevan a quitarse la visión para comenzar a mirar. Lo único que no pudo sacarse de encima Edipo, fue la ira por la “suerte” acontecida y que lleva a la perdición de toda su progenie: Antígona, Ismene, Etéocles y Polinices, maldiciéndonos también a nosotros.
El destino antiguo nos cae encima sin responsabilidad subjetiva alguna, escrito por los dioses que nos toman como maniquíes en sus teatros de la vida. Lacan llamó Tyque a encuentro con la real, encuentro que inhibe, nos deja detenidos en una mueca que muestra a los ojos de Edipo mirándolos salirse de sus órbitas y caer a lo inmundo.

Un segundo tipo de destino ya nos reencuentra con un grado importante de participación, siempre caemos en la misma trampa, chocamos con la misma piedra, nos enamoramos del mismo tipo de mujer… es el llamado destino neurótico que Freud liga al tiempo histórico de la Modernidad. En ésta ya estamos en tierra conocida, es el famoso grito de “Tierra” que exaltados los marineros de Colón gritaban desde el “carajo” de la nave (otra forma de llamar al destino). En esta tierra moderna, para las acciones habrá consecuencias, Freud sagaz y clínico, lo llamará retorno de lo reprimido. La Modernidad es ya un síntoma del ser humano.
Freud tomó ambos destinos, el de Edipo y el de Hamlet para crear un nuevo campo que podemos llamar psicoanalítico. Es el destino que atraviesa el “no tener nada que ver Edípico”, y el “por algo esto pasa Hamletiano”, es la responsabilidad subjetiva ligada al deseo de saber, la pregunta acerca de quién soy para el otro que reintroduce la posibilidad de una elección posible que contenga tanto la pérdida como a lo nuevo. Un deseo des-ligado del Otro que posibilita una investigación que permite mediante la sublimación crear una solución novedosa.

Freud en el texto “Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci”5 sostiene que se abren tres diversas posibilidades como destino de la pulsión ligada a la frustrante investigación sexual infantil: 1) Inhibición. El apetito de saber permanece inhibido desde entonces, y limitado –acaso para toda la vida– el libre quehacer de la inteligencia. 2) Síntoma. La investigación sexual sofocada regresa de lo inconsciente como compulsión a cavilar, por cierto que desfigurada y no libre, pero lo bastante potente como para sexualizar al pensar mismo y teñir las operaciones intelectuales con el placer y la angustia de los procesos sexuales propiamente dichos. 3) Sublimar. Escapa a la inhibición del pensar como a la compulsión neurótica del pensamiento. La libido escapa al destino de la represión sublimándose desde el comienzo mismo en un apetito de saber y sumándose como refuerzo a la vigorosa pulsión de investigar.
Estos tres destinos no son independientes u opuestos, se trata de posiciones escalonadas como las piensa Lacan en el Seminario 106 donde construye un cuadro con nueve casilleros, nueve posibilidades sostenidas en ese terceto de “inhibición, síntoma y sublimación” que muchos años después renombrará con el término de angustia pensando en diferentes tipos de angustia, al menos cuatro diferentes podemos ubicar: la angustia frente a la presencia-ausencia del objeto, de la sublimación, de la castración, de la descarga sin acto psíquico pero tampoco como acto reflejo fisiológico sino siguiendo las marcas de las detenciones ligadas al deseo del otro. Estos diferentes tipos de angustias, estos diferentes tipos de destinos nos llevan a pensar a la elección como acto del juicio propio, responsabilidad subjetiva del ser humano.

El tema de la determinación, el azar, la elección ha sido (y lo sigue siendo) tema de investigación de muchos autores, hoy quiero rescatar a un autor argentino, Luis Hornstein, amigo de mi querido maestro Juan Samaja quien me instó a animarme con el tema del destino. Hornstein sostiene que meterse en “una historia no es tomar partido por una estructura inmutable ni por un caos de acontecimientos aleatorios: es entender tanto lo que permanece como lo que cambia. Es comprender a la vez coherencias y acontecimientos. Las coherencias lo son en tanto pueden resistir a los acontecimientos. Otras veces son destruidas o transformadas por algunos de ellos. Los acontecimientos son tales en tanto pueden hacer surgir nuevas posibilidades de historia…”

Y en su libro “Práctica psicoanalítica e historia” escribe: “En el posfreudismo la búsqueda de las determinaciones infantiles se ha convertido en el encuentro del fatalismo, como si analizar fuera refrendar el Destino. De ahí el tono lúgubre de un psicoanálisis que interpreta monótonamente la repetición. Pero, ¿toda simbolización está condenada a la repetición? El chiste, el jugar, la sublimación, los vínculos actuales, el humor son simbolizaciones abiertas que al conjugar pasado, presente y futuro articulan la repetición con la diferencia”7.
__________________
1. Fariña, J. J.: Material de cátedra “Psicología, ética y derechos humanos” de la facultad de psicología, Universidad de Buenos Aires, en http://www.eticayddhh.org/textosyarticulos/Responsabilidad%20entre%20responsabilidad%20y%20azar.pdf
2. Mosca, J. C.: “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”. En Ética: un horizonte en quiebra, Eudeba, Buenos Aires, 1998.
3. Freud, Sigmund: “La interpretación de los sueños”, en Obras completas, Ediciones Amorrrortu, traducción Etcheverry, Tomo IV, pág. 258.
4. Smud, Martín: ¿Dónde fueron a parar las escobas voladoras de las brujas? (1998), Editorial Campana, La Plata.
5. Freude, Sigmund: “Un recuerdo infantil de Leonardo Da Vinci” (1910), en Obras completas, Tomo XI, Ediciones Amorrortu, pág. 74.
6. Lacan; Jacques: Seminario 10: la angustia, inédito.
7. Hornstein, Luis: Práctica psicoanalítica e historia (1993), editorial Paidós.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Las aplicaciones caribeñas 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | El perfil de él y ella 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | EL DIOS QUÍMICO COMO FIN DE LA PSIQUIATRÍA   de Martín H. Smud, Letra Viva, 2013
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | No hay lugar para un hombre viejo 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Volver a análisis 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Las vacaciones del analista 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | León: a quien nos armó y desarmó la cabeza 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La colonización de una historia 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | NOCHE DE LOCOS   de Vicente Zito Lema, Letra Viva / Episteme, 144 pág., 2010
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El pago de los recién recibidos 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Loas a nuestra sociedad pandémica 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Apuntes de un "ex-adicto" 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El desamparo de nuestras historietas 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El cambiador de Hombres 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Los precios del diagnóstico  Los demonios ya no viven en el infierno
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Juan Samaja:  siempre te recordaremos
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | La aplicabilidad del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El Mundial de fútbol  La cábala del televisor en el consultorio
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | 24 de marzo. Un día para recordar 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Ayer nomás 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Poner cara de duelo 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | El sueño de la elección del sexo 
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Lo que el gesto foucaltiano enseña al psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | La prueba del tatuaje 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | El problema del diagnóstico 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Qué hacer después de recibido? 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | El destino de las primeras entrevistas 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Las predispisiciones de la lengua en la cama 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El análisis de los prepagos 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Acerca de la clínica del traspapelamiento 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Lo imprescindible en nuestro botiquín: curita, antibiótico, psicofármaco 

 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com