Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

La ceguera de Edipo
  Por Myriam  Zavalia
   
 
Voy a tomar unos breves fragmentos del texto de Lacan “La dirección de la cura y los principios de su poder”. Están relacionados entre sí, según mi lectura, para la cual me apoyé además en un texto de Miller llamado “Puntuaciones sobre la dirección de la cura”.
Los párrafos de Lacan que tomaré dicen así:
… “en que la impotencia para sostener auténticamente una praxis, se reduce, como es corriente en la historia de los hombres, al ejercicio de un poder”.1

… “Es el poder de hacer el bien, ningún poder tiene otro fin, y por eso el poder no tiene fin, pero aquí se trata de otra cosa, se trata de la verdad, de la única, de la verdad sobre los efectos de la verdad. Desde el momento en que Edipo emprende se camino, ha renunciado ya al poder”. 2
… “Se siente aquí la ardiente tentación que debe ser para el analista responder por poco que sea a la demanda”.3
… “¿A qué silencio debe obligarse ahora el analista (…) para que la interpretación recobre el horizonte deshabitado del ser donde debe desplegarse su virtud alusiva? "4

La acción analítica pone al descubierto, (desnuda, dice Miller en sus puntuaciones) la esencia del poder, desnuda la figura del poder humano. El hombre se espanta de ese poder, se espanta al descubrir la figura desnuda de su propio poder. Esto mismo fue mencionado por Lacan en 1953 en Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis: “Es tal el espanto que se apodera del hombre al descubrir la figura de su poder”.
Lacan allí nos advierte que desde que el hombre es hombre, tenemos serias dificultades para mostrarnos fallidos y si en el caso de la praxis analítica, aparece impotencia para sostenla auténticamente, se la reduce al ejercicio de un poder.
Recordemos al padre del Presidente Schreber. Ese padre que confundió un lugar en la estructura, el lugar de la ley, el lugar de la función del Nombre del Padre, con quién va a ejercer esa función. La relación se establece a partir de la impotencia, en un caso, de sostener una praxis, en otro, para sostener una función sin confundirse con el lugar.

Miller dice que el texto de Lacan “La dirección de la cura” podría llamarse “poder o verdad”. O mejor dicho “el poder o la verdad”. El desarrollo que hace allí es el siguiente: pone en tensión por un lado la asociación libre y en el otro extremo cualquier versión de la educación, que se rige por órdenes, normas, mandatos, al estilo de: “debes decir esto o aquello” o “debes hacer esto o esto otro”. La asociación libre surge a partir del abandono de un poder, el poder de la hipnosis, o luego, el poder de la sugestión. Y la asociación libre significa que el analista a su vez se prive del ejercicio de un poder, del poder que la transferencia que surge de la misma le otorga, debe abstenerse de dirigir la vida del paciente.
Equivocamos el camino cuando nos invade el furor curandis porque esto implica un poder aún teñido de buenas intenciones. Un poder que se propone hacer el bien. Siempre que se busque hacer el bien, se está ejerciendo un poder. Y en el análisis se trata de otra cosa. Se trata de la verdad, de la verdad sobre los efectos de la verdad.

En el punto 18 del capítulo V Lacan compara al analista con Edipo ya ciego, bajado del caballo, alcanzado por la castración y así despojado del aparato del poder, para ir a buscar la verdad de su destino y como dice Miller, cuando queda como desecho de su propia aventura.
A los neuróticos nos invade la idea ilusoria, sobre todo cuando aún somos jóvenes, que la vida se trata de la obtención de “éxitos” a partir de los cuales creemos alcanzar la felicidad. Y como nos enseña tan sagazmente Lacan, la cosa para que funcione más o menos bien, es al revés, o sea: no hay relación sexual… o peor.
Por último tengamos en cuenta esa “ardiente tentación” que sentimos los analistas ante la posibilidad de responder a la demanda.
Parece que ir hacia el horizonte deshabitado del ser donde debiera desplegarse la virtud alusiva de la interpretación no es cosa tan sencilla.


1 - Lacan, Jacques, Escritos, La dirección de la cura y los principios de su poder.Capítulo I. Punto I. ¿Quién analiza hoy?
2 - 3 - 4 Lacan, Jacques, Escritos, La dirección de la cura y los principios de su poder.Capítulo V. Punto 18. Hay que tomar el deseo a la letra.

Bibliografía:
Lacan, Jacques, Escritos, La dirección de la cura y los principios de su poder.
Miller, Jacques Alain, Puntuaciones sobre la dirección de la cura.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  Comienzan en Agosto
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com