Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

El bebé entre la ciencia y la mirada de los padres
  La prematurez estructural del sujeto y la inamadurez del bebé prematuro
   
  Por Carolina  Zahnstecher
   
 
Anualmente desde el año 2010, en el mes de Octubre, se celebra la “semana del prematuro”. Se trata de una campaña promovida por Unicef con el objetivo de concientizar sobre los derechos de los niños y niñas que nacen prematuramente y movilizar a los miembros de los equipos de salud, y de la sociedad en general, para garantizar su protección y cumplimiento efectivo. En 2010 se identificaron y definieron diez derechos esenciales, que constituyen el decálogo de los derechos de los recién nacidos y mediante este decálogo se intenta no solo que los padres de bebés conozcan los derechos que los asisten a ellos y a su bebé al estar internados, sino a los gobiernos para que puedan establecer políticas de salud que garanticen la asistencia adecuada accesible a todo individuo para reducir la mortalidad y morbilidad de estos bebés. 

Se nombra prematuro a todo niño nacido antes de la semana treinta y siete de gestación. Luego hay tres subcategorías basados en las semanas de gestación: Extremadamente prematuro (menor veintiocho semanas), Muy prematuro (veintiocho a menos de treinta y dos semanas) y Prematuro moderado (treinta y dos a treinta y siete semanas).
“Quince millones de bebés nacen demasiado pronto cada año. Más de uno en diez bebés nacen prematuramente, afectando a familias de todo el mundo. Más de un millón de niños mueren cada año debido a complicaciones del nacimiento prematuro. Muchos sobrevivientes enfrentan una vida de discapacidad, incluyendo problemas de aprendizaje, problemas visuales y auditivos.”1 En la mayoría de los países desarrollados la prematuridad produce alrededor de la mitad de las muertes neonatales. En nuestro país constituye los dos tercios. El riesgo de morir aumenta con rapidez cuando el peso al nacer disminuye y el impacto de los recién nacidos con muy bajo peso al nacer (menor a 1.500 gramos) sobre la mortalidad es enorme. Del mismo modo, la prematurez tiene un impacto significativo sobre la mortalidad posneonatal.2

La medicina funda una disciplina llamada neonatología, que nomina prematuros a estos bebés nacidos antes de tiempo; y les oferta un tratamiento posible que intentará lograr la sobrevida de estos bebés mediante cuidados intensivos que le depararán profesionales de la ciencia y máquinas tecnológicas. Pasamos de la maduración en el cuerpo biológico a la maduración en un cuerpo artificial llamado neonatología.
En tiempos donde hay una ruptura entre la procreación y la filiación debido a la incidencia de técnicas de reproducción asistida, la neonatología cobra un papel importante ya que sabemos que un gran número de bebés nacidos a través de estas técnicas necesitarán de estos cuidados intensivos.

Hablar del avance de la ciencia nos obliga a pensar en distintas perspectivas que nos interrogan y nos hacen asumir una posición ética que no resulta fácil de dirimir. Es indudable que el uso de la ciencia es un valioso instrumento que propicia la vida allí donde naturalmente no advenía; pero también no podemos dejar de mencionar que una de las consecuencias de ese avance ¿es el sometimiento a los bebés a una existencia dolorosa y de sufrimiento? ¿Qué marcas quedarán en los padres luego de haber atravesado en neonatología situaciones traumáticas, días de angustia, desesperación, de espera de ese bebé?, ¿Quién regula hasta donde se interviene con un bebé? En los últimos años, el progreso en el área de neonatología fue vertiginoso y se fue corriendo el límite de lo que se consideraba un bebé viable. Cada vez más se logró la sobrevida de bebés que en otro momento se consideraba imposible.

Conectados a monitores, accesos venosos, sondas, respiradores, bigoteras, drenajes, lámparas, pasan sus días estos bebés. Desde adentro de la incubadora observan el mundo que los rodea y cuando pueden lo hacen desde los brazos de sus padres que tratan de alojarlos nuevamente en el cuerpo. Claro que esta situación estará signada por lo que ese padre ve en ese bebé. No va de suyo ver un bebé en esas condiciones de vida artificial, a veces es necesario acompañar a los padres para que se pueda producir un lazo paterno-filial allí. Sabemos que cuando lo real está desanudado de los otros registros tenemos una vida biológica sin existencia. La neonatología, puede sostener la vida de una criatura pero la existencia se producirá a partir del encuentro con un Otro y las marcas que éste construya sobre ese cuerpo, marcas que humanizan, que hacen sujeto.

¿Qué es un bebé prematuro? Es un bebé que tendrá por delante el desafío de terminar de madurar todos sus sistemas, respiratorio, digestivo, neurológico, intestinal, etc. afuera del vientre materno. “Es un bebé a medio hacerse”, “le falta un golpe de horno”, “es como si todavía no nació”, son algunas de las frases de padres tratando de nombrar ese real. Sin embargo, en relación al estigma de la prematurez Lacan nos dice “Como quiere que sea, es indudable que la primera edad muestra una deficiencia biológica positiva, y que el hombre es un animal de nacimiento prematuro. (…) Hay un destete dice Lacan anterior y más penoso; el que separa en el nacimiento al niño de la matriz, separación prematura en la que origina un malestar que ningún cuidado materno puede compensar.(...)Recordemos, en este sentido, un hecho pediátrico conocido, el retraso afectivo muy particular que se observa en los niños nacidos antes de término”3. Todo sujeto porta la marca de la prematurez. El ser humano nace prematuro en relación a otros mamíferos y no tendrá ninguna oportunidad de vivir sin Otro que mediatice las necesidades de ese bebé. Es decir, todo sujeto nace prematuro pero con el sostén de Otro logra sobrevivir, madurar, desarrollarse y, en el mejor de los casos, constituirse como sujeto. En el caso de los bebés prematuros, nacidos antes de tiempo, este sostén está signado no solo por sus Otros, sino también por otros que son los cuidados técnicos que le permitirán madurar hasta tener el mismo sustento orgánico que un bebé nacido a término, quienes portan las marcas de la prematurez universal de todo ser humano.

En la semana del prematuro nos encontramos con niños que han sido prematuros y el presente nos muestra los resultados de esa experiencia. Hay marcas de la prematurez, pueden ser físicas o psíquicas. De antemano podremos aproximarnos aquellas secuelas físicas que sufrirán debido al avance de la ciencia en el área de estudio y evaluación de cada segmento del cuerpo humano. Pero no aprehenderemos esas marcas psíquicas que se inscribirán en ese sujeto a partir de aquella vivencia sino aprés-coup. ¿Qué de esas marcas del dolor físico, del displacer que genera tensión en el incipiente aparato? ¿Y que de ese estigma para el sujeto de haber sido prematuro, de haber estado atravesado por el peligro de muerte constante? ¿Qué hace que un ser viviente se ancle a la vida?

El tránsito para los padres durante una internación en neonatología implica el encuentro con la angustia, ansiedad, cansancio, agobio mental, nervios, exigencia física para las madres que deben recuperarse del parto y sacarse leche alrededor de ocho veces por día para estimular la lactancia y alimentar a sus bebés. Por la noche vuelven a sus casas a descansar y dejan una vez más al cuidado de otros a su bebé. El narcicismo de las madres se ve especialmente afectado. No han podido llevar a término la gestación de su bebé, ¿podrán hacerlo afuera? se preguntan. Piensan que sus cuidados compiten con los de las enfermeras y médicos o con las maquinas. La vida y la sobrevida se la dan otros, no ellas… dependen de otros para que los dejen pasar a ver a sus hijos, para poder tocarlos, levantarlos o decirles que es mejor hacer con éstos en cada momento. Es un vínculo cargado de imposibilidades. Es este contexto tratan de desear y alojar a sus bebés. ¿Qué ven en ese bebé? De eso dependerá el pronóstico de ese sujeto. “Es como una ratita”, decía una mama, “pesa como un sache de leche”, “es tan chiquito…pero muy fuerte”, decía otra.

Se trata de una clínica en la frontera de la vida y muerte, del advenimiento de un sujeto o de la gestación solo de un cuerpo. Intervenimos para darle una oportunidad de ser otra cosa que un bebé prematuro, de darles la posibilidad a los padres de duelar y de atemperar el sufrimiento que causa el encuentro con ese bebé inmaduro. Ayudamos a poner palabras y a veces las donamos apuntando a que se pueda construir una palabra propia. Intervenimos con los padres donando imaginario y simbólico como cobertura, trama que vele ese real. Les señalamos, por ejemplo, que su bebé reconoce su voz porque la escuchó estando en la panza, es una apuesta que luego en algunos casos ayuda a crear un incipiente lazo; por ejemplo cuando escucho decir a algún padre “ni bien nos escucho se movió y abrió los ojos, nos reconoció”.

En un contexto tan adverso donde lo real está en primer plano hace que apaciguar su impacto sea una de las primeras funciones del analista, creando un lazo posible.
¿Valió la pena tanto sufrimiento? Es la existencia misma la que define para cada sujeto que su vida sea una comedia, un drama o una tragedia.



1 “Nacidos demasiado pronto. Informe de acción global sobre nacimientos prematuros”. Resumen ejecutivo. March of Dimes, PMNCH, Save the Children, Organización Mundial de la Salud. 2012

2 “Impacto de la prematurez en el crecimiento y desarrollo”. Ceriani Cernadas, José M. Campus Virtual Hospital Italiano, 2013.

3 Lacan, J. “La familia”. Editorial Argonauta, Barcelona, 1978. Pág. 38.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



 

 
» Fundación Tiempo
PASANTÍAS GRATUITAS CUATRIMESTRALES  Observación de admisiones. Supervisión clínica. Inicio en Agosto
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS EN PSICOANÁLISIS CON ATENCIÓN RENTADA DE PACIENTES  Inicios mensuales. Duración: 12 meses. Derivación de pacientes sin tope fijo.
 
» El Kaso Dora
La Comedia Teatro  Lunes 20:30hs
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Agenda de Seminarios a Distancia 2019  comienzan en Junio
 
» La Tercera
Seminarios y actividades 2019  Sábados, 10:30 - 14:00 hs. salvo donde se indica
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com