Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega)
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. José María Ramos Mejía tuvo también la oportunidad de efectuar una evaluación médico-legal de Nieves Lobato y su familia. Conocemos su informe porque fue incluido en 1893 en su libro Estudios clínicos sobre las enfermedades nerviosas y mentales1. En la página inicial de esa versión, se informa que había sido redactado por Ramos Mejía en calidad de “médico perito de los Tribunales”, y que había sido elevado al juez de primera instancia el 3 de abril de 1881. Esa fecha tiene que ser un error, pues el caso policial ocurrió en abril de 1882. Más aún, el texto incluido en el volumen de 1893 no recupera la versión original, pues contiene muchas referencias a literatura médica más reciente (por ejemplo, se cita un trabajo de Bouchard aparecido en 1885). Es decir que después de su primera redacción, su autor reescribió al menos algunos fragmentos. Algún día quizá podremos despejar esas y otras dudas sobre las producciones del autor de Rosas y su tiempo. Mientras que sus obras referidas a las multitudes, la simulación o los males sociales han recibido la atención de muchos investigadores del terreno de la historia intelectual, poco y nada conocemos sobre su trabajo cotidiano en el campo de la neurología o la medicina mental. Contamos con buenas reconstrucciones de su rol en las oficinas de higiene que le tocó comandar, pero lo ignoramos casi todo acerca de su desempeño en la sección de enfermedades nerviosas del Hospital San Roque. El día en que la historia de la psiquiatría comience a dar sus primeros pasos en nuestro país, la situación será otra.

Al igual que su colega Meléndez, y a todo con los hábitos de aquel entonces, Ramos Mejía inicia la descripción del caso con la enumeración de los antecedentes hereditarios de los miembros de la familia. Coincidiendo con el director del manicomio de hombres, declara que el factor generacional era allí más que evidente: “Los antecedentes hereditarios de la familia son tan abundantes y tan claros, que puede establecerse de una manera perentoria que ella constituye uno de esos raros ejemplos en que la mácula neuropática contamina á todos y á cada uno de sus miembros”2. También nuestro autor considera que la filicida ha padecido histeria desde su temprana infancia, y agrega que hoy en día es una “alienada incurable”. Luego de muchos años de presentar los signos clásicos que permitían sospechar un carácter histérico (súbitos cambios de ánimos, caprichos inmotivados, inapetencia, insomnio), a los 18 años se habría producido el primer ataque de histeria convulsiva. Al momento en que Ramos Mejía la examina, Nieves presentaba “muchos de los estigmas físicos” de la patología. Para ejemplificarlo, el futuro director del Departamento Nacional de Higiene daba muestras de haber leído a Charcot y sus discípulos: “Los ovarios están sumamente doloridos, particularmente el izquierdo, que aunque su comprensión no provoca el acceso, revela una exquisita sensibilidad”3. A eso había que sumar un mutismo tenaz, un tenor melancólico interrumpido frecuentemente por alucinaciones de carácter religioso, que la sumían en actitudes de verdadero éxtasis místico. Además de leer a Charcot, Ramos Mejía leía a los herederos de la frenología, y cuando le toca evaluar a uno de los hermanos de la enferma, confiesa haber “buscado con toda la buena voluntad y el calor de un observador convencido, esas tenebrosas asimetrías craneanas que en la epilepsia de los hereditarios explica la oscura patogenia de ese misterioso mal caduco”4.

DOS. Ahora bien, luego de observar y describir a todos los familiares de Nieves, Ramos Mejía sabe que todos los indicios que ha hallado de herencia malsana no alcanzan para responder al interrogante que insiste: ¿por qué todos y cada uno de los Lobato tuvieron la razón perturbada en el instante de crimen horroroso? Según el autor, es menester asomarse a los secretos de una “propagación”, que no alude al pasaje generacional de la mácula, sino al contagio instantáneo de la sinrazón entre quienes viven bajo un mismo techo. Se trata de una locura simultánea que, afectando a varios miembros de una familia, no responde empero al poder de la herencia. Lo que ha tenido lugar es eso que los autores franceses (Lasegue y Falret) llaman folie à deux. En este caso en particular, el mecanismo sería muy fácil de explicar. Nieves tenía una ascendencia muy clara sobre sus familiares. Todos ellos, además de una disposición hereditaria ya advertida, adolecen de una inferioridad mental muy notoria. En el transcurso de esa argumentación, aparece un detalle que quedaba velado en la narración de Meléndez: fueron los hermanos quienes, bajo las órdenes delirantes de Nieves, dieron muerte a uno de los niños. ¿No aparece acaso en el relato de Ramos Mejía una insistencia en los tópicos que eran parte de su enseñanza pero que tenían sin cuidado a los alienistas como Meléndez? Citemos: “Mientras han estado sujetos á la presión de ese encantamiento terrible, de esa extraña fascinación que ha ejercido Nieves, la conciencia de todos ellos estaba ausente (...). Han ejecutado la complicidad con el automatismo y la inconsciencia de esa sugestión dolorosa, verificada poco á poco, que ha ido ganando su espíritu”5. ¿No sucede como si Ramos Mejía y Meléndez rellenaran el vacío misterioso del problema al que se enfrentan –la momentánea locura compartida, la sinrazón que es familiar pero no del todo hereditaria– con el vocabulario que tejía su clínica y su faena diaria? ¿No primaba acaso en el alienista el léxico de la autoridad –recordemos su sagaz observación de que el padre estaba ausente cuando las aberraciones fueron perpetradas–? ¿Podía ser de otro modo en alguien que todos los días debía resolver los problemas del gobierno de un asilo al que eran arrojados los peligrosos y los maníacos? En el mismo sentido, en alguien que ensayaba una atención a los cuerpos histéricos y sus desfallecimientos, era natural que el recurso al lenguaje de los automatismos y las sugestiones fuera el elemento rector.

____________________
1. José María Ramos Mejía (1893) “Locura comunicada. Folie à deux de Laséque - Falret - Regis”. En Estudios clínicos sobre las enfermedades nerviosas y mentales (pp 189-206). Buenos Aires: Félix Lajouane. Todo indica que este libro, el único que contiene textos eminentemente “médicos” de su autor, jamás fue reeditado.
2. Op. cit., pp. 189-190.
3. Op. cit., p. 196.
4. Op. cit., p. 200.
5. Op. cit., p. 205.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com