Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Saber de la historia

Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (segunda entrega)
  Por Mauro  Vallejo
   
 
UNO. El 15 de diciembre de 1892, en su local ubicado en la calle Rivadavia 1777, comenzó a funcionar oficialmente el Instituto Psicológico Argentino, fundado unos 20 días antes. Dirigido por el “Doctor Alberto Martínez de Das”, contaba con un Consejo Directivo compuesto por diversos profesionales, la mayoría de ellos integrantes además de las filiales porteñas del espiritismo. El presidente era el Ingeniero Rodolfo Moreno, “de reputación conocida entre los hombres de ciencia, y especialmente dedicado al estudio de psico-física y psicología modernas”1. El Vice-presidente era el profesor Balmar Dobranich. En otros cargos figuraban desde el presidente de la Sociedad Geográfica Argentina, Alejandro Sorondo, hasta varios médicos (“los doctores Redondo, Mendaza, Popolicio y Cárcamo, médicos distinguidos, estudiosos y progresistas que no marchan atados á las preocupaciones de secta y que sinceramente creen que dada la marcha progresiva de la humanidad, y el carácter de sus descubrimientos, nada puede considerarse ya como imposible”2). La meta primordial del flamante Instituto era el “estudio práctico de la psicología”. El líder de los espiritistas de Buenos Aires se atrevía a augurar, con inocultable entusiasmo, que las actividades auspiciadas por Das colaborarían en el “descubrimiento y fijación de las leyes á que obedecen los fenómenos tenidos por sobre-naturales y la prueba positiva, evidentemente positiva, de la existencia del alma”3.
El Instituto, en su corta existencia, no produjo pruebas irrefutables de la existencia del alma. Recuperar su historia no obedece, sin embargo, al deseo de reseñar su fracaso. Todo lo contrario, la reconstrucción de su breve vida es solamente una forma de advertir la deuda que la historiografía local aún tiene con esa zona de la cultura científica. Que el primer agrupamiento ligado a la psicología en Argentina haya respondido a la iniciativa de un farsante que supo mantener buenos vínculos con los cenáculos espiritistas, no fue una casualidad ni un mal chiste del destino. Durante décadas las publicaciones del espiritismo porteño habían funcionado como la tribuna más importante en términos de difusión, traducción y comentario de escritos de autores como Lombroso, Richet, Aksakoff y muchos otros. Revistas como Constancia fueron durante mucho tiempo los únicos órganos periódicos donde la hipnosis, los fenómenos automáticos y las alucinaciones recibían una atención constante. No alcanza con recordar que para esa época los términos psíquico o psicológico, lejos de prefigurar la psicología científica que nacería en el borde de la centuria, designaban más bien lo que poco después se conocería como para-psicología o estudios paranormales. Esas discriminaciones no tenían por ese entonces demasiado sentido. ¿Hay que elegir entonces si el Instituto de Alberto Sgaluppi fue una hija ilegítima, a nivel local, de la Society for Psychical Research, o fue más bien una maltrecha prefiguración de la Sociedad de Psicología de 1908? Fue quizá ambas cosas a la vez. Unos años después, un médico italiano llamado José Ingenieros, además de participar de las actividades de una sociedad de teosofía, publicaría en una revista de esa agrupación sus primeros trabajos sobre la histeria y la hipnosis (véase el trabajo de Soledad Quereilhac citado en la primera entrega). Si el Conde de Das hubiese llegado al país en 1898, Ingenieros podría haber sido un excelente tesorero del Instituto Psicológico Argentino.

DOS. Dejemos de lado las especulaciones contrafácticas. ¿Qué sabemos de la continuación de esa historia? El 3 de enero el Conde de Das dictó en su Instituto una conferencia, que fue reproducida unos días después en Constancia4. Unas semanas después comenzaron las dificultades, pues el Departamento Nacional de Higiene hizo lo posible por prohibir las actividades que tenían lugar en la calle Rivadavia. Por supuesto, uno de los intelectuales más sutiles de la agrupación espiritista denunció lo que tomaba por un lamentable atropello: “... la medida del Consejo de Higiene que le prohíbe [al Dr. Das] sus trabajos, pues esta digna corporación ha creído bien el meterse á mandar en casa ajena, por más que el resultado conseguido no haya sido otro que el de verse puesto fuera de la puerta de calle, con la mayor amabilidad del mundo”5. Lo cierto es que allí desaparecen los rastros del fugaz Instituto –no así los de las acciones de Das, tal y como veremos más abajo–. Tal vez la intervención de la Oficina de Higiene fue efectiva, y logró imponer su voluntad. José María Ramos Mejía, director de ese Departamento desde marzo de 1892, tenía sobrados motivos para perseguir a todo lo que oliera a espiritismo. Hacía apenas dos meses había sido objeto de críticas mordaces e irónicas desde las páginas de Constancia6.

Sgaluppi siguió haciendo de las suyas. Volcado ya al desarrollo de la Sociedad Teosófica Luz que él fundó en la ciudad, continuó dictando conferencias y ofreciendo demostraciones de hipnotismo. Así, en los primeros días de septiembre de 1893, en “sus salones de la Avenida Callao 341”, Das y su esposa fueron los anfitriones de una velada concurrida por médicos, hombres de ciencia y damas de la alta sociedad. Luego de disertar sobre sonambulismo provocado y magnetismo, el “doctor” habría hipnotizado a un niño de 7 u 8 años con parálisis en uno de sus brazos. Sumido en el estado de sueño artificial, el pequeño pudo mover el miembro afectado, mostrando de esa manera los avances de la terapia7. ¿A los honores de este hombre hay que sumar entonces el de haber efectuado la primera psicoterapia infantil en Buenos Aires?

_________________
1. “El Instituto Psicológico Argentino”, Constancia. Revista Semanal Sociológico-Espiritista y órgano de la Sociedad ‘Constancia’, Año XVI, N° 288, p. 345.
2. Ibid.
3. Ibid.
4. Dr. Martínez de Das, “La conciencia íntima. El bien y en mal”. Constancia, Año XVI, N° 290, pp.
5. Ovidio Rebaudi, “El Instituto Psicológico Argentino y el Dr. Gamaliel”, Constancia, Año XVI, N° 292, p. 35.
6. Ese ataque de los espiritistas se debía a que Ramos Mejía había escrito el prólogo a un libro de Wilfrido Rodríguez de la Torre aparecido en 1889, llamado Espiritismo y locura. En esa obra se intentaba mostrar el parentesco íntimo y necesario entre las acciones espiritistas y la enajenación mental. En sus palabras introductorias, Ramos Mejía había sido aún más corrosivo que el autor del libro, afirmando que los seguidores del kardecismo eran verdaderos degenerados. Si bien en 1889 había sido distribuida una primera crítica a la opinión de Ramos Mejía, recién en octubre y noviembre de 1892 los redactores de Constancia dieron forma a una encendida respuesta (véase “Degenerados del carácter”, Constancia, Año XV, N° 279, pp. 273-274; “La neurosis espiritista”, Constancia, Año XV, N° 280, p. 281).
7. “Noticias Generales”. Constancia, Año XVI, N° 325, pp. 321-322.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Charlatanismo, teosofía y la fundación del Instituto Psicológico Argentino (1892) (primera entrega) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | Filicidio y locura en Nieves Lobato (1882) (Segunda entrega) 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | La estirpe sugestiva (cuarta parte)  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (tercera entrega)
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | La estirpe sugestiva  A propósito de un ensayo de Santiago Rebasa (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Un reguero de pirotecnia. Freud a los ojos del espiritismo argentino (1939) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891) (Tercera entrega) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  (Segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Los hermanos Maglioni y la invención de una imagen (1891)  
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895) ***  Tercera entrega: herejías sobre Cabred
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Segunda entrega: Domingo Cabred y la telepatía
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Onofroff en Buenos Aires (1895)  Primera entrega: la uva rusa que inquietó a Ramos Mejía
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Alfredo Lagarde y una temprana referencia a Sigmund Freud en la medicina argentina (1885) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Tercera parte)
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Segunda parte)
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Fraulein Ella E., la histérica de Felix Gattel   O el primer psicoanálisis que Freud quiso olvidar (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Hacia una crítica de la historiografía del psicoanálisis chileno  El caso del Dr. Alejandro Lipschutz (Primera Parte)
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico  Epílogo de genética textual (segunda entrega)
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | El niño freudiano, Jones y la novela familiar del neurótico   Epílogo de genética textual (primera entrega)
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Freud pediatra y la castración histórica de Juanito  Acerca de un libro de Carlo Bonomi
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La seducción del origen - Tercera entrega  Karl Abraham y la filosofía política
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La seducción del origen (segunda entrega)  De la política de las nodrizas a la sangre del padre
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La seducción del origen  primera entrega: La sobrina queer de Freud
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La cosa genital de Charcot, tal y como Freud la recordaba (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Irreverencias de la familia freudiana.   De Esquirol a Lacan (primera parte)
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Del partero de María Antonieta al padre de Schreber  Instantáneas de una historia de la puericultura
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Psicoanálisis en el monasterio  Comentario de la tesis doctoral de Juan Alberto Litmanovich
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Hacia el Centenario de un gesto adleriano. Traducción de un documento 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Rudolf von Urbantschitsch, el noble que castró a Freud... y a su propia hija (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Reseña que escribió Freud acerca de la primera conferencia sobre teoría psicoanalítica en Argentina (1910) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Psicoanálisis, política e historia   Sobre Jacques Lacan el anclaje de su enseñanza en Argentina de Marcelo Izaguirre por HERNÁN SCHOLTEN
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | El sueño de Charcot, el judío errante y la eugenesia en Ferenczi 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Las lágrimas de Freud y Thomas Mann, El elegido.  Epílogo
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Tercera parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Franceses sordos y niños enamorados (Segunda parte)  Una historia del problema del incesto
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Franceses sordos y niños enamorados  Una historia del problema del incesto (Primera parte)
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Eduard Hitschmann, fundador del nuevo psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Helene Deutsch, Fritz Wittels y las trampas de la memoria 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sigmund Freud y su conferencia sobre Fecondité de Émile Zola 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Cárceles y linajes  Freud y la Memoria Orgánica de Ewald Hering
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Respuesta de Freud a la encuesta de la Kulturpolitische Gesellschaft sobre la reforma de la ley conyugal (1)  8 de febrero de 1905
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Freud, su público y un texto no incluido en las Obras Completas  Acerca de su opinión sobre el divorcio (1950)
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Isidor Sadger, síntoma freudiano 

 

 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com