Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Psicoanálisis y Tecnociencia

La marca de Pierce
  Por Carlos Faig
   
 

El ataque de pánico es hoy uno de los cuadros más diagnosticados y, tal vez, dentro de la psiquiatría, el más automedicado. Instalado desde hace poco más de una docena de años, ha desplazado de su lugar a las fobias, la neurosis y la histeria de angustia. La fobia había sido aislada trabajosamente por Freud a partir de las monomanías; mantenía desde entonces el privilegio de constituir un cuadro propio del psicoanálisis. El ataque de pánico la barrió, no obstante, sin contemplación. Ni siquiera quedaron en juego sus tipos más agudos –como la tanatofobia– que podrían perfectamente pasar por ataques de pánico.

El panic attack muestra que la disposición del síntoma para ligar angustia se halla cuestionada y ha mermado. Los cuadros de sintomatología profusa al estilo de Ana O. o Isabel de R –la Gran Histeria de Charcot–, ya no existen. Hoy predomina el anonimato, las entidades sin detalles, caracterizadas sobre todo por su despojo, sin valor de cambio. A la hora de pensar por qué ciertos cuadros proliferan, sabemos desde hace tiempo que la moda hace sistema. Su relación con los signos es simbiótica. Durante el ataque de pánico el cuerpo se impone. Las piernas pesan, el corazón se delata, la respiración se dificulta. Contrariamente a lo que la comprensión presupone este cuadro afecta con frecuencia a gente exitosa; adultos que, con o sin razón, se imaginan imprescindibles. Entonces la muerte se presenta y transpira. Nada muy diferente de la angustia que describía Freud montada sobre signos cardiorrespiratorios –síndrome de hiperventilación, se diría actualmente–. La moda del novecientos se hizo masiva y cambió de nombre. El cuerpo cierra el agujero en el que consiste y anidamos. Se hace todo y nos deja percibir qué somos.

El piercing prolifera por el lado social. Los cuerpos resultan agujereados por aficionados para ahorrarnos algo de tortura y angustia. Esta actividad irritaría a un profesional de la calidad de Sade, puesto que pretende crear nuevas zonas erógenas. Pero el arito sólo es isomórfico del agujero corporal, al que duplica. La perforación es real, pero el agujero es falso, no es más que una imitación. Si el cuerpo va de exterior a exterior –de la boca por el tracto intestinal al orificio anal–, en el piercing, si se quiere verlo así, él mismo pasa a través de un aro –una o múltiples veces según los gustos–, de un afuera a otro. En cierta forma su situación se invierte. Es el cuerpo el que rodea al aro y, a partir de allí, logra ubicarse. Entre la perforación, la incisión y, considerando que ya no se sabe qué es de uno y qué es del aro, con un poco de suerte se termina olvidando al cuerpo.

Los cuerpos así restituidos –normalmente desaparecidos o, al menos, mareados sino marcados–, los que han recuperado su erogeneidad, motivados por razones que se confunden con lo irresistible de la moda, circulan nuevamente. La función que les escapa es la que los tiempos actuales torna difícil. El cuerpo, ligado por un artificio, recupera alguna captura sobre sí. Vuelve (intenta volver) a ser el agujero que es. Por supuesto, también es posible practicarse una amputación, arañarse la cara o golpearse la cabeza con ambas manos, fuerte y coordinadamente. Pero no es tan económico; y resulta poco aconsejable. Desde el punto de vista del padecimiento subjetivo es preferible realizarse un tatuaje, una pequeña incisión. Y no está descartado, incluso, analizarse. El análisis, aunque no es seguro que siempre produzca marcas, se sabe que, al menos, histeriza. Y entonces puede recomendarse.

No hay que creer que el piercing solucione las cosas. Pero, en tanto impone una incisión, muestra la superficie del déficit del lado del cuerpo y la pulsión. Es el no-todo lo que hace problema.
En la zona erógena –el sujeto se instala allí–, el cuerpo se captura, flexiona sobre sí, se acerca y se aleja del goce. Adquiere un punto de vista, por ejemplo, pero pierde la mirada que (ahora) lo circundaba; o bien, pierde el silencio que (ahora que grita) lo rodeaba. De ahí la correspondencia entre el sentido y la pulsión. Es una concurrencia entre lo que no puede significarse a sí mismo, no flexiona, el trabajo de reenvío circular de la significación, y el objeto en tanto implica la traducción subjetiva como pérdida de algo que nunca se tuvo. El borde se cierra, añorando al objeto que permitiría que goce de sí mismo, y una marca ubica al sujeto. El semblant nos permite defendernos del goce circular e infinito, de la devoración (una de las formas de ese goce). Haciendo abstracción del sentido tribal, de pertenencia e inclusión, de moda totémica, de lo que pueda tener el piercing de púber y adolescente, su función respecto del cuerpo –si tuviera éxito, por supuesto– finalmente no tiene sentido. En cierta forma ocurriría lo mismo que con el universo de significaciones que rodea al coito y gira alrededor, puesto que en el momento de la copulación (y por mucho que haya permitido el encuentro sexual) pierde alcance. Se demuestra que se trata de órdenes diferentes.

El significante se libera de lo que lo retiene cuando el cuerpo se hace todo. Es evidente entonces que el objeto impedía que la repetición devenga lograda. No es tan evidente, en cambio, la vinculación del ataque de pánico con la manía (con la depresión estamos en una historia conocida, sobre todo en cuanto a la medicación), que se deja intuir.
En lo que hace a la economía del goce, es decir, en cuanto valor de cambio, el piercing ha “remplazado” al síntoma tanto como el ataque de pánico a las fobias. Es uno de los correlatos actuales del valor antiguo de los síntomas. En aquel entonces, la histeria era un arte. Pero digámoslo todavía de otro modo: Freud no precisaba de los aritos.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | El nudo: menos uno 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Etimología del Seminario 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Lalangue, la pulsión y el nudo 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Sueño y arte 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | Sobre Jean Rostand y el muro de Viena  
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Posiciones de la técnica 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Visita al pasaje de la falta 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Testimonios del film 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Problemáticas del Seminario [Segunda parte] 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Estructura del Seminario de Lacan [Primera parte] 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Estructura del Seminario de Lacan [Segunda parte] 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Problemáticas del Seminario [Primera parte] 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | El discurso del Capitalista en Lacan. Un hapax 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Situación de Andrés. Un río sin calles 

 

 
» Centro Dos
La Formación del analista  El analista y su práctica - actividad no arancelada
 
» Centro Dos
Conferencias de los martes  martes 20:30 - entrada libre y gratuita
 
» Centro Dos
Seminarios Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Lacantera Freudiana
Una genealogía del sujeto del deseo - Jorge Reitter  Inicio viernes 3 de Mayo de 2019
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  Primer cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Curso de inclusión en la escuela con práctica rentada  Inicia 1 de Abril de 2019
 
» EFBA
Seminario "Pulsión y Objeto a"  comienza 6 de Abril
 
» Centro Dos
Seminario 8 de Jacques Lacan  Primer cuatrimestre
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  Reuniones informativas durante Marzo
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Abril 2019 - charlas informativas
 
» Fundación Tiempo
Jornada Clínica de apertura al ciclo 2019  sábado 6 de Abril
 
» Lacantera Freudiana
Grupo de estudio del Seminario 10 "La angustia"  a cargo de Mirna Restuccia - Zona Castelar
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2019  En CABA y Zona Oeste
 
» Fundación Tiempo
One City, one Book  Domingo 14 de Abril - 11hs
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com